8 mar. 2010

Que se lleve la marea, la mentira

Tiene bemoles la cosa, ya no se puede ni comprar coche para mejorar un poco, o si me apuran para aprovecharse de los descuentos de la crisis, porque va el ayuntamiento te mete mano, y te deja el bolsillo temblando, vamos, que no hay forma de tener una alegría completa en este tempo que corre.

Resulta que he recibido un aviso de pago para que me pase por caja, para abonar el “Impuesto sobre vehículos de tracción mecánica” y me he quedado de piedra, cuando me anuncian que tengo que pagar por el nuevo coche 140 euros, más del doble de lo que pague el año pasado.

Y claro me he apurado a preguntar a mi amigo Chema – que de esto sabe mucho – el porqué de esta burrada, cuando el Ayuntamiento de Santander se ha hartado de decir a bombo y platillo que los impuestos no iban a subir sustancialmente, y en el peor de los casos serian subidas testimoniales, y saben ustedes que me ha dicho “los caballos, es por los caballos, y la contaminación, seguro que ahora tienes más potencia, por eso la subida”.

Y con ese argumento me convenció, pero que va, lo que yo he comprado es un utilitario, vamos un opel astra, el mismo opel astra que he dado de baja, - ecológico y subvencionado - pero trece años más tarde. Así que lo que hecho ha sido contrastar los recibos, el del año pasado por el que pague 66,20 euros por mis 11,69 CV, y el de este año por el que religiosamente voy a pagar 139,20 euros correspondientes a 12,01 CV, vamos 1 CV mas de esos que ganan carreras, de pura sangre, porque, al precio – 73 euros - que me lo han puesto, pura sangre es poco.

Y yo precisamente no soy, de los que me quejo de los impuestos, tengo muy poco de liberal, soy de los convencidos que el ayuntamiento y otras administraciones, deben recaudar impuestos, para con ello ofrecernos mejores servicios, y prestaciones sociales cuando fuera el caso, pero esto es una cosa y otra muy distinta es que me tomen el pelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario