25 sept. 2012

La crisis y el silencio de las personas mayores


  La voz para quien lo merece, para Carlos Solas, de Unión Sindical Obrera que nos muestra la realidad de muchos silenciosos, los jubilados, que con pensiones mínimas se callan, aunque sufren la realidad de una economía que les golpea sin piedad.

La actual crisis económica  además de duradera  está  siendo  realmente  dura para  todos,  pero  en  especial  para  varios sectores de  la sociedad, entre  los que se encuentran  los jubilados y pensionistas.  Hay  que  recordar  que  si  es cierto  que  unos  pocos  privilegiados perciben  unas pensiones   muy  elevadas, ciertos que  la mayoría percibimos unas  pensiones  para  ir  tirando  en el mejor  de  los  casos  a  costa  de  reducir gastos  de  todo  tipo.  Mención  aparte, son  las pensiones que en general perciben  las mujeres  viudas  o  las  personas  que  perciben  pensiones asistenciales,  cuyas  cuantías  en  su  mayoría son el camino para que estas personas se  instalen en  la pobreza extrema. De ahí y del desempleo creciente parte el aumento de la pobreza en España que durante los últimos años se está produciendo.

Una  lamentable  situación  de  pobreza que afecta ya a casi a dos millones de  personas en nuestro país, debido ello a las  inmorales  políticas  sociales  que llevan a cabo las diferentes Administraciones  públicas,  agravadas  estas  por los continuos recortes presupuestarios, debido entre otras cosas al alto déficit existente  como  consecuencia  de  años y años de despilfarro de dinero público, donde  todo ha  sido permitido  y donde la mayoría de políticos a puesto el cazo en diferentes cuantías.

Gravísima situación que no tiene el eco que  merece,  ya  que  partidos  políticos,  sindicatos,  ONGs  están  más preocupados  por  seguir  recibiendo dinero  público  para  mantener  unas estructuras innecesarias a la realidad actual  del  país  que  en  denunciar  y exigir  de  verdad  soluciones  a  esta lamentable situación. Menos mal, que aun  quedan  unos  pocos    sin  perjuicios  y  dependencias,  que  denunciamos  y  exigimos  soluciones  a  estos reales problemas.

Pero  lo más  grave  de  esta  situación es  la de  las propias personas mayores,  que  muchas  de  ellas  están  sufriendo situaciones de extrema necesidad,  que  dentro  de  poco,  lo  más previsible  es  que  sus  pensiones  se vean  afectadas  de  una  forma  u  otra de  recortes económicos en  las cuantías  de  las mismas, NO  digan  ni  pio sobre su situación, ni se movilicen, ni exijan  la  dignidad  económica  de  sus pensiones. Agravado ello, con la actitud de no acudir a convocatorias para informarse  y  organizarse  para  poder plantar cara a esta situación.

Estaremos  todos  de  acuerdo,  que además a ayudar a  los hijos a pasar la crisis,  también debemos dar ejemplo  a  estos  de  que  los  mayores  no nos  resignamos  a  esta  lamentable situación,  que  además  lleva  camino de empeorar en  los próximos meses, con  más  desempleados  entre  otras
cosas  y  con menos  recursos a dedicar a lo social.. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario