31 may. 2012

Manifiesto en defensa de la sanidad publica

La Sanidad Pública universal y de calidad ha sido la base fundamental para el desarrollo del Estado del Bienestar y es uno de los pilares para asegurar la solidaridad y la equidad dentro de una sociedad, pues supone el esfuerzo de las personas con más poder económico y más sanas para permitir la atención sanitaria de los que tienen menos y están enfermos.

En los últimos años hay una campaña generalizada para desprestigiar y desmantelar los sistemas públicos de salud, coincidiendo con el auge del neoliberalismo, que quiere privatizar los sistemas sanitarios públicos y que busca en ellos una oportunidad de negocio.

Esta tendencia internacional hacia el desmantelamiento de los sistemas sanitarios públicos afecta a todos los países en mayor o menor medida. En España se observan intentos por avanzar en la privatización de un sistema sanitario que goza de gran aprecio internacional, precisamente por su universalidad, fácil accesibilidad y carácter equitativo.

Sin embargo, la privatización no se realiza de la misma manera en todas las CCAA, porque depende, en gran medida, tanto de la voluntad política de los gobiernos autonómicos como de la capacidad de los ciudadanos y de las fuerzas sociales para evitarlo. Son las CCAA gobernadas por el PP donde se han producido ataques más serios contra la Sanidad Pública , como sucede en Madrid o Valencia, por citar solo las más significativas.

En esta campaña privatizadora juega un papel fundamental la estrategia de convencer a la opinión pública de las ineficiencias y problemas de funcionamiento del sistema sanitario público, cuando son los neoconservadores y neoliberales los principales responsables de esta situación mediante la introducción de nuevas formas de gestión empresarial, que con la disculpa de innovar, lo que en realidad buscan es poner por delante el ahorro, olvidando la calidad de la atención sanitaria.

Además, la introducción de formulas de gestión empresarial facilita la privatización de los centros, manteniendo la financiación con dinero público y olvidando que estas nuevas formas de gestión son modelos ya ensayados en el Reino Unido, donde han conseguido encarecer la construcción y puesta en marcha de los nuevos hospitales cuatro o cinco veces más que los del modelo tradicional. El funcionamiento de los mismos, con dos empresas distintas coexistiendo en el mismo centro, y el aumento de los gastos administrativos que supone el incremento de la burocracia, ha demostrado deficiencias importantes en cuanto al cuidado de la salud de los pacientes y un encarecimiento de los costes y problemas con la gestión, tal y como ha señalado la Organización Mundial de la Salud.

Los grandes perdedores de estos cambios que se avecinan serán los ciudadanos, porque la calidad de los servicios sanitarios empeorará, y porque los modelos privatizados tienen unos costes muy superiores. Los ciudadanos se verán obligados a pagar para poder utilizar los centros asistenciales y, a la postre, una parte de la población, la más pobre y la más enferma, se verá excluida de los sistemas sanitario. Recordemos el ejemplo de EEUU, donde 47 millones de personas no tienen derecho a ninguna atención sanitaria a pesar de ser el país del mundo que tiene un mayor gasto sanitario.

La falta de interés político por la Sanidad Pública se concreta en la masificación y en las listas de espera para intervenciones quirúrgicas, para las consultas de los especialistas, las pruebas diagnósticas y, mas recientemente, para los médicos generales y pediatras. Todo ello desde una política de premeditado descrédito de la Sanidad Pública , pues está claro que este es el primer paso para conseguir un apoyo ciudadano a su privatización.
Y se trata solo de los primeros pasos, puesto que hay una estrategia de avanzar de manera lenta y continuada hasta conseguir que el derecho a la protección de la salud deje de ser un derecho de todos los ciudadanos y pase a ser un privilegio para aquellos que puedan pagársela, dejando para los demás un modelo similar a la antigua beneficiencia.

Todavía estamos a tiempo de salvar un Sistema Sanitario que esta valorado entre los mejores del mundo, por la calidad de sus servicios y sobre todo por su carácter universal, gratuito y solidario.

