4 ene. 2013

Recordado compañero y amigo Antonio



Muchas gracias Augusto por estas hermosas lineas que con placer incorporo a mi blog, porque mas allá de tu referencia a mi persona recogen un trabajo sindical de lujo que abrió camino para que otras instituciones como el Ayuntamiento de Santander estén hoy celebrando iniciativas favorables a la integración de los compañeros inmigrantes a nuestra comunidad. Te ahorro algún que otro comportamiento de los políticos que intentan con ello sacar rentabilidad política  pero eso no cuenta ahora.
Te reitero las gracias y sabes que cuentas conmigo aunque sea en la distancia. 

Siempre estuve tentado de poder escribirte estas líneas, como expresión de respeto, aprecio y el mejor de los recuerdos de mi autoexilio en la península,  en una casa sindical como USO, al lado de un líder y dirigente descollado como vos, en esa España de mis sueños y en la ciudad más linda que he conocido: Santander. Bueno, le devuelvo el cumplido que hiciera Colón cuando piso tierra firme en el Nuevo Mundo.

Si Antonio, empezamos un proyecto de acercamiento de la inmigración al sindicato gracias a tu iniciativa, ojo  político de largo aliento y visión integral que la coyuntura nos  dictaba. Gracias a ti y al recordado Chema, se empezó a rodar nuestra pequeña maquinaria con más ganas que recursos, siendo el humano lo sustantivo y las ganas el punto de inflexión para lo que en su mejor momento, fue el Departamento de Inmigración de USO.

Para que recordar a quienes denostaban estas iniciativas, sino tenían razón. Sobre todo por esa miopía acusada en política, y una visión provinciana de los cambios sociales que se sustanciaban en llamado  “sueño español”, allá por los albores de la década pasada.

Tú tomasteis el pulso de esa realidad objetiva, y los integraste con normalidad a la vida sindical, aunque los cambios culturales van por detrás con sus tiempos y estadios,  hubo escollos que al final logramos sortear.
Es por ello que pongo en valor, esa decisión y de quienes nos acompañaron, y que nos permitió algunos baños de multitudes que hacía falta a la vida sindical, agobiada en su propia rutina dejando este flanco, que en  ese momento había que dar respuesta. Allí radica tu valentía y talla de líder sindical cuajado no en el gabinete, sino en la luchas por los derechos sociales que te toco protagonizar desde las barricadas en la década de los ochenta. 

Sin duda eras “nuestro animal político” como decía Aristóteles, y respetado en todas las instancias de la patronal y la vida sindical, inclusive por los adversarios. Es que eres un comunicador nato, que no solo sabe su papel sino que sabe explicarlo, transmitirlo. Temo que el autismo debe haberse apoderado del sindicato, con los modestos dirigentes que te tomaron la posta.

Hicieron de todo. Complotaron, amenazaron, coaccionaron voluntades para un relevo faltón e innecesario, con una ingratitud colosal  a quien ha dedicado su vida al sindicato. Salió lo peor de seres humanos que se llamaron amigos en algún momento y cargaron sin piedad a los disidentes. Estuvo más presente SUNT SU que MAQUIAVELLO  cuando se dirigieron al contrincante, aunque dudo que sepan quiénes son estos personajes.

Pero en fin esto ha pasado, y solo queda en mí un recuerdo maravilloso de mi paso por Santander. Los eventos que organizamos, y que gracias a tus archivos fotográficos   acabo de evocar con una nostalgia con algo de humedad en los ojos. Tiempos aquellos no muy lejanos, y mira con la que está cayendo ahora.
Antonio, quiero que sepas que mi aprecio y cariño está incólume, y que tienes un hermano peruano, esperando un día me visites aquí en mi tierra y puedas conocer las maravillas que este país seguro depara.

Hasta la próxima...

El rico folklore latinoamericano para conocimiento de los cantabros

Protagonistas los niños

Nuestros amigos de diversos países Latinoamericanos

Asociaciones de Inmigración de Cantabria
Rafael de la Sierra Presidente del Parlamento de Cantabria

No hay comentarios:

Publicar un comentario