10 mar. 2015

Pacto por el Empleo del Ayuntamiento de Santander.

No firmes el Plan de Empleo del Ayuntamiento de Santander, y veras que pronto sales de la lista de entidades sociales subvencionadas por la administración.

Este, podría ser el mensaje dirigido a un buen numero de las treinta y dos entidades sociales, que han firmado el pacto por el  empleo del ayuntamiento, muchas de ellas a priori ajenas a la promoción del empleo, a no ser que el alcalde Iñigo de la Serna, quiera computar también en su lista de aciertos los puestos de trabajo que gracias a las subvenciones que reciben estas entidades puedan crear. Entiendo que solo así, sumando y sumando pudieran tener entrada en este tipo de iniciativas algunas entidades firmantes.

Hasta la fecha, la concertación regional estaba en manos del gobierno regional, empresarios y sindicatos mayoritarios, que año tras año, coincidiendo con el debate y aprobación de los presupuestos regionales se sentaban de tirón y elaboraban un pacto por empleo, le echaban unos euros al asunto y mientras todos salían contentos, el gobierno regional de turno, se aprovechaba del mismo para exhibir ante la oposición como mejor argumento para la gestión de la política social y de empleo.

Y en esto estábamos hasta que Ignacio Diego con su mayoría absoluta llego a la conclusión de que no merecía la pena tanto lio, y salvando algunas que otras formas, renuncio a su elaboración y/o seguimiento, pasando los trastos a los ayuntamientos por si ellos pudieran necesitar políticamente este tipo de iniciativas.
Primero fue el Ayuntamiento de Torrelavega, quien intento la concertación local, iniciativa fracasada, a pesar de haber contado previamente con otros acuerdos pactados por diversas organizaciones sociales y sindicales, hasta culminar, en lo que se vino en llamar la “”segunda industrialización de Torrelavega”, iniciativa que fue suscrita por veinte instituciones y entidades de diversa representación entre las que figuraban ayuntamientos de la comarca, asociaciones sociales, patronales, comerciantes, el sindicato USO y partidos políticos, formando un bloque de cierto interés al que esta vez, no se le unieron, ni el partido popular y con ello el gobierno regional, ni los sindicatos mayoritarios.

Con ello lo que pudo ser un gran pacto comarcal y reivindicativo por el empleo , quedo en una mera propuesta, que duerme el sueño de los justos, en cajones municipales y en algún que otro despacho para ser usado como reproche político cuando corresponda.

Ahora le ha tocado el turno al Ayuntamiento de Santander, quien con una magnifica puesta en escena –estuvo el presidente de Cantabria Ignacio Diego - ha firmado su pacto por el empleo, aunque sin la presencia de los sindicatos mayoritarios, y partidos políticos de la oposición (PSOE y PRC) que por motivos varios, y muy a destiempo decidieron no echar la firma al plan y con ello dejarle bastante tocado de cara al futuro.

Me ha llamado la atención, la referencia que hace el Diario Montañés, a las conclusiones del diagnostico previo del Plan de Empleo, de su lectura, se podría desprender que lo hecho hasta la fecha en materia de generación de empleo ha servido de poco, que los recursos invertidos en el fomento de la política de emprendedores - actuación estrella del gobierno regional – no ha cubierto los objetivos deseados, y que es ahora con esta nueva iniciativa, que se abre la verdadera política generadora de empleo.

Desconocimiento generalizado entre la mayoría de los firmantes en materia de “innovación”, ineficacia en la ejecución de las “políticas activas de empleo”, la “formación no ha estado cumpliendo su función de soporte de la empleabilidad”, nula “visión general en torno a la orientación laboral” y por si fuera poco, falta de “cultura emprendedora”, son algunos de los argumentos sobre los que los redactores han elaborado este plan de ciento sesenta medidas, con las que se ha comprometido, el alcalde de Santander y el gobierno regional, en este momento a punto de perder su liderazgo regional y con ello el poder político para llevarlas a cabo.

Entonces que se esconde en este extraordinario Pacto de Empleo, a mi modo de entender, una mera oferta electoral, estamos en campaña y todo vale para conseguir votos, y ahora toca hablar de empleo y hacerlo ante los 15.000 parados de Santander y 11.000 de municipios de su entorno, a quienes se tiene que convencer para que vayan a las urnas y vuelvan a votar a la derecha.


Y si no fuera así, solo me cabe hacer una pregunta, ¿ si tan eficaces y baratas (7,5 millones €) son las propuestas generados de empleo, por qué no se han hecho antes?, ¿donde ha estado el presidente regional y alcalde en los últimos años?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario