29 mar. 2016

Epilogo 19 Siempre cerca de los trabajadores

  Hasta aquí el inicio y final de un tiempo transcurrido entre los años 1973 y Julio del 2005 -  soy preciso en las fechas por ser final del quinto congreso regional del que fui Secretario General – e inicio de una nueva etapa que nació con dificultades, las mismas que habían arrastrado a la comisión ejecutiva durante demasiado tiempo, problemas de relaciones entre sus miembros, aderezados por otros dirigentes de segundo nivel que acertaron en sus críticas a minar la voluntad de parte de la dirección.

Y cuando los problemas se vuelven insoportables y además afectan a las relaciones humanas la solución casi siempre es buscar a otros dirigentes, en este caso de ámbito nacional, para que ayuden a resolverlos desde la lógica de integración de todos, cosa que en el caso de Cantabria no se pudo lograr por la gestión del supuesto moderador Ladislao Pérez, secretario de organización quien muy pronto tomo partido aislando a los supuestos discrepantes.

Fueron muchas las reuniones que se celebraron, incluso con la presencia del por aquel entonces Secretario General Benito López, la cosa no tuvo solución al final, una Gestora totalmente parcial de la que yo forme parte, fue la que llevo a la celebración del sexto congreso regional.

Y todo esto adornado con una “Resolución” que con muy buenas palabras, intento resolver el grave conflicto, solo conseguido cuando se anuló la capacidad de presentar candidatos a la dirección regional como siempre se había hecho, es decir con candidatura abierta. Para ello en el mismo congreso  de forma bastante torticera se presentaron las correspondientes enmiendas que obligaban a presentar candidaturas cerradas y bloqueadas, situación que evito pudieran presentarse otros compañeros a la dirección, un golpe bajo que en la historia del sindicato en ningún punto de España se había dado nunca, por cierto “actuaciones” que vulneraban de forma radical una de las orientaciones recogidas en aquella Resolución “la normalización de las relaciones en el interno de la ejecutiva y para ello la elaboración de una candidatura y modelo orgánico de consenso”.

Ladislao como principal actor de esta triste historia , quizá con el ánimo de calentar el oído a los unos y a los otros, no dudo en escribir en su resolución de mayo del 2005, por ejemplo la presencia de Agustín y Justino en la ejecutiva regional como miembros “no ejecutivos” pero de importante influencia y control al ser máximos dirigentes de Torrelavega, o la “exagerada influencia dada mi larga experiencia como secretario general”, o el vacio que se produjo en la ejecutiva “cuando Pepe Vía se quito del medio para irse a la confederación”, perlas entre otras, que por alagar incluso intentaban buscar una salida a mi “necesaria renovación”.

Con estos mimbres, lo que había sido un periodo sindical el del quinto congreso, con aciertos y errores, como todo en la vida, se convirtió en algo oscuro y en confrontación. Cuatro miembros de la ejecutiva perfectamente agrupados y dirigidos por el secretario confederal, aprovechándose de una falsa mayoría decidieron “renunciar a desarrollar sus funciones y a dirigir el sindicato a la vez que pedían a la Comisión Ejecutiva Confederal que asumiera la dirección de la Unión Regional hasta la celebración del 6º Congreso”, situación que se resolvió con el nombramiento de una Gestora en Julio del 2005, incapaz de aglutinar las diversas opiniones y sensibilidades del sindicato.

Unos meses antes de la finalización de ese quinto mandato congresual, tuve una reunión con José Vía secretario confederal de acción sindical, quien dijo hablar en nombre de la Confederación, donde quedo muy clara mi disposición a no presentarme de nuevo a cargo ejecutivo alguno, reunión que incluso dio de si, para tratar sobre mi relevo, que según Vía la dirección confederal ubicaba por este orden. Primero Agustín García Benito, segundo José María Mateos y en tercer lugar Mercedes Martínez Zubimendi, una terna con la que yo estaba totalmente de acuerdo, sobremanera con Agustín dirigente del sector de comercio, con importante número de afiliados y presencia en el comité de empresa donde trabajaba.

Pues bien, en apenas un mes de esa reunión, un puñado de dirigentes de la unión comarcal de Torrelavega, en cena clandestina se conjuraron para condicionar la renovación, y lo que debió ser limpio y transparente, se convirtió en algo oscuro y sucio, en un intento por provocar mi aislamiento y   desconfianza en un dirigente fundador del sindicato y con más de cuarenta años de militancia, los problemas hicieron el resto, problemas que bien se pudieron atajar a nada que hubiera sido un poco valiente Pepe Vía explicando en Torrelavega el acuerdo que en nombre de la ejecutiva confederal había llegado conmigo.

Como he comentado anteriormente hasta la fecha del sexto congreso regional en Cantabria, el único sistema de elección para ejecutiva, era el de candidatura abierta, tanto para su elección como para la presentación de candidatos, principio consolidado en todos los estatutos regionales y confedérales desde la fundación del sindicato, pues bien ante el miedo a que hubiera más candidaturas que la oficial y con la aquiescencia, siempre del secretario confederal de organización, una enmienda in voce dentro del propio congreso, bloqueo la presentación de candidatos al obligar a presentarse a través de candidaturas cerradas y bloqueadas, vamos todo un derroche de pluralidad, para lo que debió ser una fiesta democrática convertida en una victoria pírrica, que dejo tocada la organización.

La sinrazón llego incluso a prohibirme dar mi último informe de gestión, nuevamente el miedo a que mi intervención pusiera en peligro la elección de la ejecutiva regional prefabricada por la confederación, provoco que solo pudiera dirigirme al plenario en calidad de asistente al congreso y no como secretario general saliente, una situación que a fuerza de ser sincero debo reconocer que me produjo cierto enojo, porque habían sido muchos años de militancia comprometida y de respeto a la USO que se tiraron por la borda.

Una breve intervención a modo de reflexión fue todo lo que se me permitió hablar en el congreso regional, y una auto limitación por mi parte para no causar más dificultades me llevo a tomar la palabra en el turno de afiliados para destacar entre otros que:

Me hubiera gustado presentar el Informe de Gestión correspondiente al V Congreso Regional, del que fui Secretario General y que transcurrió entre el 5 de Julio 2001 a Julio del 2005,gestión de  un responsable sindical fundador de la USO en Cantabria. No ha sido posible, que le vamos hacer, razones diversas han impedido que tomara la palabra, pero no podía negarme a mi mismo el derecho a despedirme de vosotros,  a despedirme después de 30 años de militancia obrera y de 3 mandatos como responsable máximo del sindicato en Cantabria.

Hoy, finaliza para mi una etapa de actividad sindical en la primera línea, y lo hago con la incertidumbre que siempre se tiene a lo desconocido, y digo desconocido por que no se lo que va a pasar, lo que si se, es que en mi condición de permanente sindical voy a seguir estando a vuestra disposición, Antonio Saiz Pi, trabaja en la USO desde año 1982, y en todos estos años, mi entrega al sindicato ha sido de fiel compromiso, a él le aporte no solo la militancia sino mis conocimientos como Graduado Social, y deseo seguir haciéndolo, porque puedo y debo seguir aportando al conjunto del sindicato lo que precisamente él medio, valores sociales, conocimiento sindical, solidaridad, respeto a la persona, compromiso para con el mas débil, capacidad de lucha reivindicativa, y un largo etc., que siempre le agradeceré.
 
Compañeros y amigos, vaya por delante mi reconocimiento para todos aquellos que nos hemos acompañado en este largo viaje, que es la historia de la USO, para vosotros muchas gracias me habéis dado la oportunidad de trabajar en lo que me gusta, trabajar con lo que me siento identificado,  y porque no decirlo, trabajar en los temas sociales en  al más amplio sentido de la palabra y con ello identificar mi condición moral como persona.


Una intervención en la que no pude valorar la gestión, incluso la desarrollada después de que José Vía abandonara la ejecutiva regional, y resolviera su problema con la Sección Sindical de Solvay. Para sustituirme en el debate de gestión fue eligió a Miguel Ángel González Colsa que tomo la palabra, mas como candidato oficial que como gestor de la actividad sindical de los cuatro años anteriores.

7 mar. 2016

Apartado 18º.- E.F.I.E, y Talleres Canduela

 En el año 1996 el Consejo Regional del sindicato, después de un debate en profundidad sobre la formación profesional y el espacio que podría ocupar la USO en la región, nos decidimos a poner en marcha la Escuela de Formación Integral para el Empleo EFIE, conscientes de las dificultades que esta iniciativa traía consigo.

En primer lugar, para dotarnos de financiación – solo contábamos con un millón de las antiguas pesetas, que nos presto la confederación – y en segundo lugar definir que tipo de formación y especialidades concretas podíamos impartir, todo ello considerando el amplio abanico de centros de formación ocupacional existentes en la región, y sobremanera, la oferta de los sindicatos mayoritarios y patronal que venía de tiempo avalada por acuerdos con el gobierno regional.

Por lo que respecta a la financiación lo resolvimos con Caja Cantabria, gracias a un préstamo de doce millones de pesetas a devolver en cinco años, que sirvieron para alquilar una nave de cuatrocientos metros cuadrados, y aulas en la calle Candina, con las que conseguimos la homologación ante el INEM, y posteriormente por la Dirección General de Trabajo. En cuanto a las especialidades, después de darle muchas vueltas nos decidimos por la fontanería, calefacción, y gas en IG1 y IG2, especialidades que nos generaron cierto reconocimiento entre los profesionales de la construcción - en ello tuvo mucho que ver José Ramón Lavín, a quien agradezco mucho su empeño por nuestro proyecto formativo - y las vinculadas al Medio Ambiente, especialidades que nos parecieron de futuro.

Posteriormente y como complemento a la formación dentro del sector de la construcción, solicitamos con éxito la homologación de centro para la obtención del Carnet Profesional de Instaladores de Gas, que facilitaba el Ministerio de Industria del Gobierno Central, homologación que tenía en exclusiva el ITEC, dependiente del Colegio de Ingenieros Técnicos de Cantabria.

Con estos mimbres nos lanzamos a poner en marcha EFIE, con escasa experiencia y pocos conocimientos técnicos, a no ser los obtenidos del centro de formación de la USO de Asturias. Enseguida nos dimos cuenta que el éxito de nuestro proyecto formativo iba a estar condicionado a los acuerdos que pudiéramos alcanzar con las diversas administraciones de los gobiernos central y autonómico, acuerdos que dependerían en buena medida de las relaciones institucionales que precisamente nunca fueron nuestro fuerte.

En paralelo al centro de formación, creamos Cantuso Sociedad Limitada, una empresa de servicios cuya titularidad era en exclusiva del sindicato, y que tenia entre otras funciones ayudar a los alumnos que finalizaban los cursos a encontrar un trabajo en las empresas privadas que colaboraban con nosotros o en la economía social bien a través del autoempleo o impulsando algún tipo de sociedad laboral.

Si tuviera que hacer un pequeño resumen estadístico y valorativo de EFIE, este no podía ser mas que positivo, fueron  más de 700 los alumnos - durante el tiempo que yo fui secretario general - repartidos en unos 51 cursos los que pasaron por la escuela, que en más del 90% recibieron la calificación de aptos con una inserción laboral alta principalmente en los cursos de Fontanería y Gas, inserción laboral que alcanzo el 68% en los seis meses posteriores al acabar el curso por lo tanto datos y valoración positiva.

Unos años después sin muchas explicaciones, el sindicato procedió a cerrar la escuela, liquidar su patrimonio, despedir a los profesores sin darles razones suficientes en definitiva, dar un salto hacia atrás en la política de servicios sindicales, y todo ello, para al final suscribir un acuerdo de formación profesional con la patronal PYME del Metal para ayudarles a llenar los cursos, en fin decisiones poco discutidas y bastante regresivas para el desarrollo de la organización, pero esto no deja de ser una opinión personal.
 
Con este relato de antiguos hechos sindicales que han marcado bajo mi punto de vista, el devenir del sindicato en Cantabria, me dispongo a modo de epilogo, a contar mi salida del sindicato, que por desgracia no ha estado exenta de confrontaciones, en muchos momentos difíciles soportar, por actuaciones entre personas que provocaron mi distanciamiento en cuanto a su estructura y cuadro dirigente no así entre compañeros y amigos militantes, entre quienes me encuentro perfectamente identificado y en muchos casos a su servicio.

Talleres Canduela

Pero antes de narrar esta ultima parte, permitirme una breve nota sobre algunos asuntos sindicales que actualmente me ocupan y preocupan como el juicio de la antigua Grúas Canduela, todavía en fase de instrucción después de ocho años que se promovió denuncia ante la Inspección de trabajo y fiscalía, denuncias por delito contra los trabajadores y alzamiento de bienes.

Recordar a Talleres Canduela también es recordar la historia de nuestra organización, en esa empresa trabajo uno de los fundadores de la USO Cantabria, Juan José González Salas, que como ya comente anteriormente falleció muy joven, por lo que no participo en los hechos que provocaron el cierre de su empresa.

Traer a estos comentarios sindicales a Talleres Canduela se justifica por los hechos que han ido sucediendo desde 1997 año que fue vendida a Serveis Administratius de Tarragona inicio de problemas y más problemas en su desarrollo como una de las principales empresas de grúas del sector de la construcción, problemas que han tenido a la ingeniería financiera como baluarte a la hora de recoger los importantísimos beneficios que se dieron con el bom de la construcción en España.

Y cuando digo ingeniería financiera me estoy refiriendo, a que por la venta de sus terrenos en episodios sucesivos pasaron al menos nueve sociedades entre inmobiliarias, sociedades limitadas y entidades bancarias, muchas de ellas de apariencia legal pero sociedades instrumentales a la postre, y como empresas de producción industrial ocho, también la mayoría instrumentales, que esperamos  se pongan en evidencia ante el juzgado para que se las pueda condenar y con ello a sus titulares por presunto delito social asumido por la fiscalía, y agencia tributaria entre otros que también se han visto engañados por unos “artistas” que no dudaron después de haber ordeñado a una marca prestigiosa como fue grúas canduela, despedir a la totalidad de la plantilla - sesenta trabajadores – y llevarse todos los activos a distintas empresa de Zaragoza.

Y mientras tanto a la espera del juicio, los trabajadores siguen atentos a las operaciones de compra venta, que sobre los terrenos – 9.500 metros cuadrados calificados de Espacio Terciario por el Ayuntamiento de Santander – se van  producido hasta llegar a su actual titular Construcciones C15 – S.A, quien los ha cedido para su explotación a el Supermercados LIDL, empresa que conoce perfectamente la situación jurídica de los terrenos.

Destacar que la Agencia Tributaria también abrió Procedimiento de Derivación de Responsabilidad Tributaria, declarando que los administradores de estas sociedades encadenadas estaban creando un conjunto de negocios para reducir los activos líquidos a favor de los socios, a traves de cuantiosos gravámenes hipotecarios sobre los terrenos y sede de la actividad, actuación administrativa que demuestra que no solo los trabajadores han sido agraviados en sus derechos sino la propia administración con el engaño tributario.


En mi calidad de asesor sindical desde el principio me he sentido vinculado a este grave conflicto, la USO no solo tenía afiliados entre los despedidos sino representación sindical en el Comité de Empresa lo que nos obligaba al asesoramiento y en buena parte representación de los trabajadores, por eso no dudamos en presentar denuncias ante la inspección de trabajo, juzgado de lo social y fiscalía general de Cantabria, actuaciones que esperemos sirvan para que el juzgado pueda dictar sentencia a favor de los trabajadores y contra los empresarios una sentencia ejemplar que no les permita cometer actuaciones como las que he comentado.

5 mar. 2016

Algunas cosas cambian y otras no tanto

Desde hace algun tiempo vengo recibiendo informacion de la Seccion Sindical de USO del Ayuntamiento de Santander que deseo compartir con todos vosotros.
Buenos días, compañeros:
Empezamos con una noticia, que además de llenarnos de júbilo y alborozo, estará fresca y presente en la mente de todos: ¡por fin hemos cobrado la parte pendiente de la paga extra de 2012! Se ha hecho de rogar un poquito, y a pesar de las rotundas afirmaciones de nuestros compañeros de CSIF, ese dinero no llegó a engordar nuestras cuentas corrientes durante el mes de febrero. Pero bien está lo que bien acaba; a pesar del retraso seguimos valorando su titánico esfuerzo, y como no somos rencorosos aún se lo agradecemos igualmente. Bueno, quizás un poquito menos.
También queremos hacernos eco de una noticia que aparece hoy mismo en prensa: el ayuntamiento anuncia la construcción de un edificio de siete plantas destinado a acoger servicios municipales en el solar de la calle Paz. Esto facilitará en muchos casos la atención al ciudadano, además va a mejorar las condiciones laborales de numerosos compañeros, y desde USO se lo queremos agradecer a la corporación. Pero estas mejoras tardarán en hacerse efectivas un par de años, y no hay que perder de vista los problemas urgentes, como por ejemplo la reparación de la cubierta de la casa consistorial. Después de protagonizar la campaña electoral, pasó a dormir el sueño de los justos hasta que USO llamó la atención sobre el tema en diciembre del año pasado. Entonces el consistorio anunció en la prensa el comienzo inminente de las obras, pero parece que, para el cabildo, “inminente” no tiene el mismo significado que para nosotros, así que hemos pedido a la Junta de Personal que eleve una solicitud de información a la alcaldía en aras de la claridad lingüística.
El último tema que abordamos se refiere a la circular del servicio de Inspección, Evaluación y Calidad de la que os hablamos hace poco más de un mes, la que se refería al desempeño de funciones de superior categoría. Desde USO hemos podido comprobar que las viejas costumbres no han cambiado, y que sigue habiendo servicios en los que algunos trabajadores llevan a cabo funciones de superior categoría por sistema, sin recibir el complemento correspondiente. Por ejemplo en la red de bibliotecas, donde los vigilantes llevan muchos años ejerciendo labores correspondientes a los auxiliares de bibliotecas. Por eso hemos remitido un escrito al concejal de personal en el que solicitamos que se les reconozca el derecho a percibir el complemento correspondiente a todos los trabajadores que están en esa situación.
Ya veis que en esta casa hay temas recurrentes, que nos vemos obligados a abordar una y otra vez con la esperanza no ya de que nos hagan caso, sino que por lo menos no se les olviden.
Seguiremos informando, hasta pronto.