25 nov. 2015

Los votos del PRC tienen la culpa.

Codiciados por todos los partidos políticos de Cantabria, que se afanan en planificar estrategias para que hacer posible que al menos parte de ellos se vayan a sus filas. Los unos por la necesidad de aumentar el escaso resultado, no vaya a ser que ni tan siquiera saquen dos diputados como es el caso del PP - siempre en liza con Ciudadanos - los del PSOE por cerrar la posibilidad a Podemos de que alcance un diputado, y el propio Podemos que no debería descarta dicha posibilidad, todos, con las expectativas abiertas a la espera del posible pronunciamiento de Miguel Ángel Revilla, que por otra parte parece haber excluido de su apoyo al PP, a quien hace culpable de gestionar mal la crisis, y con ello provocar mayores problemas en la región.
Entre los partidos políticos en liza y con alguna posibilidad esta Podemos que con casi 30.000 votos en las elecciones pasadas, bien pudiera ser receptor de al menos una parte de ese botín electoral, que en las pasadas elecciones voto al regionalismo, y que pudiera estar pensando si votar al PRC y en las nacionales a Podemos, es un síntoma de incoherencia política, o por el contrario, algo posible y coherente con el momento de “convulsión” política que se está viviendo.  

Soy de los que piensan que al menos para estas próximas elecciones las ideologías clásicas izquierda-derecha estaban superadas y que ahora lo que se llevaba es votar eficacia, a veces incluso por encima de las simpatías personales que pudieran generar los políticos, que en el caso de nuestra región  siempre han tenido cierta incidencia. 

Las encuestas a Podemos le conceden cierta estabilidad en la intención de voto, que según parece, esta provocando lecturas diversas siempre intencionadas, que van desde el origen plural de sus promotores del 15M, hasta la acusación mas radical para la ideología de quienes lo gobiernan, cuando no, esa definición genérica de "juventud", para sus dirigentes como si esto fuera algo excluyente, obviando que en los casi 30.000 votos que obtuvieron en las elecciones pasadas en Cantabria, había jóvenes y no tan jóvenes que decidieron dar el salto a favor de una democracia más participativa y plural, también jóvenes, muchos de ellos nacidos en democracia, que con su voto dieron un meneo a las instituciones representadas, en muchos casos por políticos acomodados -cuando no corruptos- que bajo el paraguas de partidos tradicionales se habían  enriquecido manipulando los privilegios que les otorgaba el voto de los españoles. 

Las próximas elecciones del 20 diciembre,  van a estar muy condicionadas mas allá de lo exclusivamente regional, por propuestas de enorme calado que no van a permitir vuelta a tras y que provocaran cambios sustanciales en el devenir de los españoles y la política, cambios en la legislación para lograr “de verdad” la participación ciudadana en la gestión de lo público - eje central de la política que defiende Podemos - respuestas inmediatas a la necesidad social que sufren muchos ciudadanos, o la devolución de derechos laborales y sociales perdidos en los últimos años, reformas tributarias sobre principios de proporcionalidad, o abrir  la ya imparable reforma de la Constitución que resuelva entre otros el modelo de estado, y por supuesto, dejar fuera a corruptos y sinvergüenzas varios.   

Llevar la voz de Cantabria al parlamento nacional no debe ser fácil, al menos para los partidos políticos tradicionales, que se han venido repartiendo históricamente diputados y senadores sin que se les recuerde actuaciones decisivas para la región, quizá ahora, con nuevos partidos emergentes, como Podemos, se puedan elegir otros diputados y senadores que de verdad lleven la voz de los cántabros sin que estén sometidos al corsé político de quien tiene el poder central para decidir. 

 Hasta la fecha el compromiso con la participación ciudadana de los partidos “tradicionales” ha sido muy limitada, por eso es muy saludable ver en el programa de los nuevos partidos, propuestas que hablan de financiación y trato igualitario para Cantabria, o de política de infraestructuras, incluida la sanitaria, de participación incluso cambiando la constitución para hacer más efectivas herramientas democráticas como la iniciativa legislativa popular, o la puesta en marcha de consejos ciudadanos para la sanidad, educación, cultura, iniciativas en todo caso, que pueden devolver la democracia los ciudadanos de a pie.  

Pero ahora toca hablar de las carencias de Cantabria en su relación con el Estado, y en esto seguro que también abra coincidencias entre las reivindicaciones del PRC y Podemos, mas cuando este partido está abriendo a la ciudadanía la confección de su programa político a través de reuniones abiertas a todos, iniciativa interesante que ayudara a poner propuestas ciudadanas a los programas electorales y no propuestas “metralleta” que tanto nos tienen acostumbrados los partidos políticos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario