27 jun. 2013

Un año más para olvidar en Cantabria

El Gobierno de Cantabria a través de su Presidente ha vuelto a defraudar a los cantabros en el debate de orientación política de la región.

Citas a la herencia recibida, como justificación a los escasos logros de una gestión de dos años, es la conclusión que merece la larga exposición vacía de contenido que solo augura mayor sufrimiento para las familias cantabras.

De nada ha servido que la ciudadanía a través de sus organizaciones sociales hayan manifestado su oposición a la privatización de la sanidad regional - especialmente de Valdecilla – porque una vez mas el presidente Ignacio Diego ha vuelto a ratificar el camino iniciado de la privatización a la vez que para defenderlo ha insultado a los sindicatos llamándolos saboteadores por ejercer su derecho al recurso jurídico contra el modelo de sanidad que defienden los populares.

Resulta vergonzoso que para reconocer el fracaso en materia de empleo del gobierno regional, haya echado también mano de la herencia recibida, como justificación del enorme incremento de desempleo de los dos últimos años, que con un incremento del 27% ha puesto en evidencia el fracaso de una política económica basada exclusivamente en los recortes y que en buena parte es la causa de este incremento.

Este presidente tan peculiar a la hora de defender sus argumentos, también ha cargado contra los profesionales de la enseñanza regional, por reivindicar contra los recortes del profesorado entre otros, para ellos, citas en el debate que rayan con el desprecio.  

Pero quizá en el tratamiento del gravísimo problema que tienen los trabajadores de Sniace sea donde el presidente haya traspasado todos los límites pretendiendo poner coto a los derechos de protesta que tienen los trabajadores. El presidente Ignacio Diego sabe muy bien que buena parte de la solución al problema de Sniace esta de su mano y los trabajadores saben también muy bien que solo con la presión sindical se puede resolver este conflicto.


Por desgracia este debate sobre la región ha vuelto a ser una ocasión perdida como punto de encuentro para los cambios necesarios, una oportunidad que debió ser aprovechada por los tres partidos políticos presentes en el Parlamento de Cantabria, para tomar medidas unitarias que ayuden de verdad a salir de la crisis sin agredir todavía mas a los ciudadanos y a generar nuevos empleos, porque solo desde esa unidad y con medidas de estimulo económico, entre otras, Cantabria dará pasos contra la crisis económica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario