7 ago. 2015

Ayer y hoy, de la política industrial de Cantabria

Del fibroyeso de GFB a las estufas de Néstor Martín han pasado apenas ocho años, un período de excesiva improvisación y nefasta gestión de los políticos regionales, que han querido poner en estas empresas el embrión de la nueva política industrial, fracasada ( al menos hasta estos momentos ) con algún que otro tinte dramático por lo que afecta a los trabajadores. 

Cuesta pensar en una nueva política industrial para Cantabria en general y para Torrelavega en particular, con estos ejemplos que sólo han aportan fracasos y demandas judiciales contra sus gestores. 

Y en eso estábamos, quitándonos de encima la historia del fibroyeso, imposible de sacarle una mínima rentabilidad a precio razonable, con importantes miembros del gobierno contra las cuerdas, y Sodercan reducida a la nada y engañada por el amigo americano de Costa Rica, unos gestores actualmente evadidos, a quienes la crisis de su empresa no pareció afectarles, cuando se repartían salarios millonarios, y gastos de representación generosos con los mas de 40 millones de inversión pública imposible de recuperar, y lo que es peor 77 trabajadores una vez más en el paro, cuando nos llegó Nestor Martín. 

Otra empresa producto de la originalidad política esta vez del ex presidente Nacho Diego condenada a pasar por los tribunales a sus gestores y por lo visto a la directora general de empleo del gobierno anterior, a quien se la acusa de haber regalado títulos de formación profesional a diestro y siniestro, y a la que tampoco le ha faltado financiación regional 18 millones mal gastados y tres más de los trabajadores quienes llevarán al juzgado a sus dueños por delitos de administración desleal, apropiación indebida y falsedad documental, vamos lo mismito que a GFB, salvando las distancias. 

No me extraña que los trabajadores de Nestor Martin estén mas que cabreados. Se les vendió una oferta de trabajo que ahora esta en el alero - a la espera de que el gobierno  ponga un poco de luz y dinero para salvarla,  - con muchas dificultades añadidas a las judiciales, incluidas las de mercado que según se dice afectan a la propia marca (Energ Trade Invest Lux S.aR.L) que ahora les pone límites para su utilización, incluida su caducidad para final de este año. 

Todo parece que la justicia será quien ponga la ultima palabra sobre este asunto de delitos añadidos a la mala gestión y administración de los recursos públicos, pero mucho me temo que no será suficiente, el nuevo Parlamento Regional ya esta tardando en nombrar una comisión de investigación para conocer con detalle las decisiones tomadas por el gobierno anterior, y no se trata según mi opinión de venganza alguna por lo que se hizo con el fibroyeso, se trata de poner blanco sobre negro la gestión de los políticos, para que aprendan de una vez que las decisiones que se toman sobre las empresas, inversiones, etc, afectan directamente sobre los trabajadores y los ciudadanos que pagan sus impuestos, y que los fracasos cuando son delictivos mas, tienen responsabilidades mas allá de las meras administrativas y políticas con las que quieren justificarse en demasiadas ocasiones, y no me estoy refiriendo a corrupción alguna sino decisiones fallidas tomadas por ellos. 

Ahora tenemos un nuevo Gobierno Regional, un nuevo consejero Francisco Martin, que todos miramos con mucho interés, avalado por el Presidente Revilla de quien ha dicho no solo confiar, sino de su excelente formación y gestión anterior, por eso no seré yo quien le juzgue por los éxitos y fracasos en estas empresas, sino por el inmediato futuro de la industria de Cantabria. Afrontar Sniace, Nestor Martin, o los rescoldos de GFB y otras que esperan sus decisiones en la UVI, no pueden ser condicionante de aceptación y/o rechazo de este gobierno y menos a corto plazo, se trata de restaurar en lo posible las que puedan tener una mínima viabilidad pero mirando al futuro, la industria de Cantabria corre serios riesgos y requiere de nuevas propuestas que las modernicen y hagan competitivas y eso tiene que ver con los recursos económicos hoy escasos. 

Al Gobierno de Cantabria no solo le corresponde ayudar económicamente a las empresas en la medida de sus posibilidades, sino poner medios, iniciativas, plataformas y relaciones institucionales en los mercados donde nuestras industrias puedan ser competitivas y no a quedarse trabada en la política de lo inmediato, consciente de su mas que incierto futuro, por mucho que nos pese.

1 comentario: