5 sept. 2015

El Biodiesel que nunca llego.

No hay dos sin tres, y ahora después de diez años de mala historia, será Gebiosa (General  de Biocarburantes SA)  la que se dispone a entrar en liquidación judicial formalmente, porque liquidada lo que se dice liquidada ya lo estaba desde el primer día que la antigua SIMSA de Pontejos , se puso en contacto con Sodercan para reconvertir su industria de envasado y molturación de aceite en una planta de biodiesel.
Una propuesta que tenía el valor añadido de su especialización en la manipulación de aceites, para explotar los vegetales crudos y usados para el biodiesel propuesta, que también fue recogida con alborozo por la política de aquel entonces que dirigía la coalición PRC- PSOE, y que no solo genero el entusiasmo de los trabajadores, sino que fue “vendida” ante la opinión publica, como industria de mucho futuro, para un producto que aventuraba enormes resultados económicos y de empleo, y cierta especialización para Santander y Torrelavega.
Fueron tiempos, para muchas fotos y discursos de éxito político, lo recuerdo muy bien porque yo estaba vinculado a la iniciativa a través de la representación sindical en el comité de empresa. Los trabajadores cargados de ilusión no dudaron en facilitar un expediente de regulación de empleo de mas de un año, mientras aparecían por la planta maquinaria de estreno y segunda mano, y cierta obra civil para su instalación.
Pero pronto empezó el desanimo, aquellas maquinas y los enormes depósitos no acabaron  nunca de ponerse en pie, los trabajadores con el ERE cumplido, y representantes sindicales, acudíamos a la empresa a preguntar por los plazos de ejecución, recibiendo siempre largas para un proyecto industrial bendecido por el gobierno regional y que inicialmente gozo también con la del gobierno central y ayuntamientos.
Luego llegarían las dudas de si los terrenos eran de titularidad de SIMSA, o si la Ley de Costas barrería la fuerte inversión del biodiesel en el momento mismo de que fuera entrar en vigor – por cierto una ley que de forma reiterada, sigue aplazando su entrada en vigor – dudas de legalidad que pronto llegarían también al Ayuntamiento de Marina de Cudello quien al negarse a conceder la licencia de obras cerraría cualquier posibilidad de futuro.
Por eso, ahora cuando la crónica de El Faradio anuncia la liquidación de Gebiosa, vuelvo a recordarme de aquellos tiempos de ilusión, donde caminaban juntos trabajadores, sindicatos, empresa, inversores, empresas especializadas y  Sodercan  - que de todo hubo - en la cual no solo se aportaban instalaciones y terrenos, sino importantes cantidades incluso por Sodercan que aportaba el diez por ciento del capital y todo ello para convertirla en una de las más importantes industrias de biocarburantes de Europa.  
En fin un tiempo pasado que mejor no recordar, pero que se une  a los más recientes fracasos industriales como GFB, Greyco, y Néstor Martin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario