13 may. 2013

El Padre Oliva: La mejor tradición jesuita en Paraguay.

El Padre Oliva y Manuel Zaguirre
En una emision de radio en Paraguay

Manuel Zaguirre*

El Padre Oliva es un jesuita nacido en Sevilla-España que lleva más de 50 años en Paraguay al servicio de los más pobres, que son allí amplia mayoría, y denunciando los atropellos y abusos de los más ricos, aplastante minoría.

El Padre Oliva es odiado literalmente por oligarcas y corruptos, esos que no toleran “que los curas se metan en política…”, es decir, que denuncien las políticas embusteras y justificadoras del delito y la corrupción.

Por ello, el Padre Oliva sufrió represión y exilio en la época siniestra del dictador genocida Alfredo Stronesner. Y no tuvo siempre la comprensión y el amparo de la cúpula eclesial paraguaya. Nunca le importó, volvió siempre a su tierra adoptiva y a su querida gente paraguaya a cuya liberación dedica su vida íntegra.

Si tomamos como referencia la magnífica película “La Mision”, el Padre Oliva sería una fusión completa de los jesuitas que interpretaban Jeremy Irons y Robert de Niro.

El Padre Oliva tiene un programa radial de lunes a viernes en “Fe y Alegría”, la emisora de la Compañía de Jesús que se escucha en todo el Paraguay. Siempre que estoy allí me dedica un gran espacio. A veces todo el espacio disponible, Y llama la gente a debatir con el Padre o el entrevistado. A veces he entrado en su programa por teléfono desde España.
El Padre Oliva ha trabajado incansablemente, proféticamente, por la unidad de las fuerzas progresistas ante las Elecciones Presidenciales y Parlamentarias del pasado 21 de Abril. Su división ha confirmado, tristemente, lo esfuerzos y la lúcida visión del Padre Oliva.

El Padre Oliva no me ha entrevistado esta vez en “Fe y Alegría” con ocasión de mi estancia en Paraguay como observador internacional ante las elecciones. Me han entrevistado sustitutos y amigos de él y mios: Pedro Parra y Raul Montero. Porque el  Padre Oliva está hospitalizado desde hace algún tiempo atacado por el maldito mosquito del dengue, una plaga que se ensaña contra los pobres y sus difíciles condiciones de vida y salubridad.

Fui a visitar al Padre Oliva al hospital unos minutos. Estaba abatido pero su mirada era intensa y viva, como siempre. Y le salía aún el acento andaluz al hablarme de sus inquietudes y esperanzas  sobre el futuro de Paraguay. Y rugía literalmente para que los líderes de las fuerzas progresistas se unan cuanto antes tras las elecciones ya que no fueron capaces de hacerlo antes…

El Padre Oliva pasa con holgura de los 80 años y está  acompañado permanentemente en el hospital por gentes sencillas que le quieren de verdad, muy jóvenes algunas de ellas.

El Padre Oliva es un ejemplo a imitar de coherencia y autenticidad de vida en este universo de mediocridad y vacío que pretenden que asumamos como inevitable.

*Militante de USO y SOTERMUN      (Abril 2013)

No hay comentarios:

Publicar un comentario