26 ago. 2014

Una Visión Estratégica para Cantabria

No existe organización política, sindical, social que se precie que no tenga un plan de empleo, industrial, de reactivación económica – llámese como quiera – con el que se pretenda  resolver los problemas de la región, comarca, localidad, etc. En todos los lugares en los que los números del paro superan  la media regional crecen las iniciativas y propuestas en las que se desgranan soluciones para resolver la situación, sin embargo, en la mayoría de los casos estas ideas no van acompañadas de propuestas financieras.  
 Hemos  tenido todo tipo de planes de empleo firmados por el gobierno regional de turno, los sindicatos y la patronal y todos ellos hasta hoy han demostrado escasos resultados. A pesar de contar con los avales correspondientes y el beneplácito de los actores sociales, pasado un tiempo, hemos visto como eran criticados incluso por los firmantes; cuando no dormían el sueño de los justos en algún despacho. Sin embargo, y pese a ser conscientes de su fracaso, se han empeñado en seguir lavándoles la cara insistentemente.
 Ahora le toca  el turno a Torrelavega, dispuesta a diseñar su plan de Empleo e Industrialización. En esta ocasión participarán instituciones locales, patronal, algunos sindicatos y la cámara de comercio que según parece hace de anfitrión y sustituto de la gran patronal.   Como siempre  la Universidad se ha sugerido un buen paquete de medidas que, sin duda, si hubiera financiación suficiente ayudarían a resolver la gravísima crisis de empleo local.
 No habrá que menospreciar tales esfuerzos, pero tampoco conviene olvidar que ya trabajó otra mesa de reindustrialización que por causas diversas no fue suficientemente atendida.
 Tampoco lograron captar el interés de la administración   los trabajos del Consejo Económico y Social, que  en el año dos mil analizaban con detalle “una visión estratégica para nuestra región” y unos años después un informe estratégico para la industria de Cantabria. En este último, ya se alertaba de los problemas que iban a afrontar las industrias cántabras, especialmente las de Torrelavega. Además, se planteaban un conjunto de medidas  que de haber sido atendidas adecuadamente, nos habrían ahorrado algo del trabajo que se está planificando nuevamente.
Consultas a expertos, debates, mesas redondas acerca del suelo industrial, las infraestructuras y las telecomunicaciones, la gestión del agua, el gas y la electricidad, las relaciones Universidad-Empresa, la captación de inversiones y la internacionalización de las empresas y por supuesto, las estrategias sectoriales de desarrollo industrial como factor de negocio. ¿Qué quedó de todo ello.
Se ofrecieron como conclusiones pautas por las que caminar con la mira puesta en dar una salida definitiva a Cantabria., estrategias para sectores como metal, mecánica, automoción, química, iniciativas en relación a la formación profesional, así como las acciones tecnológicas de los instrumentos que por aquel entonces tenia operativo el gobierno de Cantabria.
 El informe se abría al futuro de la región con tres propuestas: la apuesta por la Industria Agroalimentaria como lugar de encuentro para la producción, transformación, conservación, preparación y acondicionamiento de los productos agroganaderos; la Industria Sanitaria como referente el Hospital Universitario Marques de Valdecilla, y la Biotecnología y su aplicación en el sector de la salud, las prótesis, farmacia, etc.
 Pero por aquel entonces nadie  hablaba de la crisis económica  y las soluciones de futuro quedaban relegadas a mañana, mientras las inversiones en el ladrillo dieran buenos beneficios.
 Me temo que el proyecto que se lanza ahora va a ser más de lo mismo. Deberíamos dejar de dar vueltas en redondo, ya que los   problemas regionales están mas que analizados. Quizá habría que empezar de una vez por todas a poner en marcha proyectos específicos y evitar las confrontaciones políticas ineficaces.  Sentar las bases de estrategias de futuro tiene que hacerse desde la escucha y atención a las propuestas ofrecidas por los actores sociales y no a partir de propuestas espontáneas, elaboradas coyunturalmente. Eso no resolverá el futuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario