7 jun. 2019

Policía Local de Santander


Como es posible  que el Ayuntamiento de Santander y más en concreto su Concejal de Personal y Protección Ciudadana haya metido en tal lio a los 19 policías locales concediéndoles un arma y las funciones propias de policía, cuando su condición según todos los informes lo eran en calidad de “aspirante a policía local”.

Como es posible que después de situaciones similares en las que el ayuntamiento ha procedido a otorgarles funciones ajustadas a su condición de aspirante, haya interpretado a su capricho las normas que hoy pesan sobre los afectados y el propio ayuntamiento. Porque si, el ayuntamiento ha tenido aspirantes a policía en diversas ocasiones aspirantes que estando pendientes para ser declarados “aptos· han ejercido funciones de auxiliares por el tiempo que haya mediado la selección para cubrir la plaza y la finalización del “Curso de formación Teórico Practico”.

Sin ninguna duda, alguna explicación deberá dar el Ayuntamiento de Santander, explicaciones mas allá del desconocimiento de las normas reglamentarias y algún que otro informe, del Jefe de la Policía Local que a la luz de esta situación, mas parece haber sido elaborado a la medida para aprovecharse del momento electoral que hemos pasado.

El relato de los hechos ponen en videncia situaciones bastante esperpénticas y de responsabilidades compartidas que deberían quedar claras, incluso con alguna que otra dimisión, porque ya me dirán como es posible que desde diciembre pasado hasta mayo no se hayan dado cuenta de la metedura de pata y con ello, la grave situación en que han puesto a los policías aspirantes. Alguna explicación debe tener tanta ineficacia, a mi solo se me ocurre que la electoral, quedar bien para ganarse un puñado de votos y una foto a los medios de parte del Concejal Nalda y la alcaldesa en funciones.

Un concejal que de su mano mayor se ha puesto a interpretar las normas en base a un supuesto agravio comparativo entre la “policía local de Santander y la de los funcionarios en prácticas de las fuerzas y cuerpos de la seguridad del estado” a quienes según parece se les permite portar armas, pues si este es el caso, porque la policía local va a ser menos, para el concejal un carnet profesional y todo arreglado a la calle a patrullar.

Y en este baile sin sentido, por si fuera poco la Delegación del Gobierno, entretenida en pedir explicaciones e informe varios, la guardia civil a quien no le acaba de cuadrar la presencia de los policías en la sala de tiro, con un armamento de la que es competencia exclusiva, el Gobierno Regional y por último, la abogacía del estado al más alto nivel para deshacer el entuerto, que vaya usted a saber, donde va acabar. Por lo pronto, devolviendo el arma y buscando acomodo a los policías aspirantes hasta que puedan hacer el curso de formación teórico – práctico, vamos como se ha hecho toda la vida, en qué manos estamos.

NOTA- Con fecha 6 de Junio la concejala en funciones del partido OLA Cantabria, Cora Vielva Sumillera  ha presentado ante la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia un escrito en el explica con detalle todo lo acontecido hasta la fecha sobre este asunto, pidiendo se investigue y se actué como en derecho proceda, veremos como acaba este asunto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario