7 may. 2014

La justicia es lenta, pero hasta cuando

Los trabajadores de la antigua grúas Canduela, no solo están a la espera de que el juzgado declare la responsabilidad de las sucesivas empresas – hasta ocho – por las que han pasado hasta llegar a Aplicaciones Matarraña quien los despidió improcedentemente por delito contra los trabajadores y alzamiento de bienes, sino por las sucesivas operaciones de carácter inmobiliario que sobre los terrenos se han venido sucediendo.

Porque si afectos laborales por fabricación y venta de grúas se han cometido delitos, no ha sido menos los producidos sobre el solar y naves de 5.390 metros cuadros convertidos hoy en un espacio terciario sobre el que se está instalando el supermercado LIDL.
Estos terrenos de forma fraudulenta y en aparentes  operaciones inmobiliarias de compra y venta con empresas en algunos casos totalmente ficticias han pasado:

La primera operación la realiza Canduela S.A. empresa familiar, mediante escritura pública de fecha 22 de mayo, de 1997, vende a Serveis Administrativus G.SA. las naves industriales y empieza un proceso de ingeniería económica cuyo objetivo era separar de la producción propiamente dicha los solares para futura venta aislada de responsabilidad laboral.

La segunda se produce el 30 de julio de 1998, por aportación de capital, Serveis Administrativus GSA. transmite a Iraundi Quince S.L., las naves conjuntamente con una hipoteca de 200 millones, empresa que se había constituido seis meses antes el 9 de Enero de 1998, nombrando como administrador a José Antonio Sánchez Floiran quien a su vez también es administrador único de la sociedad Bolsa de Sociedades Urgentes SL y de la sociedad Obi Dieciséis S.L., entidades relacionada con IRAUNDI QUINCE, S.L. como socios constituyentes.

Destacar que la Agencia Tributaria abrió un Procedimiento Derivación de Responsabilidad Tributaria, declarando que, los administradores de Canduela estaban creando un conjunto de negocios jurídicos para reducir los activos líquidos de la mercantil a favor de los socios mediante operaciones de autocartera sobre las acciones, estableciendo un cuantioso gravamen hipotecario sobre los terrenos sede de la actividad para desvincular la titularidad jurídica de las marcas “Canduela” y “C Canduela para ello se utilizaron las mercantiles como Iraundi Quince SL, Obi Dieciséis SL (titularidad de las acciones de la anterior)y Bolsa de Sociedades Urgentes SL (titular de las acciones de Iraundi Quince SL y Obi Dieciséis SL), CF. Celtiberica SA, por la que pasaron temporalmente la (titularidad de las acciones de Canduela SA, todo ello con la complicidad necesaria de Serveis Administrativus AG SA”.

La tercera actuación inmobiliaria de los terrenos, se realiza el 16 Agosto del 2000 entre la empresa Iraundi Quince SL representada por José Antonio Sánchez Florián quien vende por importe de 305 millones de pesetas a Diversifranco S.L domiciliada en Madrid y representada como administrador único por José Julio Antón Franco, quien posteriormente sería nombrado  Administrador Único de las sociedades Torres Ferricas SA y Torres Ferricas Montajes, también condenadas en el Juzgado de lo Social que fueron utilizadas como empresas de producción y venta de las grúas.
Como cuarta operación Diversifranco representada por José Julio Antón Franco vende a Last Summers, también domiciliada en Madrid y representada por José Luis Modrego Muñoz por un importe de 300 millones de pesetas.
La quinta operación inmobiliaria se realiza en Santander  en Diciembre del 2013 entre Last Summers, SL, Bancantabria INV. S.A. y Real de Piasca, operación que según  Registro de la Propiedad le otorgan pleno dominio de las naves a Bancantabria Inversiones quien a su vez formaliza con Real de Piasca Promociones Inmobiliarias SL una póliza de Contrato Mercantil de Arrendamiento Financiero – Leasing.
Para que todo quede redondo por esa misma fecha se firma un contrato de arrendamiento entre Real de Piasca Promociones Inmobiliarias SL con Torres Férricas S.A empresa también condenada por el despido de los trabajadores y que a la fecha era quien fabricaba las grúas.

La sexta actuación de compra venta se realiza entre Real de Piasca Promociones Inmobiliarias SL y Gilro S.L en noviembre del 2006, por Inmaculada Ponce Moreno, gravando la operación con una “hipoteca a favor de Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Huelva y Sevilla en garantía de 3.800.000,00 euros cuenta bancaria que se abre un mes antes a nombre de Gilro y Fabrica Española de Gruas Torre, también condenadas por el despido de los trabajadores.

Con este afán de tapar responsabilidades empresariales se utilizan personas, insolventes o sin formación empresarial alguna. En este orden la citada Inmaculada Ponce Moreno, resulta “ser ama de casa” y hermana de Juan Carlos Ponce Moreno, administrador de la empresa Proyectos de Calderería Aeronáutica, que absorbería temporalmente a los trabajadores Torres Férricas para posteriormente pasar a Aplicaciones Metalúrgicas Matarraña, también condenadas ante los despidos de los trabajadores. 

Por séptima vez, al menos hasta la fecha y que se conozca la Finca de Canduela “aparece inscrita a favor de C-15 S.A con domicilio social en Madrid, operación que se hace en Febrero del 2007, gravada con una hipoteca a favor de Banco Español de Crédito SA en garantía de 3.800.000,00 euros de principal.

Y ahora aparece la empresa LIDL instalándose en este solar, que nos imaginamos pudiera desconocer los detalles de esta lista de operaciones fraudulentas que nacen prácticamente de un delito en la operación de compra venta a la que se han sumado multitud de operaciones inmobiliarias de ingeniería financiera.


Por parte de los trabajadores estamos en disposición de facilitar a esta empresa toda la información que precise, pero también decir que estamos decididos a llegar hasta el final incluso por la vía penal contra todos los que hubieran colaborado con este delito social y alzamiento de bienes. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario