17 abr. 2019

Ya estamos en campaña política



Es la hora de las promesas, el momento de contar a los cántabros que va a ser de nosotros en los próximos cuatro años, promesas y mas promesas que esta vez se ven aderezadas por la aparición en escena de nuevos contendientes, el PRC y VOX que se afanan, desde posiciones diferentes, en ofrecernos propuestas “salvadoras”. 

El regionalismo con iniciativas nada novedosas, y empeñando su compromiso libre de las ataduras de los partidos nacionales, al menos hasta que se celebren las elecciones autonómicas no vaya a ser que necesite de alguno de ellos para que siga gobernando Miguel Ángel Revilla, que entonces ya veremos,  y Vox con las esencias rancias de un tardo franquismo perfectamente superado por el devenir de la democracia.

Y como prometer cuesta poco, quizá sea el momento de recordar principalmente al PSOE  los compromisos que adquirió con los cántabros con motivo del frustrado debate de presupuestos nacionales, y al PP que durante meses nos estuvieron bombardeando de promesas y recetas salvadoras por parte del ínclito Iñigo de la Serna, dos partidos que hicieron del “tu mas” la estrategia central en los últimos meses de legislatura.

Como no recordar, el debate sobre la financiación del Hospital Marqués de Valdecilla, los famosos 22 millones de euros para 2019, o la revalorización de las pensiones para más de 126.000 cántabros, o la supresión del copago farmacéutico a los pensionistas, que en el caso de nuestra región iba a beneficiar a 95.557 el 18,49% de la población, promesas que todavía colean y que son fruto de oferta electoral como estamos viendo en estos días.

Algunas otras promesas sí que parece han quedado resueltas por los últimos consejo de ministros en los “viernes sociales”, compromisos que en el debate político regional también ocuparon su espacio y que es justo recordar, por ejemplo la cotización de las cuidadoras y cuidadores no profesionales a la seguridad social, el subsidio de desempleo para los mayores de 52 años, del que se están beneficiando unos 1.543 cántabros, o el premiso de paternidad entre otros, iniciativas no exentas de bronca política pero que ya formaban parte de la agenda del gobierno.

Pero quizá el mayor debate político y con ello las mayores promesas de los partidos a los cántabros fueron las vinculadas a la política de infraestructuras en carreteras y ferrocarril. El ex delegado del gobierno y hoy candidato socialista a presidente de Cantabria Pablo Zuloaga, lo primero que hizo nada más tomar posesión del cargo, fue presentar una lista a modo de resumen de lo mucho que perdíamos los cántabros al no prosperar los presupuestos nacionales, 83,1 millones de euros en inversiones en carreteras que afectaban a la A – 67 en los ramales de acceso al puerto de Santander y Sierrapando – Barreda, y otras obras de mucha importancia local.

Con la aparición del PRC en escena el debate sobre ferrocarriles está cogiendo mas auge si cabe, principalmente por el impulso al ferrocarril con Bilbao, un debate que siempre ha estado cruzado con el AVE a Reinosa y que no acaba de estar claro al menos el momento de su ejecución. Me llama la atención que esta propuesta ferroviaria al país vasco no haya sido incorporada en los dos planes de desarrollo regional que hoy están en debate político, uno de ellos elaborado a instancia del Gobierno Regional y otro por la CEOE de Cantabria, en ambos se pasa de soslayo esta apuesta regionalista que según dice el PRC goza de todos los beneplácitos del Partido Nacionalista Vasco en el Gobierno Autonómico.

Lo que si fue fruto de compromiso político y que esperemos se cumpla  - al menos por el PSOE – es la inversión mínima de 85,5 millones, en ferrocarriles para diversas obras y especialmente en la que afecta a la alta velocidad entre Palencia y Nogales-Aguilar-Reinosa.

Pero esto no ha hecho más que empezar hoy son elecciones al parlamento nacional, mañana lo serán al parlamento regional, municipal y europeo, dos meses llenos de discusión política y enormes necesidades en múltiples materias, pero con una asignatura pendiente, definir el papel que juega nuestra región en el conjunto del estado español y en la Unión Europea, asignatura que requiere de fuertes consensos entre los partidos políticos y fuerzas sociales de Cantabria, instrumentos para apoyar el consenso parece que existen con las propuestas de desarrollo estratégico elaboradas por el Gobierno y CEOE hasta el año 2030, voluntad para ello se la presume, veremos si son capaces de consensuar una estrategia de mínimos y arrancar de una vez por todas hacia el camino tan cacareado del nuevo patrón de crecimiento regional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario