23 jul. 2015

Entre amigos y bailes latinos

Un año mas los amigos de la academia de baile ALPA, nos fuimos de fiesta a celebrar el verano, entre el son cubano, los ritmos latinos  y el tango argentino que de todo hubo.
Alicia y Paco prepararon el “fotocol” entre sorpresas varias previas a la comida que nos hizo reír un buen rato entre chanzas y posturas varias a la foto de rigor, del maestro Miguel “de la privada” encargado también de la buena música.
Y ahora permitirme este pequeño comentario para los que todavía no habéis empezado a bailar. Nosotros disfrutamos con el baile, hacemos amigos y compartimos especialmente los fines de semana y en nuestras clases haciendo ejercicio sano, bailando y escuchando bonitas canciones.
A ello te invitamos a pasarlo, muy bien, a disfrutar en grupo, a bailar tango y ritmos latinos, para ello ponte en contacto con esta página web http://www.antoniosaizpi.es/ y con nuestros profesores cafetango@hotmail.com  aliciaperezgallegos@hotmail.com que con mucho gusto te responderán a todas tus preguntas. Y a los amigos milongueros y salseros, que paséis un buen verano, pronto volveremos a encontrarnos entre cortes y quebradas de la música del 2X4, nos espera el tango y  milonga.

15 jul. 2015

Primera condena para los directivos de la antigua Grúas Canduela.

“El Juzgado de lo Penal nº 2 de Santander ha condenado al administrador único de las empresas Torres Férricas y Torres Férricas Montajes (la antigua Canduela de Peñacastillo), José Julio Antón Franco, a siete meses de cárcel y multa de 350.000 euros por un delito contra la hacienda pública por fraude en la declaración del impuesto de sociedades del año 2004. A ello se une una indemnización por la misma cuantía a la Agencia Tributaria (AEAT), personada en el proceso como acusación particular, indemnización de la que la entidad Torres Férricas es responsable civil subsidiario, tal y como consta en la sentencia de primera instancia”.
Primera de la sentencias que pone al descubierto las sinvergüencerías que se estuvieron haciendo en la antigua Grúas Canduela, también con los trabajadores que mantienen abierta reclamaciones ante el Juzgado de Instrucción Nº 2 de Cantabria, a la espera de que se celebre el juicio por delito contra los trabajadores y levantamiento de bienes entre otras reclamaciones.
Llevamos mucho tiempo esperando que la instrucción del caso concluya, para poder demostrar que en esta empresa se ha producido todo una suerte de delitos consecutivos a través de empresas superpuestas que han ido evadiendo impuestos y patrimonio con inmobiliarias entre otras para especular con los terrenos de la antigua empresa.  
Nos alegra que la Fiscalía haya señalado en la reclamación por delito tributario, “que en Torres Férricas, se ha desplegado una doble vía delictiva, vinculado a una importante defraudación de IVA con un procedimiento de alzamiento de bienes, que ocasionó, no solo un relevante perjuicio para la administración tributaria, sino también para los propios trabajadores de la mercantil, que fueron despedidos”.
Este argumento centrara buena parte de la reclamación de los trabajadores, que pudieron comprobar como camiones desvalijaban la empresa trasladando a Zaragoza, grúas acabadas y demás patrimonio el día siguiente a que fueran despedidos los trabajadores, sin indemnización alguna.

10 jul. 2015

Apartado 3º.- Haciendo memoria “Así empezó todo” Y de pronto Unión Sindical Obrera

Mi profesor de Psicología Social del Trabajo, en la Escuela de Graduado Social, Mario Gutiérrez Barbero me invito la Semana Santa del año 1973 a un viaje a Madrid a conocer a una gente que a la postre serian militantes de la Federación de Partidos Socialistas y de USO
Recuerdo que durante el camino hicimos una parada para recoger a Ramón Carrancio, quien durante algunos años, compartiría militancia sindical en la USO, para posteriormente tomar el camino del movimiento vecinal y político.
Sin saber muy bien lo que iba a pasar al menos yo, en un viaje totalmente novedoso para un joven de 20 años que hasta la fecha su mundo sindical se movía entorno a un grupo de curas obreros, y la asistencia a reuniones que se convocaban  en la HOAC y JOC, entre otras, acabamos en un bar en los alrededores de la Estación de Atocha, un bar que no tenía ninguna característica que hoy pueda destacar, donde unos paisanos jugaban a las cartas y bebían unos chiquitos de vino, totalmente ajenos a la causa por la que nosotros estábamos allí, al menos eso es lo que a mi me pareció.

Recuerdo que estuvimos esperando pacientemente durante algún tiempo, hasta que un buen señor se acerco a nosotros nos pregunto si éramos los de Santander y nos hizo pasar a una trastienda que tenia el bar detrás de una puerta perfectamente camuflada con una barrica, allí estaban mas compañeros de otras provincias, y dirigentes políticos de la Federación de Partidos Socialista, y de USO, se trataba de una reunión de captación, donde te ponían al día y te lanzaban a la militancia, me imagino que después de cierto conocimiento de las personas que allí estábamos, desconozco quien hablo por nosotros, aunque me imagino que lo hizo bien por lo bien que fuimos recibidos.

De la reunión entre el miedo que tenia y lo mucho que hablaban aquellas personas no recuerdo gran cosa, lo único que recuerdo claramente es que después de aquella larga tarde/noche, las últimas palabras fueron para decirnos que en los próximos días recibiríamos una llamada telefónica de unos compañeros de Bilbao, ellos nos indicarían lo que teníamos que hacer. Y así sin mas después de bastantes horas nos fuimos a dormir a la ciudad universitaria al Colegio Mayor Juan XXIII, alguien había reservado para nosotros la cama, un colegio mayor al que volvería al cabo de los años cuando celebramos nuestro Iº Congreso Confederal en el año 1977.

Y como estaba previsto sin apenas pasar un mes nos llamo Bonifacio Rojo, Secretario General de USO en el País Vasco, con quien contactamos en el atraque de las lanchas de los diez hermanos en el paseo marítimo, después de un breve saludo nos entrego una caja de cartón cargada con folletos de propaganda de la USO, y adiós parís que se quedo sin gente, vuelta al nerviosismo y a la gran pregunta “ahora que hacemos con esto”.

Recuerdo que Mario Gutiérrez Barbero tenia un pequeño local en general dávila, y allí fue donde  llevamos la propaganda haciendo durante algún tiempo de aquel local nuestro cuartel general. Allí celebramos las primeras reuniones clandestinas en las que nosotros también hacíamos lo que aprendimos en aquel bar de Atocha, charlas de concienciación y de militancia ahora ya, a favor de la USO, del que no conocíamos apenas nada, solo lo que pudimos leer en la propaganda que nos dejo el bueno de Boni a través de un pequeño folleto “Así es la USO”.

Y ese fue el comienzo de una militancia cargada de ilusiones y de miedos, de actos clandestinos, de reuniones que no tenían fin, una militancia con un discurso político y a la vez sindical, donde la palabra democracia y libertad ocupaba muy buena parte de nuestro trabajo, convencidos de que en las fabricas y en los barrios nos esperaban. Así fue como empezamos a contactar con otros compañeros, en reuniones no exentas de cierta tensión, a las que asistían trabajadores con los que previamente habíamos mantenido contactos privados, compañeros invitados a reunirse en lugares seguros para  hablar de lo que   “pasaba” intercambiar estrategias, cruzar algún que otro nombre, reuniones para entregar un puñado de hojas y  repartirlas al día siguiente en el tajo, para hablar de los compañeros que habían perdido el trabajo y de sus familias, o de los que estaban represaliados por los tribunales de justicia, y de tantas y tantas cosas que encerraba la militancia obrera de aquel entonces.

Como sedes improvisadas los salones parroquiales de las iglesias del Barrio Pesquero, Peña Castillo, Sierrapando entre otras, donde nos sentíamos seguros frente a la policía, donde estaban los sacerdotes comprometidos con los trabajadores, que daban la cara por nosotros, “curas obreros” como se les llamaban por aquel entonces, ellos eran los primeros en ponerse a la puerta de la iglesia a nada que se acercara la policía, parroquias que nos dieron cobijo, donde discutir y planificar las estrategias, sindicales.

Durante algunos años Mario Gutiérrez Barbero estuvo militando en la USO, aunque no era precisamente lo que más le motivaba, Mario era un intelectual, un hombre de izquierdas, en cierta medida un radical, en la defensa de los valores sociales, tenia perfectamente marcadas las pautas de actuación en todo aquello que se embarcaba, sobremanera en el movimiento ciudadano que por aquel entonces estaba en ciernes en nuestra región, fundó la Asociación de Vecinos La Encina, una de las primeras asociaciones, conjuntamente con Isabel Tejerina y Santos Saldaña.