Por eso hacemos un llamamiento a todos los ciudadanos y profesionales de la salud a movilizarnos en su defensa. No podemos permitir que la Sanidad Pública se convierta en un negocio en el que unos pocos se beneficien a costa de la salud de todos.

26 may. 2012

Porque no te callas


Vaya lengua la del “disputado Eduardo Van del Eynde” no hay forma de que defienda argumentos políticos, sin faltar el respeto a los dirigentes de la oposición, parece que no tuviera inteligencia suficiente para opinar de los problemas de los cántabros, sin  tener que recurrir a calificativos como en este caso “caradura, irresponsable …” entre otros.

Por lo tanto, un mal diputado popular que esta haciendo pequeñas las palabras del presidente del gobierno regional  cuando esta defendiendo la financiación “ya” para acabar con las obras de Valdecilla. Este fue un compromiso estrella del partido popular y por mucha crisis que podamos tener no cabe una larga cambiada a este importante compromiso con una testimonial aportación económica del gobierno central.

Acabar el Hospital de Valdecilla y estabilizar el empleo en la sanidad regional, es una labor política que el gobierno tiene que cumplir si quiere que se reconozca su labor política. La actual oposición tenia comprometida su financiación y aunque no es momento de comparar ofertas electorales, esta, sin duda  genera mucho interés, por eso no extraña que el Sr. Diego haga causa de esta reivindicación incluso con palabras de fuerte sonoridad - no me arrodillare ante nadie, ni siquiera ante mi partido  - así que baje el tono dialectico el diputado Eduardo Van den Eynde, no aporta nada a la credibilidad del partido popular.

17 may. 2012

No se puede engañar a todos todo el tiempo

“Se puede engañar a todo el mundo alguna vez. Se puede engañar a algunas personas todo el tiempo... Pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.” La frase atribuida a Abraham Lincoln viene al pelo para definir la situación de España y Cantabria bajo el ‘régimen’ del PP.
 
Engañaron en las campañas electorales aunque no a todos porque, aunque tuvieron una mayoría absoluta, fueron más los no creyentes si se suman los que no les votaron y los que creyeron que quedándose en casa o metiendo la papeleta en blanco mostraban su desapego con unos políticos, oposición y Gobierno, gobierno y oposición, que no habían estado a la atura de las problemáticas circunstancias. En Cantabria, por mucho que se empeñen en dar la impresión de que arrasaron, el PP tiene sólo un escaño y 2.000 votos más que la oposición.
 
El líder del ‘donde-digo-Diego’ no ha dejado ni una sola de sus promesas electorales sin incumplir. No abarataré el despido, abaratado; no subiré los impuestos, subidos; no tocaré la sanidad y la educación; tocados y hundidos; no daré dinero público a los bancos, pero si a Bankia, la del ‘primo’ Rato…
 
Con el plan “100 días para cambiar Cantabria” hemos pasado de crear empleo (poco, pero algo era) a perder empleo a chorros, de ser la región con menos paro de España a ser la cuarta con mayor número de desempleados, a tener una recaudación tributaria totalmente por los suelos.
 
¿Es culpa de la herencia? Decidan ustedes tras responder a las siguientes preguntas ¿Quién paró el concurso eólico y las inversiones asociadas por importe de varios miles de millones y generadoras de empleo? ¿Quién da largas a las inversiones de Iberdrola o de EON? ¿Quién tiene parado desde hace un año el PGOU de Santander? ¿Quién ha retenido el aval del Banco Europeo de Inversiones por importe de 60 millones de euros para la planta de bioetanol de Sniace? ¿Quién puso todo de su parte para cargarse la sede del Colegio de Mundos Unido en Comillas? ¿Quién está dejando que se caiga a pedazos la Universidad Pontificia? ¿Quién ha permitido que el Campus de Excelencia Internacional de la Universidad de Cantabria se que a dos velas en cuando a financiación?¿Quién ha permitido que la multinacional Teka se lleve a Turquía su producción especializada? ¿Quién esta condenando a una muerte anunciada al PCTCAN? ¿Quién ha desperdiciado la oportunidad de ser líderes en energía maremotriz? ¿Quien ha desmantelado el apoyo a los emprendedores, ha conducido, por equivocadas actuaciones e inhibiciones flagrantes, al Racing a segunda división, poniéndole en peligro de desaparición, quién desmantela los servicios sociales, quién pone bajo mínimos la sanidad y acaba con la calidad en la enseñanza publica.. ?
 
Víctor  Gijón
Periodista

14 may. 2012

Que se vayan y sino les hacemos la vida imposible

Que poca sensibilidad están demostrando los del partido popular de Cantabria con los emigrantes negándoles la cartilla sanitaria, y lo más decepcionante es que lo van hacer meses antes de que la norma entre en vigor en todo España.

Parece que una vez mas nos van a tomar como conejillos de indias mandándonos por delante, me imagino, que para ver la reacción social y de paso justificar su aceptación a la mas que pasividad de los cantabros.

Por desgracia este momento de crisis, también esta sirviendo para justificar este tipo de medidas – que se vayan a su país los emigrantes – aunque con ello les condenemos mas que la condena que supone vivir entre nosotros, con la siempre mirada atrás no vaya a ser que se les castigue y explote por su condición de ilegal.

8 may. 2012

Será por dinero en Cofares - 2


Me pasan los compañeros, una entrevista de prensa que le hace la dirección de comunicación – todo queda en casa -  al Sr. Carlos González Bosch, Presidente del Grupo Cofares,  en la que se le pregunta su valoración de los resultados de la empresa del año 2011, resultado que según parece le llena de satisfacción por haber “cerrado con una cuota de mercado nacional del 23,24%, a la que acompaña una cifra de negocio de 2.822,2 millones de euros, un Ebitda de 37 millones, y un Cash Flow de 25,1 millones de euros”.

Será por dinero, en lo mas mínimo, el Sr. González Bosch ha dejado muy claro que el grupo esta  muy satisfecho con estos resultados que han supuesto la consecución de los “objetivos marcados por Cofares en un entorno de crisis económica general y, en particular, de fuerte contracción del mercado.” por lo tanto viento en las velas para los accionistas, y preocupación para los  trabajadores, que después de meses negociando el convenio colectivo comienzan a ver como se generalizan las cartas de despido.

Dice el presidente, en este afán de generar confianza que “el beneficio consolidado ha sido de 4,8 millones de euros” y eso después de haber dotado a la empresa de 5,6 millones de euros para posibles fallidos”, datos económicos que no hacen mas que referir un momento empresarial de cierta estabilidad.

Por eso no entendemos porque se esta produciendo este goteo de despidos selectivos. Si existe causa de preocupación - y sin duda la reducción del gasto farmacéutico por parte del gobierno lo pudiera ser - que se tomen medidas globales y no despidos indiscriminados de mil euristas, que nada aportan a la estabilidad económica del grupo.

Ahorro la “loa” que el presidente hace a los socios farmacéuticos y a los empleados “que han demostrado su responsabilidad y compromiso” me imagino, que se estará refiriendo a los farmacéuticos que se aprovechan de los fuertes descuentos que les otorga la empresa, y no a los compañeros que con preocupación empiezan a ver los despidos.

No seré yo quien no se alegre del buen momento económico, pero de la misma forma le pido que pare esta forma de actuar, y se valore el conjunto del grupo a la hora de despedir a los compañeros, estos lo son de todos y no de una provincia determinada, si tenemos beneficio lo tenemos todos y si pasamos por un momento de dificultad también lo tenemos todos, por lo tanto Sr. González Bosch cuando haga declaraciones de prensa para ensalzar a Cofares acuérdese que en el grupo trabajan mas de dos mil personas y que no tienen mas que este trabajo para ir viviendo.