19 abr. 2017

Hasta siempre, maestro y ejemplo de vida



Quien mejor para testimoniar a José Luis Pérez Álvarez, que aquellos que han vivido de cerca la entrega comprometida del sacerdote e Iniciador de Adsis, organización creada para los pobres y sobre todo los jóvenes que siempre fueron su preocupación plasmada a través de las muchas comunidades cristianas que el ayudo a fundar en España y Latinoamérica.

Hace unos días comentando con Nacho Pérez - buen amigo y compañero de Adsis en nuestra juventud - me recordaba lo importante que había sido para nuestras vidas lo aprendido y vivido en la Comunidad de Santander durante algunos años, destacando valores que entre otros  dieron  sentido a nuestra militancia en el mundo sindical.

Ahora que ha fallecido José Luis, vuelvo a recordar los momentos que vivimos juntos, la alegría que trasmitía cuando nos enseñaba a estar "presente" con los jóvenes, a compartir entre los hermanos el trabajo comprometido, en fin, a vivir la misión cristiana allá donde estuviéramos, por todo ello me uno en la oración a los hermanos que de forma más directa hoy le despiden

Muchas gracias 

Desde el silencio. Víctor Márquez Pailos

Unos ojos grandes y unos labios carnosos, entreabiertos, eran como las dos ventanas por las que su espíritu se asomaba al mundo. Era solo un niño, quieto para salir en la foto. Ahora, ochenta y tres años después, el niño de la foto preside la estancia donde un anciano acaba de sufrir. Parece, esta vez, asomarse al presente desde su pasado eterno. Él es ahora el anciano muerto. Si hubiera podido contemplar desde el pasado su futuro, si pudiéramos ver nosotros lo que, a veces, entrevemos, ¿sería otra nuestra manera de entender la vida? Yo creo que no, porque entender la vida es algo que se va consiguiendo mientras se vive. Antes, no sería bueno. Después, ya no es necesario.

Creo que no sería bueno entender la vida antes de vivirla porque dejaríamos de jugar. Dejaríamos de ser niños, que es lo que más hondamente somos mientras estamos vivos. Este hombre nuestro, que ahora recordamos sobre su lecho aún tibio, se pasó la vida jugando con las palabras, acariciándolas, componiendo paradojas con ellas, descubriendo analogías, semejanzas ocultas entre términos opuestos. «Las diferencias suman», le oí repetir poco antes de verle partir hacia el seno del totalmente Otro. Y eso ha sido su vida. Esta ha sido la palabra de su vida, el nombre del movimiento que él solo ha iniciado, Adsis, «presencia».

A nosotros solo nos caben dos posibilidades: dar nombre a nuestros anhelos o confundirlos con nuestras apetencias. De Dios es el fundar, del hombre el confundir. José Luis Pérez Álvarez, fallecido esta semana, vivió hasta el final rodeado de los suyos. Y suyos hemos sido todos, hombres y mujeres viviendo en común porque las diferencias suman y jugar a conjugarlas ha sido el sueño de este niño hecho hombre para siempre.

13 abr. 2017

40 Años de honradez y compromiso

El Sindicato Unitario de Cantabria cumple 40 años de existencia. 

Allá por Noviembre de 1976 comenzamos a crear sindicatos de empresa (Sniace, Firestone, Hilatura de Portolín, etc.) o de Sector (Pequeño Metal, Construcción, Hostelería, etc.), todos bajo el mismo lema:

“Contra el Pacto Social” (se cocía la “operación Transición” y se veían venir los Pactos de la Moncloa) y  “Por un Frente Común por el Pan, el Trabajo y la Libertad”. Fue un proceso vertiginoso donde todos corríamos a tomar posiciones, ya que no estaba claro que lo que hasta entonces había sido clave, la unidad de los trabajadores para luchar por sus derechos y condiciones de vida, siguiese siendo el motor del movimiento obrero a partir de esos momentos.

Han sido 40 años contra viento y marea. Sorteando todo tipo de obstáculos, sin más apoyo legal que una Ley de Libertad Sindical suficientemente amplia como para no concretarse en ningún apoyo efectivo para aquellos sindicatos calificados legalmente como “minoritarios”, expuestos, una vez sí y otra también, al abuso de las instituciones, la patronal y los llamados “mayoritarios”.

Han sido 40 años de independencia. Aunque justo es reconocer el apoyo inicial que recibimos de la ORT,  lo cierto es que el SUC adquirió enseguida suficiente peso como para poder desarrollar libremente su carácter asambleario y marcar su propia línea de actuación. 40 años de autosuficiencia, valiéndonos por nosotros mismos, con nuestras cuotas y nuestro trabajo, con nuestra imaginación y olfato para dar respuesta a dificultades que aparentemente amenazaban con superarnos, sin subvenciones ni ayudas externas, ni siquiera de la Confederación Sindicato Unitario a la que pertenecimos mientras existió.

Obligados, en momentos, a ejercer una “economía de guerra”, reduciendo gastos al máximo y estrujnado nuestras posibilidades, con tal de mantener nuestra libertad y autonomía.

40 años de trabajo por la unidad de los trabajadores y trabajadoras, en las empresas, en las asambleas, entre los demás sindicatos que estuvieran dispuestos a luchar en cada momento, o con las asociaciones populares, apoyando sus reivindicaciones.  40 años, en definitiva, de honradez y compromiso. Habremos cometido errores, pero nuestro principal  esfuerzo ha consistido en ser consecuentes, diciendo lo que pensamos y haciendo lo que decimos. Aunque nos haya costado mucho. Hasta el punto de que en más de una ocasión hayamos dudado en tirar la toalla.

Pero estábamos comprometidos con una idea y con una gente a la que no podíamos defraudar. Ello ha hecho que, en muchos aspectos, hayamos abarcado más campo que el que correspondería a una organización del tamaño de la nuestra. Y también que se nos haya exigido más de lo que podíamos abarcar. Pero nunca hemos rehuido el reto y hemos respondido con la mejor voluntad y ganas, con la mayor generosidad posible a nuestro alcance. Eso significa, para nosotros. Honradez y compromiso.

Una cosa tenemos clara: que no hemos podido abarcar todo lo que quisiéramos pero, allá donde estuvimos y estamos, nuestra coherencia y honradez ha obligado y obliga a los demás a revisar sus posiciones y andar con más cuidado. Y esto nos llena de orgullo.

Y, 40 años de resistencia. En nuestro caso, resistir no es vencer, porque, en la lucha en que estamos enfrascados, nadie puede vencer en solitario. Pero trabajamos para que esa victoria necesaria y posible llegue a ser, más pronto que tarde, una realidad.

Esos 40 años de independencia, de trabajo asambleario, de trabajo por la unidad, de honradez, compromiso y resistencia, están dando sus frutos, de tal manera que, hoy, estemos viviendo un momento dulce, creciendo hacia dentro y hacia fuera, lo cual nos anima a perseverar y compensa todo el trabajo que nuestros delegados y delegadas, todos nuestros afiliados vienen desarrollando desde hace, nada más y nada menos que, 40 años.

14 mar. 2017

La jefa de bomberos de Torrelavega fue silenciada en su derecho a dar información por el alcalde de Torrelavega, de que tenía miedo semejante dictador.

El Alcalde impide que la Jefa de Bomberos responda al concejal de Seguridad Ciudadana en sede municipal | Noticias de Torrelavega en EsTorrelavega.com
http://estorrelavega.com/el-alcalde-impide-que-la-jefa-de-bomberos-responda-al-concejal-de-seguridad-ciudadana-en-sede-municipal/


15 feb. 2017

La memoria colectiva de una comunidad humana es imprescindible para avanzar. Por eso #AmparoEnLaMemoria impulsa una ciudad para sus vecinos.


1 feb. 2017

Ecomasa entre todos la mataron y ella sola se murió.

 
A los trabajadores de la extinta Ecomasa se les van cerrando todas las puertas. Cada día que pasa se van quedando más solos, sin apoyos, y lo que es peor sin argumentos para conseguir recuperar las indemnizaciones que se vieron obligados a poner en el fiasco de Néstor Martin para conservar el trabajo.
 
Primero fue la connivencia del Gobierno Regional de aquel entonces presidido por Ignacio Diego con Teka Industrial para quitarse de enmedio la presión sindical ante el desmantelamiento de la sección de cocinas, connivencia y en buena medida engaño que alcanzo no solo a los trabajadores afectados,  sino a los sindicatos y comité de empresa que después de una prudente movilización, vieron en la oferta de Ecomasa una salida a la deslocalización de un producto totalmente rentable y solo ejecutada por criterios de rentabilidad empresarial, aunque con ello volvieran a dar otro mordisco a la industria cántabra.
 
Luego llegaría la justicia con sentencias reiteradas declarando “fortuita” la crisis de Ecomasa y con ello procedente los despidos de todas y cada una de las reclamaciones presentadas - tanto colectivas como individuales - cerrando cualquier salida a posteriores demandas tanto en primera instancia como en tribunales superiores.
Y por si esto fuera poco, también se le han ido cerrando las puertas a los trabajadores por parte de las instituciones, del ICAF y Sodercan, que siempre navegando entre dos aguas han conseguido quedarse al margen de toda responsabilidad, después de haber sido ellas quienes aportaron argumentos y financiación para la puesta en marcha de Ecomasa, instituciones no solo administradas por el gobierno de turno, sino por importes representantes de sindicatos, patronal y personas de prestigio, que hasta la fecha están callados, quizá a la espera de ser convocados por la Comisión de Investigación Parlamentaria, para aportar las razones que les movieron apoyar esta iniciativa empresarial. Ya veremos si hablan claro y alto, o también se esconden entre informes inútiles que ya han demostrado su ineficacia .
 
Organismos de prestigio que desde el principio, salieron corriendo a los juzgados hasta conseguir que el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria considerase “inadmisible” las ultimas reclamaciones de los trabajadores con el argumento fácil de haber sido “cosa juzgada”, mientras que por otra parte Sodercan, en un claro intento de lavarse la cara, presentaba una denuncia ante el juzgado derivando la responsabilidad sobre los empresarios Jesús Lavín y Andrés de León, hasta la fecha libres de polvo y paja.
 
Y más tarde, infinitamente más tarde, la Intervención Judicial, dedicada a ejercer de liquidadora y a mal vender los escasos activos que tampoco según parece tampoco alcanzaran para cubrir los 3,2 millones de euros que pusieron los trabajadores, Intervención Judicial que bien pudiera haberse manifestado con más claridad antes que los juzgados hubieran desestimado las demandas de los trabajadores, y no ahora que según parece han presentado ante el Juzgado de lo Mercantil, informe por el que declara como únicos responsables a Jesús Lavín y Andrés de León entre otras cuestiones por la descapitalización de Ecomasa Santander a favor de otras empresas del grupo, pero al final tarde para la defensa de los trabajadores.
 
Y ya puestos abandonar a los trabajadores, tampoco se ha quedado atrás el gobierno de Miguel Ángel Revilla quien con todo un plan de viabilidad elaborado a su instancia por la prestigiosa empresa vasca HUB Advisory Partners SL, le dio otro soberano portazo a las expectativas de los trabajadores instando su liquidación y confirmando con ello la inviabilidad de Ecomasa que nació como un importante referente para la recuperación de la industria de Cantabria y acabo como un engaño a 80 trabajadores y un fraude de 21 millones de euros imposibles de recuperar y que quedaran sobre las espaldas de todos los cántabros.
 
Y ahora por quedar, solo queda la Comisión de Investigación Parlamentaria, una iniciativa creada a instancias de Podemos y que establecerá las responsabilidades políticas de los Gobiernos Regionales que tan mal han gestionado este fracaso, responsabilidades políticas que a la altura que estamos parecen claras en la mala gestión del gobierno del Partido Popular de Ignacio Diego y en el gobierno actual incapaz de dar una salida decente a los trabajadores facilitándoles ayudas al empleo y porque no restituirles las indemnizaciones que con engaño y extrema necesidad por un empleo pusieron los trabajadores.
 
Abrir nuevas expectativas judiciales una vez el Juzgado de lo Mercantil resuelva la suspendían de pagos, no se si será posible, pero que estos trabajadores se merecen una solución por parte de la administración que fue quien les embarco en esta liada es más que necesaria, así que tome buena nota esa Comisión Parlamentaria y aunque nada mas sea a mera recomendación no estaría de más incorporarla entre sus conclusiones.

12 ene. 2017

El Presupuesto Regional que viene.

Revilla intercambia documentos con la vicepresidenta cántabra
Díaz Tezanos y el diputado de C's Rubén Gonzá
Se acabaron las fiestas, y con ello volvemos a la triste realidad de una región en crisis, llena de penurias y sombras para muchos de nuestros ciudadanos, algunos de ellos con la suerte percibir la escasa prestación asistencial de 426 euros, o tener un contrato precario de escasas horas y salario, cuando no, parados sin prestación alguna, que se agrupan en una  la lista interminable de más 44.019 personas, que a la fecha esperan el milagro de encontrar un trabajo estable que les permita alimentar a su familia, o visualizar mínimamente un futuro personal.

Una lista muy larga de cántabros que por desgracia cobija también a mas de 22.000 personas, que por no tener no tienen ni esa prestación de asistencia social que el estado concede, y que según parece tampoco este año se va a dotar con cantidad alguna del presupuesto regional con la que se pueda paliar esta grave necesidad colectiva.
Y en esas estamos cuando volvemos hablar de política, de presupuestos de promesas y en buena medida de confrontación entre partidos políticos,  que se disponen a explicarnos como van a gastar los escasos recursos económicos de nuestros impuestos, en un debate más bien reducido debido al pacto alcanzando entre PRC – PSOE – Ciudadanos que sin ningún escrúpulo se dispone a bloquear todas las propuestas de recaudación y gasto que se vayan a promover por los partidos de la oposición, que vergüenza toda una lección de democracia en el más amplio sentido de la palabra.

Para ello el Gobierno Regional se ha dotado de un Acuerdo Presupuestario que recoge de una parte la negativa de Ciudadanos a pactar cualquier iniciativa de recaudación fiscal, mientras se limita a echar un puñado de euros a la necesidad social como si se tratara de un hecho coyuntural, y de otra las propuestas del Gobierno, prácticamente las mismas políticas muchas de ellas fracasadas en el año 2016, y algunas otras repensadas una y otra vez por la Concertación Regional de sindicatos y patronal, ahora con la presencia de algunos Consejeros del Gobierno Regional.
Propuestas muchas de ellas la inmensa mayoría, limitadas sobre el papel a una mera declaración de principios, sin justificación económica y fecha de ejecución, propuestas abiertas en el tiempo y rechazadas por los partidos de la oposición, que ya las han valorado como imposibles de ejecutar al menos en su totalidad a la vista del cierre del año 2016 – con un déficit de 110 millones de euros - y la negativa a negociar una mínima reforma fiscal que ayudaría a paliar los ajustes y recortes que todo hace indicar se producirán no más tarde de la mitad de este año.

Y con estos mimbres empezamos un año nuevo, según parece, con un presupuesto inamovible, carente de credibilidad al menos para Podemos y Partido Popular, imposible de cumplir por estar inflado artificialmente los ingresos, y lo que es peor, su recaudación pendiente de la incipiente mejora de la economía todavía por demostrar.
Y si a esto le unimos el déficit del año pasado que obligara hacer ajustes para no acumular todavía mas la importante deuda pública que tiene nuestra región, al muy limitado gasto para la generación de empleo y motivación empresarial, y a los muchos ciudadanos vinculados a sectores muy castigados por las políticas de recorte europeas en ganadería y pesca  que se asienten solos y desprotegidos por la administración regional y nacional, lo que nos sale es más bien un refrito de propuestas deprimentes, algo parecido a lo ejecutado este año que ahora termina.

Y por si fuera poco un sector el de la industria, que todo hacia preveer seria objetivo prioritario para este año y que vuelve a quedar relegado al menos en el Acuerdo Presupuestario de Ciudadanos y el Gobierno Regional, a una escasa aportación de 150.000 euros para elaborar un Plan Industrial Estratégico hasta 2030, y como siempre palabras y mas palabras para la reindustrialización del Besaya y Reinosa.
Así que una vez más, y ya son demasiadas, Cantabria volverá a tener un presupuesto regional de escaso rigor técnico, sin una estrategia definida por consenso que nos ayude a salir de esta maldita crisis, con más o menos suerte a la hora de ejecutar el gasto, no vaya a ser que algún nuevo avispado nos venda alguna moto donde invertir y al final nos salga otro Néstor Martin o algo parecido, y los cántabros siempre pacientes para con sus políticos que volveremos a ser los sufridores de esta penosa gestión.

3 ene. 2017

Una Aproximación a la Teoría Cuántica de la Felicidad.

Pablo Coto Millan
Hay personas que aún presumen de dejarse llevar por sus emociones como lo más puro y auténtico y eso me subleva sobremanera.
Argüiré con algo de historia de la humanidad y lo ilustraré con un hipotético diálogo entre un maestro y su discípulo.
Al principio de la humanidad las necesidades fisiológicas eran las primordiales en todo ser humano. ¡Era lógico!. Se hacía necesario subsistir en un medio natural difícil de caza y recolección. Con el tiempo, la aparición de la agricultura y las herramientas hubo un salto cuántico a unas necesidades de espiritualidad que fueron subyugadas bajo las religiones en un oscurantismo medieval científico y en una sustitución de las necesidades fisiológicas por las no terrenales. Con la llegada de la revolución industrial la humanidad fue dando un salto cuántico hacia necesidades emocionales. Hoy descubrimos nuevas teorías sobre las necesidades humanas. Desde hace unos meses estoy estudiando la Teoría Cuántica y sus implicaciones para una nueva visión de la realidad. Hace ya más de treinta años comencé a investigar sobre la Teoría del Caos y la Complejidad  con sus aplicaciones a las Ciencias Sociales. Estoy descubriendo que el mensaje de ambas teorías es muy similar en muchos aspectos. Por ejemplo, el principio de incertidumbre de Heisenberg está en los modelos de la Teoría del Caos aplicados a la Física y a las Ciencias Sociales  y es esencial en la Teoría Cuántica.
Aplicadas estas teorías al comportamiento humano nadie debería de presumir ni de dejarse llevar por uno u otro tipo de necesidades y olvidar el resto pues todas hacen la unicidad de la felicidad.
Lo ilustraré a modo de diálogo:
El aprendiz le pregunta al maestro: ¿Qué es la felicidad?
El maestro le responde: Reflexiona y descubre con tu pensamiento algunas cuestiones de interés sobre la utilidad y la necesidad de las cosas.
El aprendiz después de mucho reflexionar le dice al maestro: La felicidad reside en satisfacer las necesidades fisiológicas.
El maestro dice: Reflexiona más. No somos meros animales.
El aprendiz reflexiona días y por fin le responde: La felicidad reside en seguir el dictado de nuestras emociones como las proporcionadas por el amor, la amistad y la generosidad.
El maestro enojado mira al aprendiz y replica: ¿Sólo existen emociones positivas y que ocurre con el odio, la enemistad y el egoismo?.
El aprendiz pasa semanas meditando y por fin le dice al maestro: Lo he encontrado. La felicidad reside en descubrir el conocimiento racional y a partir de él los fundamentos que han de regir nuestra vida.
El maestro esboza una sonrisa y el dice al aprendiz. Reflexiona más y vuelve cuando hayas encontrado la respuesta.
Un año y cuatro meses después el aprendiz volvíó y le dijo al maestro: La respuesta está en la unicidad de todo. Las necesidades fisiológicas, las emociones y el conocimiento racional proporcionan una realidad única de nuestra existencia  que nos permiten trascender hacia las necesidades superiores, ser nosotros mismos plenamente y encontrar la felicidad y el sentido de nuestra existencia.
El maestro sonrió complacido y feliz.

13 dic. 2016

Medio Siglo de la Huelga de Bandas

Por Manuel Zaguirre  Ex Secretario General de la USO. Militante PSC. 
  
Yo entré en la USO (Unión Sindical Obrera), en Catalunya, a primeros de Octubre de 1967, con casi un año previo de observación y maceración de parte de mis mayores ya militantes. Tenía recién estrenados mis 20 años.

Una de las primeras tareas que me encomendaron fue vender un librito que se había editado en el  extranjero y circulaba clandestinamente en España. El libro, me dijeron, se vendía a 50 pesetas  (0,30 euros) y lo que se recogiera iba destinado a ayudar a familias que habían sufrido represión y despidos en un pueblo cerca de Bilbao.

Yo me lié a vender libros de aquellos en mi empresa, en el barrio, en la familia, sin reparar mucho en su contenido que, por otra parte, venía recogido en la portada del mismo: “Nuestra Huelga, 30 Noviembre 1966 a 15 Mayo 1967, 163 días de lucha obrera contra el capitalismo fascista del Estado Español. Trabajadores de Laminación de Bandas Echévarri”.  El gran pintor vizcaino Agustín Ibarrola regaló un grabado metafórico de la huelga, un enorme monolito –la dictadura y el capitalismo omnipotentes- que lo rodeaban por abajo infinidad de diminutos seres humanos… que era el motivo gráfico de la portada.

Lo que yo vendía por solidaridad a 50 pesetas era la crónica apasionada, anónima, clandestina, de la mayor huelga que se hizo en la dictadura franquista, contra ella y contra aquel capitalismo que era su mayor beneficiario. Fueron casi 800 trabajadores que protagonizaron aquella gesta heroica, metalúrgicos de una pequeña siderurgia a pocos kilómetros de Bilbao, En aquella época, en aquella Vizcaya, una empresa de 800 trabajadores era poco menos que una “pyme” en comparación con las grandes factorías siderúrgicas o con los astilleros que ocupaban a decenas y decenas de miles de ellos.

Estos días se han cumplido 50 años del inicio de aquella huelga inolvidable y, dolorosamente, nadie se ha hecho eco de aquella gesta. Valgan estas líneas para ello.

Para que se hagan idea de lo que hablamos, la huelga estaba radicalmente prohibida y podía ser castigado su ejercicio como “delito de lesa patria”. Resistir durante seis meses fuera y contra la legalidad perversa de un Estado policiaco y represor omnipotente, da idea de la dureza de las condiciones de vida y trabajo y de las ansias de libertad que vivía la gente. Obviamente, esa resistencia no hubiera sido posible sólo para los 800 trabajadores de “Bandas”. Hubo un movimiento de solidaridad imponente en Vizcaya, en Guipúzcoa, en muchos puntos de España con presencia fuerte del Movimiento Obrero. Solidaridad con “Bandas” que, en el País Vasco sobre todo, se veía reforzada por el gran éxito de los grupos sindicales clandestinos en las recientes elecciones sindicales legales de 1966. El presidente del sindicato del metal legal de Vizcaya, Antonio Prado, era de la USO. En Guipúzcoa, el presidente y vicepresidente del sindicato del metal, Arrázola y Susperregui, eran ambos de la USO también… Por supuesto, la mayoría de representantes sindicales electos en “Bandas” en 1966 eran de la USO… Nunca una táctica de utilización de la limitada legalidad sindical disponible resultó tan inteligente y exitosa.

Obviamente, la huelga se perdió. Para ganarla habría que haber tumbado a la dictadura y eso era mucho pedirle a los 800 de ”Bandas” y a los miles y miles que les brindamos apoyo generoso. A la resistencia, la combatividad, las penurias de todo tipo de las familias huelguistas (mención de honor al coraje y firmeza de las mujeres en lucha), la solidaridad ejemplar y sostenida… se oponía la fuerza bruta y brutal de la represión policial, patronal, judicial, del silencio mediático más absoluto, de una dictadura de Franco pletórica de fuerza y reconocimiento internacional  Y un 15 de Mayo de 1967, en plena primavera, los trabajadores de “Laminación de Bandas en Frío” de Echévarri volvieron al trabajo. Por el duro y heroico camino de la huelga se habían quedado casi 300 de los 800, entre despedidos, encarcelados, deportados, apaleados en comisarías y cuartelillos, amén de un gran número de represaliados de otras empresas activas en su solidaridad … Un duro tributo. Es hora también de recordar a una de las personas más decentes que yo traté en mi vida militante, defensor de los trabajadores de “Bandas” ante los tribunales franquistas, Don Joaquín Ruiz-Gimenez, que en paz descanse. Un demócrata-cristiano auténtico y que, en cierto modo, reflejaba el apoyo resuelto de la Iglesia vizcaína a la lucha de los de “Bandas”.

Con el paso de los años, ya en Democracia, pude tratar esporádicamente a algunos de aquellos militantes míticos. Para mí, la sola existencia de gente de ese valor humano reforzaba mi propio compromiso y lealtad a la causa del Trabajo y la Justicia … Muchos años después, en 1999, en un ejercicio inolvidable de recuperación de la memoria histórica, reunimos a 7 u 8 compañeros, ya muy mayores, que habían sido represaliados en “Bandas”, en una mesa redonda en la sede de la USO en Basauri, muy cerca de Echévarri … En 50 años de militancia uno ha vivido mucho, pero la emoción, la sencillez, la humildad de aquellos hombres, regalándonos su memoria de una de las gestas más grandes del Movimiento Obrero contra el franquismo, es una de las vivencias más intensas. Inolvidable el compañero Nicéforo González que, más de treinta años después de aquella lucha, no quiso desvelar el secreto de dónde ocultaba la multicopista clandestina –obsesión de la policía- en la que editaban la información diaria para dar y recibir ánimos y solidaridad a los huelguistas y a cuantos los apoyaban … Resultado de aquella mesa redonda fue una extensa crónica que yo publiqué en la revista de la USO “El Proyecto”, número 27, bajo el título “1966-1967, Bandas, la más larga huelga bajo y contra el franquismo”.


Honor y gloria a los compañeros de “Bandas” y a tantos y tantos otros que escribieron realmente la Historia y con su sacrificio y su lucha socavaron los cimientos del “goliat” franquista y dignificaron la grandeza de su enemigo más insobornable, la Clase Trabajadora de los pueblos de España. Ojalá que aquellos testimonios sean recogidos por los militantes de hoy, no importa bajo qué siglas, para reforzar su pasión y su compromiso en la lucha por la supremacía de la Democracia y del Trabajo.