23 jun. 2012

Joder que tropa 2

 Dos días de debate del estado de la región en Cantabria, dos días para olvidar, dos días que no han aportado absolutamente nada para los ciudadanos, sino una ristra de insultos, frases agresivas, comparaciones odiosas, malas formas y mucha crispación que pone en evidencia la incapacidad, de los unos y de los otros.
 
El Partido Popular y sus portavoces, el ínclito Eduardo Van den Einde y Luis Carlos Albala encabezados por el presidente siempre bronco Ignacio Diego, frente a Miguel Ángel Revilla, que diga lo que diga les genera sus mas bajos instintos y Rafael de la Sierra quien por mas moderación que pone no acaba de serenarles los ánimos, y como no, Juan Guimerans, que no se  sabe muy bien a que juega en sus intervenciones parlamentarias, a no ser a provocar entrando en el cuerpo a cuerpo para después poner cara de santo, y aquí no ha pasado nada, vamos personajes que por mucho que les hayamos votado, no nos lo merecernos.
 
Hemos escuchado al Presidente insultar a los del partido regionalista, en una clara estrategia de difumar un discurso que no aporto nada, un discurso, incapaz de ofrecer a los cántabros soluciones a medio plazo a no ser un puñado de euros para Valdecilla, que puso en duda Revilla quien haciendo un acto de incredulidad  modelo santo tomas – ver para creer - pidió el papel firmado entre las administraciones nacional y regional, unas medidas para el empleo, que no acaban de reconocer los sindicatos mayoritarios que se resisten a firmar el plan de empleo regional – será porque se han acabado las subvenciones millonarias – y algún que otro mensaje de futuro exento de interés por su mínima eficacia para la solución de la crisis y el empleo.
 
Y por otra parte a la oposición, que si bien su papel, era el de analizar un año de actuación política, renuncio desde el primer minuto a defender sus propuestas e iniciativas políticas, convencidos de que el rodillo mayoritario del partido popular les pasaría por encima como así fue, por lo tanto un debate de la nada, del que solo se recordara la miseria de la bronca y el deseo de que algún día les pueda entre la cordura y con ello el acuerdo para actuar conjuntamente en la solución de los muy graves problemas que tenemos los cántabros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario