5 feb. 2011

La reforma de las pensiones, es igual a la impotencia sindical


Dice la USO y no la falta razón “que la reforma aprobada por el Gobierno es innecesaria y no servirá para cumplir los deberes señalados por las instituciones europeas de reducir el déficit público al 3%”.

Que el Gobierno para conseguir ese objetivo “debería tomar otras medidas, empezando por poner coto a las inmensas cantidades de dinero que está destinando a sanear el sistema financiero”, que no parece tener calo y en esto da igual que sean bancos de toda la vida y/o cajas de ahorros de “todos” reconvertidas a negocio privado y sostenidas definitivamente, por el dinero de todos, que además se debería “poner límites al endeudamiento de las administraciones públicas, recortando los gastos innecesarios” que quedan mas que en evidencia cuando se habla de las autonomías y del gasto vergonzoso que hacen de ellas sus gestores. Sin estas medidas, entre otras, dicen los de la USO que esta reforma solo quedara en un parche que volverán a pagar los de siempre, los trabajadores.

De nada ha servido la huelga general del pasado 29 de septiembre, al contrario, su fracaso y generación de impotencia sindical, ha sido uno de los detonantes mas claros, para que los sindicatos mayoritarios UGT y CCOO hayan tenido que ir corriendo a la moncloa, a tragar con todo lo que el gobierno ha propuesto, mas allá de pequeños maquillajes, ya previstos en la mesa de negociación y que han provocado la extensión definitiva de la edad de jubilación a los 67 años y el computo de la base reguladora a 25 años.

Por eso no es de extrañar que las organizaciones empresariales, y los dueños de los bancos entre otros, se hayan apresurado aplaudir esta bajada de pantalones sindical, que ahora el gobierno presentara como mejor triunfo en el debate parlamentario de la reforma de las pensiones, y que al final, mucho me temo que sólo conseguirá rebajarla, poner mas dificultades y más años para conseguirla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario