20 feb. 2013

Stefanie Claudia Müller es corresponsal alemana y economista


He recibido de mi amiga Carmen Torcida, un artículo de Stefanie Claudia Müller corresponsal alemana en España, que analiza con acierto, la situación en que se encuentra nuestro país, empezando por esa visión “mentalidad de fiesta” con la que parece nos ven algunos ciudadanos de países europeos, presididos por la apisonadora “canciller Merkel”. 

Dice Stefani que España no debería recibir más dinero sin que se cambie a fondo el sistema político y económico, hoy en manos de una oligarquía política aliada con la oligarquía económica y financiera, y sin que se aumente la participación ciudadana real en las decisiones políticas, y abunda mas apostando por la necesidad de “ reformar a fondo la administración de las comunidades autónomas y los ayuntamientos, en su mayoría en bancarrota y completamente fuera de control, a quienes les imputa, dos tercios del gasto público,  - 234.000 millones - en condiciones de despilfarro y corrupción totalmente inaceptables.

Las razones verdaderas de la crisis del país, nada tienen que ver con salarios demasiado altos ―un 60 % de la población ocupada gana menos de 1.000 euros/mes―, pensiones demasiado altas ―la pensión media es de 785 euros, el 63% de la media de la UE-15― o pocas horas de trabajo. La razón de la enfermedad de España es un modelo de Estado inviable, fuente de todo nepotismo y de toda corrupción, impuesto por una oligarquía de partidos en connivencia con las oligarquías financiera y económica, y con el poder judicial y los organismos de control a su servicio. En España no existe separación de poderes, ni independencia del poder judicial, ni los diputados representan a los ciudadanos, solo a los partidos que los ponen en una lista.

Afirmaciones rotundas que ponen a nuestro país muy lejos de la democracia participativa, la solvencia económica, limpieza y honradez política, que nos hacía creer esa casta política que hoy está en el mas absoluto descredito, al que se unen, las entidades bancarias con sus sinvergüenzas e intocables banqueros que se están aprovechando de millonarias ayudas, en vez de abrir las puertas de los bancos de par en par para ser investigados por la UE.

Dice Stefani que en España se tiene que cambiar más que cortar gasto social, que hay otros gastos infinitamente más relevantes que se deben eliminar, porque no se puede permitir por más tiempo el nivel de corrupción, y menos aún a 17 regiones funcionando como estados independientes, con todos los organismos multiplicados por 17, creadas específicamente para ocultar deuda y colocar a familiares y amigos sin control ni fiscalización alguna, y mucho menos la corrupción tan escandalosos, incluso en el propio Gobierno, que uno solo puede llegar a una conclusión: el dinero de Europa no puede ser manejado por personas tan increíblemente venales.

Concluye la ilustre corresponsal, afirmando que resulta “frustrante que a causa de este sistema oligárquico nepotista y corrupto se destroce talento y creatividad y que ahora muchos jóvenes se vean forzados a trabajar fuera, muchos en Alemania. Esa situación nos ha llevado a una distribución de riqueza que es de las más injustas de la OECD. La antaño fuerte clase media española está siendo literalmente aniquilada.

Resumiendo: no es una falta de voluntad de trabajo, como se piensa tal vez en algunos países del norte de Europa, lo que hace que España sufra la peor crisis económica de su Historia. Es un sistema corrupto e ineficiente. La crítica del Gobierno alemán y sus condiciones para un rescate de España se deberían concentrar en la solución de esos problemas. En caso contrario, solo conseguirán que una casta política incompetente y corrupta arruine a la nación para varias generaciones

No hay comentarios:

Publicar un comentario