Fue parte sustancial de la vanguardia de la política regional que se abría camino entre los nuevos partidos políticos, en ellos participaba el abogado Mario García Oliva – que durante algún tiempo ayudo a la USO - Martínez de la Pedraja, líder del movimiento ganadero, Daniel Callejones Prieto de la Democracia Cristina liderada por Joaquín Ruiz Jiménez, por eso no me extraña que los contactos políticos de Mario nos llevarían aquella semana santa a Madrid, para el compañero Mario ese viaje formaba parte de una estrategia política, en torno al nuevo socialismo regional, aunque al final lo que nos trajimos fue la USO, el  socialismo ya tenía referente en Jaime Blanco García.

Y así con cierto nivel de improvisación, fue como la USO se puso en marcha en Cantabria, un viaje a Madrid, treinta kilos de propaganda, un megáfono y la ilusión por defender la causa de los trabajadores y la democracia, fueron los utensilios con los que construyo el sindicato. La USO por aquel entonces a nivel nacional y en otras regiones españolas era muy conocida, pero en Cantabria todavía no había tenido la posibilidad de entrar, y fuimos precisamente nosotros los que pusimos la bandera.

7 jul. 2015

La cocina de Jesús Sánchez, en el Cenador de Amos.

Según reza el menú “ Experiencia” del Cenador de Amos ha sido “diseñado para ser compartido desde la pasión por la cocina”.
Con esta frase Jesús Sánchez cocinero y titular del negocio de Villaverde de Pontones, pone sobre la mesa de la “nueva cocina” arte, sabor, texturas y alguna que otra sorpresa, que no deja indiferente al comensal - al menos es lo que a mí me ha parecido - en mi paso por su restaurante, con Merche para celebrar el cuarenta aniversario de nuestra boda.
La efemérides se lo merecía, y para ello que mejor que disfrutar de esta nueva “Experiencia” entre platos de diseño y comida perfectamente servida y mejor explicada, porque ya me diréis, como se puede comer una “anchoa de Cantabria, nigiri y alga nori” si alguien no te lo explica previamente y así todos y cada uno de los platos, con explicación detallada que se agradece  y hace más fácil la interpretación del espectáculo que es comer en el Cenador de Amos.
Cuatro son los grupos que globalizan el menú, y que van tocando diferentes alimentos perfectamente ordenados, donde predominan los sabores fuertes de pescado, como el lomo de chicharro en escabeche, el taco de bonito con patata de marmita y sorbete de tomate, y un excelente rape al vapor, con callos de bacalao y royal de su hígado, que conforman el primer grupo, en sabor, aroma, calidad y espectacular presentación.
Una tortilla de patata, especialidad de la casa, que se deshace en la boca confrontando los sabores típicos de una tortilla en apenas cinco centímetros de base, o un bola de “Pichón, quinoa venere y albóndigas” son entre otras el contrapunto al grupo de pescado que hace armonioso el menú, que se cierra con unas tablas de postres varios que ponen broche de oro a una comida para recordar.
Tengo que reconocer que ha sido mi primera experiencia en esto de la “nueva cocina de autor”, esa nueva cocina que capaz de unir en miniatura sabores perfectamente reconocibles en el mismo momento que llegan al paladar, y en esto Jesús Sánchez es un maestro, felicitaciones para él y su cocina, a nadie le regalan nada, y su Estrella Michelin esta mas que merecida, enhorabuena Jesús.

6 jul. 2015

Las Casucas de Villegar un lugar privilegiado para las vacaciones

Si queréis pasar unos días entre amigos, descansando, con magnificas vistas, y múltiples posibilidades de hacer escapadas a rincones bonitos, pero sobre todo en un lugar de privilegio para los niños, no lo dudéis las Casucas de Villegar en  el Valle de Corvera Toranzo es el lugar.
Allí están Javier y Belén, con el ánimo siempre a punto para acompañarte y darte todas las explicaciones que necesites, para que tu decidas sobre las escapadas que quieres hacer, por la Vía Verde, al Churron de Borleña, o visitas a las casonas y rincones más importantes del Valle de Corvera de Toranzo en Cantabria.
En esa magnífica finca en una de las Casucas de Villegar, he  pasado cuatro días con mi esposa y nieto Lucas, enseñándole un poco más lo que es la vida entre animales de granja, en donde Javier se hace fuerte y con la paciencia del santo Job acompaña diariamente a los niños a dar de comer a los conejos y gallinas , recoger los huevos del día, o enseñarlos lo que es el huerto ecológico, vamos todo lo que un niño de ciudad debería conocer y hacerlo jugando.
Por eso este pequeño comentario de agradecimiento. Han sido unos días muy bonitos para mi nieto Lucas, que se lo ha pasado estupendamente, aprendiendo muchas cosas que seguro le van a servir en su relación con los otros niños.