18 feb. 2016

Apartado 17º.- Sotermun Cantabria con los más necesitados

Jose Maria Mateos Lopez
Con cuarto congreso regional en el año 1997, pusimos en marcha nuestra ONG Sotermun en Cantabria, fue una iniciativa cargada de ilusión que se le encargo a José María Mateos López, por aquel entonces Secretario Regional de Acción Social.

Sotermun en muy pocos meses se abrió camino en un mar de ONGs, que tenían experiencia en el desarrollo de la solidaridad, sobremanera en la relación con las diversas administraciones a la hora de presentar proyectos solidarios para su desarrollo en los países menos favorecidos, por lo tanto el compañero Chema, no solo tuvo que impulsar nuestra iniciativa sino abrirse un espacio de reconocimiento oficial a través del también escaso bagaje de Sotermun en el ámbito nacional.
 
A la USO la gusta decir que “ Sotermun es el alma solidaria del sindicato” y que con ella se esta devolviendo la colaboración que recibimos en su momento de los otros sindicatos cuando la USO empezaba su implantación y desarrollo en los tiempos previos a la democracia, solidaridad y colaboración que preferentemente se desarrollaba con la Central Latino Americana de los Trabajadores la CLAT.

A los pocos meses de la constitución de Sotermun el compañero Chema, fue nombrado Presidente de la Coordinadora de las ONGs de Cantabria, y miembro de la Coordinadora Estatal de ONGD, cargos que ocupo durante unos cuatro años que sin duda nos ayudaron a conseguir importantes proyectos de solidaridad internacional a pesar del poco tiempo que veníamos funcionando.

Fyesta por la Integración
La Republica Dominicana, Honduras, Colombia, Ecuador, y Chile fueron los países en los que Sotermun actuó económicamente a través de proyectos presentados ante el Gobierno Regional y Ayuntamientos de Santander, Torrelavega y Renedo. Alrededor de 30 millones de las antiguas pesetas fue la cantidad que conseguimos durante aquel mandato congresual y que fueron destinados a la puesta en marcha de una planta de repostería en Republica Dominicana, al cultivo del café y a la construcción de una carretera en un humilde poblado – Aldea Pelón – en Honduras, en Colombia colaboramos con la creación de un centro de formación para niños de la calle, a Chile mandamos tres cooperantes que llevaron la bandera de Sotermun y Cantabria durante algún tiempo, y con motivo del huracán y tornado Mitch que asolo Honduras, la solidaridad, esta vez en forma de juguetes, para los niños, que ayudaron a ser un poco menos triste aquellas navidades de 1998.

Fue un periodo muy gratificante, la sede del sindicato se convirtió en el lugar de encuentro de la solidaridad internacional en Cantabria, todas las ONGs, se reunían a debatir los proyectos, las iniciativas de sensibilización, campañas sociales, la política de relaciones institucionales, y como no, también las intrigas propias de las ONGs que de todo hubo en aquel momento convulso que le toco dirigir al compañero Chema en su calidad de Presidente.

Aquellos inicios de Sotermun pronto fueron reconocidos, por el Secretario General Adjunto de la CLAT Enrique Marius, Acacia F. Victoria, Directora Ejecutiva de la IÑACDE – CLAT y Manuel Zaguirre, en una visita al Consejero de Economía y Hacienda Rafael Gutiérrez y al Alcalde de Santander Gonzalo Piñeiro, que nos abrió muchas puertas, a la vez que se dieron muchas explicaciones sobre el uso de los recursos económicos que habíamos mandado a los países latinoamericanos, pero sobremanera, explicaciones de tranquilidad tras comprobar la solvencia de la CLAT a la hora de rentabilizar socialmente los dineros que salían de nuestra región. Para nosotros fue un impulso muy importante estábamos empezando y recibir a los dirigentes de la Central Latinoamérica de los Trabajadores la CLAT con implantación en toda américa latina no dejaba de ser una enorme satisfacción.

Mas tarde y al final de la etapa de José María Mateos López como responsable de Sotermun en Cantabria, vendría una fuerte campaña a favor de la ayuda económica con Argentina, proyectos como “Creciendo desde el Pie” nos llevaría actuar en la creación de un taller de costura para madres adolescentes y victimas de la violencia, en la puesta en marcha de un taller de artesanía en cuero para adolescentes, o una fabrica para la elaboración de mermeladas en conserva y mieles de fruta para familias con escasos recursos entre otros, proyectos solidarios coincidentes con el fin del mandato del quinto congreso en el año 2005.

No quiero finalizar este apartado aunque sea brevemente sin comentar las celebraciones en torno a lo que vinimos en llamar “Festival por la Integración”, unas jornadas festivas que quisieron ser un referente para la USO en su afán de acercase a los trabajadores inmigrantes de nuestra región principalmente latinoamericanos..

USO a través de Augusto Ávila Callao responsable por aquel entonces del Departamento de Inmigración, durante algún tiempo centro su trabajo en torno a la potenciación de los colectivos inmigrantes fomentando la puesta en marcha de asociaciones que tenían en la sede del sindicato el punto de encuentro para sus reuniones, iniciativa, que fue valorada positivamente por el área confederal de inmigración, pero que no tuvo el respaldo suficiente en la USO de Cantabria, solo el compañero José María Mateos López y yo mismo, dedicamos esfuerzos a esta tarea, mientras que otros miembros de la ejecutiva regional estuvieron bastante al margen de estas iniciativas de integración, no es motivo de este relato valorar comportamientos personales, pero en honor a la verdad tengo que decir que esta importante actividad social debió de ser mas asumida por la organización.
Augusto Avila Callao

Por lo tanto no fue de extrañar que en poco tiempo, con el cese de Chema como responsable de acción social, estas asociaciones fueran abandonando la USO y con ello la importante actividad social que el sindicato estaba desarrollando, solo durante algún tiempo se mantuvo el asesoramiento estrictamente laboral de aquellos inmigrantes que por cierta inercia se fueron acercando a las “oficinas”.

Craso error el que cometió el sindicato no apoyando esta estrategia de servicio social a los compañeros inmigrantes, eran trabajadores con las mismas necesidades que los demás, trabajadores que en muchos casos compartían tajo con afiliados al sindicato, quizá con alguna que otra necesidad administrativa vinculada a permisos de residencia, agrupación familiar, gestión de permiso de trabajo, etc. necesidades perfectamente asumibles por la USO a nada que se hubiera puesto un poco de voluntad y solidaridad por parte de algunos dirigentes, que lejos de apoyar lo que hicieron fue el vacio, la crítica mordaz incluso me atrevería a decir discriminación.


Fyesta por la Integración
Fueron unos años de mucha actividad social la que personalmente mas allá del cargo, ejecuto el compañero José María Mateos López, y lo quiero ensalzar por lo injusto de las decisiones que posteriormente tomo la ejecutiva del sexto congreso regional, dirigido por Mercedes Zubimendi y posteriormente Miguel Ángel González para con él, fueron demasiados desmanes que incluso le llevaron a sufrir una sanción de dos años de pérdida en su condición de militante, agresión intencionada que posteriormente puso en su sitio el juzgado de lo social declarando nula la sanción. Y buena parte de ello por apoyarme en un momento de cierta discusión sobre la elección de mi relevo como secretario general. De verdad que Chema de ninguna manera se mereció este escarnio, por eso vaya mi reconocimiento personal no solo a un trabajo viene hecho, sino por la amistad que siempre nos hemos tenido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario