5 mar. 2013

¿Se puede inaplicar un convenio colectivo ya finalizado?


La empresa Trenzas y Cables de Acero PSC SL , perteneciente al Grupo Celsa ha dado por cerrado el “periodo de consultas” por el que pretende inaplicar el convenio colectivo que finalizo el pasado 31 diciembre de la empresa en no menos de siete artículos. Entre ellos la rebaja de  los salarios en un 12% y modificar sustancialmente la jornada laboral. El próximo 7 de Marzo de 2013 a instancia de la empresa se celebrara la mediación - conciliación ante el ORECLA, antes de proceder al Arbitraje que cerrara este proceso.

Amparándose en la reforma laboral la empresa con una rigidez extraordinaria y en el marco de la negociación del convenio colectivo del 2013, ha anunciado literalmente que “no actualizara en las tablas salariales del año 2013 los incrementos establecidos en el convenio para el año 2012, consistentes en el IPC real del año 2012 mas el 0,75 % por lo tanto la compañía, a resultas de sus dificultades económicas y problemas de tesorería, no abonara tampoco las diferenciales de los atrasos correspondientes al ejercicio 2012 y por ende, no efectuara ni procederá a la revisión que se estipula en el precepto legal”.

A esta iniciativa tan radical, se le ha unido la pretensión de reducir las condiciones económicas de los trabajadores en un 12%, y un incremento de 8 horas, mas una bolsa de libre disposición de 24 horas anuales y todo ello amparándose en una supuesta crisis económica que solo se justifica por un fuerte incremento de “gastos financieros” de muy dudosa aplicación a la empresa.

Para el Presidente del Comité de Empresa José Ignacio Boada Campocosio de USO, esta forma de proceder rompe el principio de “buena fe” en la negociación, al globalizar la supuesta crisis de la empresa al conjunto de las sociedades que forman Global Steel Wire S.A. y Barna Steel S.A., que han suscrito un acuerdo de novacion de todas sus deudas financieras, imputado a las sociedades del grupo, el correspondiente contrato de reconocimiento de deuda con las citadas entidades financieras”.

De esta forma TYCSA se ha visto envuelta en una situación de deuda económica que no corresponde a la situación de la empresa que lleva años produciendo y comercializando al cien por cien, principalmente para la exportación. una producción que ahora la empresa para justificar este recorte laboral tan brutal, dice que solo era una “una medida necesaria para no perder cuota de mercado, y generar caja a través de una facturación  realizada independientemente de su rentabilidad”.

El Comité de Empresa es muy consciente que el próximo día 7 de Marzo en el Orecla, se cierra la negociación y se abre - de no alcanzarse un acuerdo - un periodo de conflictividad mucho mas radical que el celebrado hasta la fecha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario