24 sept. 2014

28 millones para los ayuntamientos y 4000 parados menos.

A que me suena esto. A lo que hizo el PSOE tiempo atrás, convencidos de que medidas como las que ahora proponen los populares, paliarían la crisis, medidas que fueron criticadas hasta saciedad por el PP, dejando incluso en el ridículo, obras y servicios que los ayuntamientos hicieron, a la espera de mejores momentos.

Como se nota que estamos en la cuenta atrás de las próximas elecciones, y que todo, lo que se va hacer a partir de ahora, se tendrá que anotar en el haber político, para aquello de los votos.

Según parece, lo que toca en Cantabria, es poner bálsamo a las malas relaciones que muchas corporaciones locales tienen con el gobierno regional, y para ello bueno será una oferta de empleo totalmente precario, que al menos ayude por seis meses a reducir la tasa de desempleo, y  restar unas décimas la enorme tasa desempleo 20%, que desde hace años viene soportando Cantabria.

La prestación de servicios, dirigido a los mas vulnerables, la conciliación y a las zonas natura 2000, entre otras, van a ser el destino de estos dineros - incluido el estratégico y comprometida Comarca del Besaya - que mucho me temo, servirá de bien poco, como de poco sirvió también las otras ayudas, que al inicio  de la crisis pusieron en marcha los socialistas, en aquel entonces, destinadas prioritariamente al sector de la construcción, que se hundió y que actualmente por mas de las buenas palabras sigue hundido.

Salvando las distancias, y dando por buenas las manifestaciones del presidente Diego, en cuento a la limpieza en el reparto de las ayudas, llama la atención en primer lugar, la integración del Plan Reindustrialización de la Comarca del Besaya – pendiente de que se pongan de acuerdo los promotores – en la partida de los 28 millones de euros, cantidad insuficiente para resolver también el grave problema de Torrelavega que con una tasa de desempleo del veintisiete por ciento mas de seis puntos por encima de la media regional y el cincuenta por ciento sin prestación alguna deberían tener unas ayudas, mas menos similar a la cantidad global que ahora el presidente Diego pretende repartir por todo Cantabria.

Y en segundo lugar la ausencia de los sindicatos en la gestión y reparto de las ayudas. Que yo sepa el Gobierno, sigue manteniendo el dialogo social abierto, con los agentes sociales, dialogo social que cuando le interesa al presidente lo convierte en agua de borrajas, como en este caso donde la foto le saca bonito.

Menos es nada, las ayudas aunque se venden con demasiado adelanto sean bienvenidas. Cantabria no solo necesita de nuevas ideas, y ciertos riesgos empresariales a la hora de las inversiones, sino de políticas novedosas y con futuro y para eso tenemos al Gobierno Regional que hasta la fecha lo único que esta haciendo, según mi opinión es copiar mucho de la gestión del gobierno anterior, y culparle de todos los males.


Que le vamos hacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario