28 abr. 2015

"Sito", el castellano leal


Por Manuel Zaguirre
Veinticuatro horas exactas desde que salí de casa hasta que volví, en Barcelona. Deducidas las 12 del viaje en tren, quedaron las suficientes para cumplir una misión en Burgos: Decirle “hasta siempre” a “Sito”, que yacía tranquilo “la barba canosa y lacia, metido en tosco sayal…”, darle dos besos a Isabel, su compañera y esposa de toda una vida, una mujer y una militante de planta entera, “la loba” que la llamaba “Sito”, sin que ella lo supiera, cuando quería significar lo mucho que la quería, lo mucho que la admiraba, lo mucho que le debía, lo mucho que la temía cuando hacía alguna trastada, por sobredosis de militancia normalmente … y saludar a algunos compañeros y compañeras de los buenos tiempos.
 
Sí, me refiero a Luis Ausin Portal, “Sito” para todo el mundo, que se nos fue el pasado 24 de Abril, cuando la primavera ya se afianza aunque a la climatología de Burgos eso no le afecta mucho. Obviamente, me lo habrán oído mil veces, no ha muerto ni morirá mientras perdure en la memoria y el cariño de cuantos nos beneficiamos de su proximidad y testimonio de vida, que somos multitud por cierto.
 
En el camino de ida, mientras el tren traspasaba la madrugada como al inicio de este viaje perpetuo desde finales de los 60, me alcanzó para recopilar 42 años de la vida militante de “Sito”, a la que la mía se anexa en gran medida.
 
Era también primavera y el tren nos llevaba a Burgos, desde San Sebastian entonces, a Susperregui y a mí. Era 1973. Mi primera hija estaba llegando, el TOP pedía penas de 12 y 13 años de cárcel para 10 militantes de la forzosamente ilegal USO, yo entre ellos, “por asociación ilícita en grado dirigente”. Íbamos a intentar arrancar la USO en Burgos a partir de algunos contactos en la JOC (Juventud Obrera Cristiana) que nos había pasado Esmeralda, una compañera del sector sanitario en Guipuzcoa.
 
Tuvimos contactos con gente de mucha valía, Esperanza, Luis, qepd… Pero la cosa no arrancó hasta unos meses después cuando “Sito”, Servando, “Fonta”,  entre otros, no decidieron implicarse a fondo y organizarnos una asamblea de la JOC, creo que en un centro parroquial del barrio de Gamonal, que ya era muy emblemático hace 42 años…
 
En aquella asamblea, unos 200 jóvenes militantes, estaba el nuevo Movimiento Obrero y Sindical de Burgos, una provincia cargada de futuro entonces dada su fuerte e incipiente industrialización… Allí empezó la historia y ya no se paró. Con ese liderazgo fuerte, diverso abarcativo, de “Sito”, Servando, “Fonta” y otros, la USO era ya el sindicato mejor posicionado en todo el entorno industrial de Burgos cuando llegó la libertad sindical· en 1977. “Sito” la lideró en el ámbito provincial hasta que se echó a la espalda la tarea titánica de liderar la coordinación y consolidación de la USO en Castilla y Leon… la región natural más extensa de la Unión Europea y en una USO que era tal vez de las organizaciones sindicales más pobres de Europa…
Su última, extensa e intensa etapa militante la vivió “Sito” en la USO de La Rioja, donde realizó un trabajo de altísimo valor gerencial e ideológico al frente de la formación sindical y profesional. No me cabe la menor duda que con gente como “Sito” al frente la formación profesional en España no hubiera sido el lodazal que ha puesto bajo sospecha a todo el mundo, sindicatos gordos y patronales en especial.
El compañero Julio Salazar, actual secretario general de la USO, siendo secretario general en La Rioja, tuvo el privilegio de contar con “Sito” tras haber trabajado estrechamente con él en la USO en Burgos y en Castilla y Leon.. El compañero Javier Martinez Miguel, actual secretario general, disfrutó también ese privilegio.
Obviamente, “Sito” ocupó siempre plaza visible, comprometida, crítica, dinámica, en las instancias de dirección de la USO confederal, la Comisión Ejecutiva y el Consejo Confederal.
Voy concluyendo. Imagínense lo que pudimos llegar a compartir “Sito” y yo en las tres primeras décadas de intensa actividad en espacios comunes: reuniones, movilizaciones, la primera gran marcha minera de Villablino a Madrid, cursos y seminarios, misiones de implantación, campañas electorales, algunos eventos internacionales … y, por supuesto, algunos momentos de desboque como aquella vez que él y Servando se empeñaron en traerme a Madrid tras cenar en Burgos al cierre de una jornada de trabajo allí. Una vez dimos cuenta del chocolate y los churros  en la San Ginés, a “Sito” no se le ocurrió otra cosa que llamar desde el teléfono de mi despacho a Isabel, clareando ya el día… Durante años me hizo la misma broma: que le dolía el oído del golpetazo que dio Isabel al colgarle el teléfono…
Lo dicho, “Sito”, que muchas gracias por tu trayectoria y testimonio de vida, por tu lealtad y tu coherencia con valores humanos fundamentales y permanentes, que muchas gracias por toda la leña que me diste en la cancha común de nuestra querida USO, esa leña me ayudaba a esmerarme en la tarea, por tu carácter asombroso forjado entre la férrea adustez castellana y la pícara sorna levantina o andaluza … No sé si estuve a tu altura, “Sito”, pero como tú intenté siempre servir a las clases trabajadoras, que nos parieron, con lealtad a nuestras ideas y hacerlo sin causar quebranto consciente al instrumento que elegimos para ello, la USO. Ojalá yo pueda iniciar el último viaje como lo has hecho tú: Intacta la dignidad y las convicciones, dejando una estela de cariño y reconocimiento, con el carnet de la USO y SOTERMUN en el bolsillo y al corriente el pago de las cuotas …

Hasta siempre, “Sito”, compañero de verdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario