8 ene. 2010

Aviso del Boletín Oficial del Estado del 31 Octubre 09.


Que pasen los señores Pedro Subijana, Andoni Luis Aduriz, Juan Maria Arzak, Martín Berasategui, Eneko Atxa, Hilario Arbelaiz, Karlos Arguiñano y la Cooperativa Mondragón por el Ministerio de Cristina Garmendia Mendizábal, la de Ciencia e Innovación, a cobrar los siete millones de euros, que se le ha concedido a la Basque Culinary Center Fundazioa, para poner en marcha un centro de investigación e innovación en ciencias gastronomicas.

Nada mas y nada menos, 1.166.781.000 de las antiguas pesetas, para enseñar hacer comidas y servir la mesa, por mucho que la ministra se empeñe en vestir la suculenta subvención con grandes palabras “para la formación, la investigación y la industria con la voluntad de ser agente tractor del desarrollo económico y social, especialmente necesario en la actual coyuntura de crisis económica”.

No me digan ustedes que no es vergonzoso, que en el momento actual, con una economía por los suelos, con unas necesidades sociales imposibles de cubrir, con casi cuatro millones de parados, se vaya a gastar el gobierno, siete millones de euros en construir un edificio, llenarle de cacharros de cocina, para que nuestros maestros cocineros impartan la formación culinaria que según el proyecto nos ayudara a salir de la crisis.

Que enorme despropósito, en tiempo de crisis el gasto publico se debe realizar con criterios rigurosos de prioridad, y estoy seguro que su proyecto no lo es en este momento, por mucho que con su construcción se le pueda dar trabajo a un puñado de obreros.
Busquen ustedes lugares para impartir la formación culinaria, mientras dure la crisis, y que el gobierno socialista dedique esos siete millones de euros a otras actividades y/o gasto social que de verdad tengan un rendimiento mas justificado.

6 comentarios:

  1. Podriamos hablar de donde se invierte dinero del estado y porqué y en muchas más grandes cantidades, pero hablemos en positivo.Desde hace quince años España como nación está en el candelero del mundo por cuestiones gastronómicas. Los congresos de gastronomia de alta calidad y de repercusión internacional han sido numerosos, baste como ejemplo último en San sebastien donde han venido los mejores cocineros del Japón. Una publicidad que nos hubiese costado (nos está costando, la publicidad, 10 veces más de los 7.000.000). Una actividad que le conviene a las anchoas del Cantábrico. La ciencia gastronómica es mas que una cocina y cacerolas. Desarrollemos la palabras bromatologia, alimentación, arte culinario, a mi ya no me queda más espacio

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente se debe priorizar el gasto público en aquello más necesario, las medidas que se empleen que sean sobre todo para proteger el empleo (tenemos un 20% de paro frente, por ejemplo el 8%de Francia),y una psicosis en la población tremenda de verse afectada por la crisis, a consecuencia de ello la gente no gasta.
    Y encima ahora nos gravan con más impuestos, hasta en los ahorros!
    No puede ser que unos den una imagen de lujo gastronómco y otros lo estén pagando (porque lo pagamos todos)con muchísimo sacrificio. (Pérdida de empleo, cierre sobre todo, de pequeñas empresas...)

    ResponderEliminar
  3. Carmen creo que con tu comentario recoge perfectamente lo que el escrito queria reflejar, no son momentos para vanidades ahora toca ajustar el gasto publico,y dirigirlo a las necesidades reales. De que sirve enseñar a comer las viandas de Subijana si lo que se necesita es comer un plato de alubias.

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo con Fede, creo que se está juzgando con mucha frivolidad este centro, que responde a un claro liderazgo español en una industria, la de la cocina y alimentación que puede generar muchos puestos de trabajo. Por cierto, el centro tiene precedentes en Países como Suiza y Japon

    ResponderEliminar
  5. Me gustaría apaciguar los ánimos con algunos comentarios balsámicos.
    Para comenzar, no seré yo, quien introduzca en el debate, el componente político y estratégico del Gobierno de España, a la hora de conceder esa subvención, y asignar un montón de pesetas para la construcción de un edificio en tierras vascas. Tampoco veo conveniente, ni tan siquiera insinuar, que la industria de la anchoa cantabra no necesita una escuela de alta cocina en el País Vasco, si no que el Gobierno de España, no permita que los vascos legislen perjudicando claramente a las empresas NO VASCAS.

    En cuanto a que la Basque Culinary Center Fundazioa, fomente el consumo de anchoas cantabras, creando un plato, en el que se coloca 2 centímetros lineales de anchoa encima de un cubo de merluza de 3 centímetros cúbicos, esta bien, pero mejor nos iría, fomentar los bocadillos de anchoas en barras de pan de a medio kilo, y dedicar los escasos y maltrechos recursos económicos de los españoles a paliar el creciente paro, en sectores tan estratégicos como la industria o la construcción.

    ResponderEliminar
  6. Los puestos de trabajo propiamente de la hosteleria son en la mayoria de las poblaciones españolas totalmente coyunturales, esos son los puestos de trabajo que se desean potenciar

    ResponderEliminar