22 abr. 2010

Vayan al Museo Marítimo y a comer, al menos una vez

El pasado domingo nos alcanzo la hora de la comida cerca del Museo Marítimo del Cantábrico (vamos en la playa de los peligros) y como la gazuza cuando aprieta, es que aprieta de verdad, nos decidimos mi mujer y yo entrar a comer en el restaurante del museo, y con ello, concedernos una polémica que nos ocupo parte de la tarde. Y como quiera que no quedo claramente resuelta, me permito compartirlo con ustedes, por si lo consideran de algún interés, o es simplemente una forma de hablar a las tontas y a las locas, sin mas importancia.

Quiero aclararles que la polémica tiene que ver con el precio final del menú del restaurante que a la postre nos costo diecisiete euros, per - cápita, aunque como regalo me invitaron a visitar el museo previo pago de seis euros que posteriormente fueron detraídos del precio final del menú. Hasta aquí todo perfecto, el museo se lo merece y la cocina tiene su calidad, pero no se muy bien porque me acorde de que yo ya había estado en el museo y aunque no me importo volver a visitarle me surgió la duda de cómo actuar cuando otro día quiera volver a comer en ese restaurante y no quedarme con la cara de tonto cuando el camarero me pida la entrada para dejar la factura en los once euros finales.

Mi mujer me dijo que tenia dos posibilidades, la primera volver a visitar el museo, colocarme debajo del cachalote y la ballena para la foto de rigor y a comer, o pasar del museo y considerar maravilloso el menú como para abonar los diecisiete euros de rigor.

Vamos un lió, a no ser que seas turista y te hagas un combinado de museo y comida que en ese caso seguro que saldrás muy contento, porque habrás visitado un magnifico museo, comido un plato del día económico y de calidad, atendido por muy buenos profesionales.

Bueno en cualquier caso ya son tres veces las que he estado en el museo y lo recomiendo, aunque todavía no me he aclarado, si voy por el museo y la comida, o solo por la comida y el marco incomparable, y en este ultimo caso, bueno seria que abrieran una puerta de acceso directo al restaurante, si existe yo no la encontré.

1 comentario:

  1. Digamos que 17 euros por menu, a poco que tenga una buena relación calidad precio, no es malo ir al menos una vez cada dos meses. Teniendo en cuenta que escribes en un blog y eres de Santander, se te ocurrira, viendo (una vez mas) el museo, algún tema de la tierra, interesante. Como bien, no caro, llego a ser un experto en el museo maritimo, hago participe a los demas de mis ideas y ese dia nadie se molesta en preparar la comida. Creo que "debes ir a comer al museo más amenudo. Fede

    ResponderEliminar