7 sept. 2015

Apartado 7º.- Haciendo memoria “Así empezó todo” Las adhesiones a la USO

 En el transcurso de los años al sindicato, se le unieron diversos colectivos y sindicatos de trabajadores, que ampliaron la afiliación a la vez que aportaron dirigentes y pensamiento ideológico para el desarrollo de la organización en Cantabria, compañeros que no solo hicieron más grande al sindicato, sino que  de alguna manera le “obligaron” adaptarse a nuevas situaciones, tanto para los que se incorporaban como para los que, les recibíamos.
 
Si tuviéramos que poner orden a esta relación de colectivos y sindicatos, tendríamos que situar al SOAS (Sindicato Obrero Autogestionario de Solvay), como primer referente de ello. Este sindicato de ámbito de empresa se integro en el año 1978, después de haber concurrido a las primeras elecciones sindicales en la empresa Solvay, con un magnífico resultado de cuatro miembros en el comité de empresa, compitiendo con UGT, CCOO  y la propia USO que solo obtuvo un representante.
 
El SOAS estaba dirigido por los compañeros Cesáreo Sotorrios y Juan Carlos Gutiérrez Torre quienes a su vez estaban vinculados a HOAC y más en concreto al Movimiento Obrero Autogestionario.
 
Julian Gomez del Castillo
Cuando tuve la oportunidad de hablar con Juan Carlos sobre este importante episodio sindical me dijo que el componente ideológico de aquel entonces “socialismo autogestionario”, presidía toda la actividad del SOAS, por eso no tuvieron muchas dificultades para alcanzar la integración en USO, nuestros estatutos Confedérales y Carta Fundacional recogían ampliamente este objetivo, alcanzar una nueva sociedad donde el Socialismo Autogestionario fuera una realidad y hacerlo a partir de los trabajadores, jóvenes hijos de aquellos que lucharon por la libertad contra la dictadura de Franco.
 
Sus interlocutores de USO fueron Álvaro Oreña, Ángel Méndez y Rufino Castañeda, ellos como ya comente anteriormente, no solo compartieron el importante momento de la integración sino fueron entre otros, los orígenes de la USO en la Comarca del Besaya.
 
Prácticamente en el mismo momento de la integración del SOAS a la USO, se produjo en Solvay  una de las mas importantes movilizaciones sindicales, que puso a prueba la coincidencia de estrategia y de acción sindical de ambas organizaciones, una huelga de 41 días por la que se reivindicaba entre otras cosas, la homologación de salarios y condiciones laborales y sociales, entre las diversas  plantas de Solvay en España, conflicto que requirió de estrategias unitarias y que cerraron todavía mas la unidad sindical, entre amabas organizaciones.
 
Juan Carlos recordaba con enorme cariño la solidaridad de los trabajadores  de Cantabria durante el conflicto  “nos enviaron dinero que ayudo mucho a nuestra pelea sindical” y que fue reintegrado a la bolsa común para que otros trabajadores en otros conflictos se pudieran apoyar, conflicto que duro demasiado y que requirió de estrategias novedosas para los “nuevos sindicatos”.
 
Jose Luis Lastra LLata
Traer a la memoria de USO este pasaje tiene su importancia, porque, los dirigentes sindicales de Solvay enseguida asumieron la importante misión de implantar el sindicato en la comarca, y con ello por mucho tiempo la simultaneidad de responsabilidades y cargos, lo que a la larga condicionaría la acción sindical del conjunto. Este sin duda fue el caso de los compañeros de Solvay, que durante demasiados años marcaron el devenir el sindicato desde la sección sindical.
En 1978 se produjo la integración regional en la USO del MOA (Movimiento Obrero Autogestionario), organización, que no tenía un perfil clásico de sindicato, sino que respondía mas a un movimiento obrero de pensamiento cristiano dentro de la iglesia católica, organización que pronto se abrió un pequeño espacio en el sindicato desde el área de formación, especialmente entre los compañeros de Torrelavega, muy receptivos a las charlas y debates de Benigno Ortiz y Gertrudis Barriuso entre otros.
El líder del MOA a nivel nacional Julián Gómez del Castillo - militante muy reconocido entre los trabajadores - fue quien después de un amplio debate entre sus afiliados y simpatizantes decidiera integrar su organización en la USO descartando otras opciones como la UGT, que por aquel entonces se empeñaba en demostrar que nuestro sindicato estaba vinculado a la UCD. El tono agresivo e infundado de este sindicato ayudo mucho a que Gómez del Castillo se decidiera por nosotros.
Pero el colectivo más importante que se vinculo a la USO sin duda fue la Central de los Sindicatos Independientes de Cantabria, en el año 1979, integración que genero dentro de la USO un enorme debate sobre el perfil ideológico de algunos de sus dirigentes. Por aquel entonces el sindicato había decidido a nivel nacional abrir la organización a estos colectivos, que de forma desestructurada se habían implantado en las empresas y sectores una vez desaparecido el sindicato vertical.
Su implantación competía con la USO en muchas empresas, sin que nos separaran posiciones insalvables en la mayoría de los casos, por lo tanto, salvar estos obstáculos “supuestamente ideológicos” fue el principal problema que se encontró el sindicato, y que necesito para su resolución la intervención directa de la Confederación a través del compañero Ismael Montero, quien a la postre presidiendo el II Congreso Regional, hizo posible con sus buenos oficios,  convencer a los unos y a los otros de esta importante integración.

Acto de fusion de SITA con USO
Por aquel entonces el pensamiento político de USO, tropezaba con algunos  dirigentes de estos colectivos, que proviniendo del sindicalismo vertical  -  que impero en España durante cuarenta años de dictadura - era la antítesis de lo que la USO de Cantabria  quería para sus filas.
En los Consejos Regionales de aquel entonces, era habitual el debate entre los dirigentes de USO reafirmando sus posiciones de “Autogestionarios y Socialistas” y la replica desde el colectivo independiente - representando por Fernando Cortines – que se empeñaba en recordarnos que “el sindicalismo no tenia porque ser ni socialista ni marxista, ni capitalista, solo de clase” argumentos, hoy perfectamente superados, que chocaban una y otra vez, que fueron resueltos por una comisión compuesta por USO, MOA y el Colectivo Independiente, demostrando que las diferencias estaban mas en las opiniones personales entre dirigentes, que entre los propios afiliados a las diversas organizaciones.
Un Consejo Regional celebrado el 8 Marzo de 1980, pudo elegir una ejecutiva regional de integración en la que todas las posiciones quedaron comprometidas, y que finalmente cerró el II Congreso Regional. Esta ejecutiva estuvo integrada por Juan José González Salas como Secretario General, Martín Mora, de Organización, Ladislao Pérez Acción Reivindicativa, José Vía de Formación, José María Mier Secretario de Sectores Específicos, José Luis Lastra de Economía, José Ramón Sobremazas Secretario de Acción Sindical, Domingo López García Información y Prensa, Clemente García Abad Secretario de Empleo, Fernando Cortines Alonso Secretario de Política - Sindical
El referente más importante – al menos para mi - del colectivo independiente fue José Luis Lastra, compañero muy comprometido con todas las responsabilidades que asumió, y quien hizo posible se salvaran muchos de los escollos que se abrieron por aquel entonces, su decisión personal de asumir el cargo de Secretario de Económica y Finanzas, durante tiempo, y en la Comisión de Garantías, ayudo mucho a ello. Pero es de justicia también el recordar, a otros compañeros de los “Independientes”  - que era como se les llamaba por aquel entonces – quienes haciendo muchas veces de tripas corazón, soportaron reproches innecesarios de quienes desde USO se consideraban en posesión de las esencias de la izquierda sindical, y que el tiempo en algunos casos demostraría mas bien todo lo contrario. Domingo López, José María Mier, Clemente García Abad, Iluminado Martínez, Fernando Cortines, entre otros, fueron de esos militantes comprometidos que hicieron mas grande el sindicato en afiliados y representación.
Seccion Sindical ASI-RBET-USO
Posteriormente vendrían otros sindicatos, con miras a estrategias vinculadas a las elecciones sindicales, en diversas empresas de nuestra región, como el Sindicato Independiente de Trabajadores de Aspla (SITA-USO) liderado por José Oyarbide, el Sindicato Independiente de Trabajadores de Bridgestone (SITB-USO),el Sindicato Independiente de Funcionarios de Cantabria (SIFCA-USO) y más recientemente el Sindicato Independiente de Trabajadores de Nissan, y la Asociación Sindical  Independiente Robert Bosch (ASI-RBET-USO) que nació como rechazo a la “doble escala salarial” firmada por los sindicatos mayoritarios en la empresa, la USO fue el vehículo que los trabajadores utilizaron para resolver -  incluso judicialmente - esta agresión salarial a los más jóvenes.

Sin duda la estrategia de abrir la USO a los colectivos independientes bajo mi opinión,  fue muy acertada y en buena medida inacabada. Todavía quedan colectivos al margen de la USO esperando que el sindicato sea generoso para con ellos, representando muy dignamente a funcionarios y trabajadores en general.

No hay comentarios:

Publicar un comentario