17 oct. 2013

Por las reformas democráticas

Recuperar la confianza en las instituciones, en los partidos políticos y las  organizaciones sociales, se ha convertido en una prioridad para la democracia que no puede demorarse por mas tiempo, que requiere de medidas concretas, y fácilmente revisable por los ciudadanos en general. USO, consciente de esta obligación se ha puesto manos a la obra y presenta en su congreso confederal, una batería de medidas con las que se siente comprometido.  

No es de extrañar que el sindicato en primer lugar reivindique “un  cambio  de  la  actual  normativa  electoral, para que las  organizaciones  políticas  y  sindicales  que  hoy  se consideran minoritarias, puedan competir  en igualdad de condiciones”, solo, desde el respeto a la pluralidad cabe la transparencia y la participación de todos, no hacerlo nos llevaría a mas de lo mismo, es decir, a mas desprestigio de las instituciones hoy secuestradas por los mayoritarios.

En este orden, y con los mas que numerosos escándalos que tenemos en España, se hace necesario que la ley de transparencia lo sea de verdad, para que “el  origen  y  el  destino  de  los  recursos  económicos  de  las  organizaciones  políticas,  sindicales  y  sociales  sean  ejemplares  y  trasparentes” para que si alguien mete mano a los dineros públicos, se le pueda “suspender del  ejercicio  del  cargo  público, si fuera el caso, desde el mismo momento en que se le impute, y por supuesto que no puedan presentarse  como candidatos a las elecciones generales, autonómicas y municipales en  las listas de ningún partido”.

Seguro que este debate congresual dará mucho de si, los sindicatos, por desgracia, están también en el punto de mira de ese desprestigio social. La tramitación de los eres en andalucia, la utilización de los dineros públicos para comilonas, los gastos injustificados, y el enriquecimiento de algún que otro sindicalista, - que de todo hay - nos ha puesto en el ojo del huracán, por lo tanto el congreso debe ser valiente a la hora de calificar los hechos delictivos y apostar fuerte por la transparencia ofreciendo desde el principio su contabilidad y gestión de los dineros públicos para que se puedan revisar en cualquier momento.  


Son muchos los años que USO tiene de limpieza y honradez como para que ahora por un falso corporativismo quedemos sepultados en la contradicción. El sindicalismo es necesario, pero el sindicalismo de verdad, limpio y en manos de sindicalistas honrados, todo lo que no sea así, que los trabajadores y la sociedad lo retiren y por supuesto caiga sobre ello el peso de la justicia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario