2 abr. 2016

Epilogo 20 Siempre cerca de los trabajadores

  Y así quedaron sin explicar y valorar entre otras, la gestión ante el Consejo Económico y Social, en la Comisión de Calidad de Vida y Desarrollo Territorial, la evolución de la afiliación con incrementos del 34 % durante aquellos cuatro años, o la representación electoral que nos dejo a 42 delegados del objetivo de 400 que nos habíamos marcado,  los acuerdos en materia de inmigración  que hicieron posible se agruparan entorno al sindicato unas diez asociaciones de colectivos latinoamericanos, y la celebración durante los años 03,04,05, del festival por LA INTEGRACION.

Paso de desapercibido la gestión de Sotermun que agrupo un buen número de proyectos solidarios en los que se invirtieron la cifra nada desdeñable de unos 100.000, euros para hacer entre otras, una carretera en la Aldea Pelón de Honduras, aulas de formación profesional, en la fabricación de mermeladas que dieron trabajo a familias con escasos recursos en Chile, en Argentina talleres para adolescentes, colaboración en proyectos dirigidos a víctimas de violencia de género y la presencia de tres cooperantes cantabros que se desplazaron durante algún tiempo a la Sociedad Protectora de la Infancia en Chile.

Habíamos empezado a trabajar de forma decidida en los temas de prevención y riesgos laborales en política de formación e información, en campañas de información sobre el tabaquismo, alcohol, jornada de trabajo, riesgos en los sectores de comercio, oficinas, el ruido en el trabajo y especialmente la drogodependencia en el ámbito laboral.

Por no debatir, no lo hicimos tan siquiera para hablar de la huelga general del 2002, la huelga del 20- J que el sindicato había convocado al margen de los otros sindicatos, contra el Partido Popular por imponer entre otras medidas, la congelación salarial a los funcionarios, la implantación del contrato indefinido con indemnización reducida, la eliminación del PER. Se pasó de puntillas sobre la conflictividad laboral en la que participamos en empresas como Trefilerías Quijano, Ferroatlantica, SMTU, Aspla o Simsa, nada sobre EFIE a pesar de los altos niveles de inserción profesional el 68% de los alumnos de fontanería y gas, nada sobre la integración de colectivos independiente, nada de nada, se estuvo más pendiente de evitar posible nueva candidatura a la oficial, que a rendir cuentas de la gestión.

Al final nueva ejecutiva para el sexto congreso regional, esta vez dirigido por Miguel Ángel González Colsa, a quien yo mismo recomendé ante la dirección confederal, pensando que su trabajo como permanente sindical, y su afinidad personal con muchos de los afiliados en litigio, podía ayudar a recuperar la tranquilidad necesaria para la nueva etapa, pero imposible, Miguel lejos de articular una propuesta de ejecutiva de integración y consenso, lo que hizo fue echarse en los brazos de lo que el mismo llamo “sus amigos” representados por los dirigentes de Torrelavega, provocando tensiones innecesarias que al final le aislaron de los unos y de los otros, y lo que es peor traicionado por los que llamo amigos, que a la postre lo único que deseaban era poner a la actual Secretaría General, en fin un mandato de gestión sindical anodino y bastante ineficaz.

Luego vendría Mercedes Martínez Zubimendi a la dirección del sindicato, y con ella la pérdida masiva de afiliados y representantes sindicales fruto de la falta de interés por el consenso, nada novedoso por otra parte, sino la lógica repercusión de un largo periodo de desencuentros en los que la dirección confederal con Julio Salazar y Ladislao Pérez a la cabeza ya habían tirado la toalla, por más que los compañeros entre otros Agustín García, Antonio Helguera, José Mª Mateos, Yolanda y yo mismo entre otros estuviéramos pidiendo su amparo, el silencio siempre fue la respuesta.

Esta falta de ánimo por el consenso llevo a muchos compañeros abandonar el sindicato para dirigirse a otras organizaciones. Primero fueron los compañeros del Servicio Municipal de Transporte los que se vincularon a un sindicato con presencia en el gobierno regional, después afiliados y delegados de la seguridad privada que se fueron a CCOO organizando de facto su federación, luego y con un impacto muy importante el abandono de la sección sindical de supermercados Lupa que se dirigió a el Sindicato Unitario, más recientemente el colectivo de comercio que han fundado su propia organización “Maysa”, mas tarde compañeros del sector de industria que descontentos con la atención que les brinda el sindicato como en Ascensores Imem se han marchado al SU y algunos a su casa como en Robert Bosch, en fin, bajas en la USO que están afectando también a la tasa de representación en comités de empresa y delegados de personal, que auguran dificultades añadidas al momento de crisis también sindical que se vive en España.

Pero no quiero terminar este último apartado sin agradecer la amistad demostrada de los compañeros que especialmente me acompañaron en los últimos años de militancia en el sindicato, compañeros sometidos a presiones por atreverse a expresar opinión, discrepantes con la supuesta oficial, y que incluso se vieron obligados acudir a los tribunales para defenderla y reclamar sus derechos.


Entre ellos a José María Mateos López, golpeado con sanciones de militancia e incluso de expulsión del sindicato, quien se vio obligado a reclamar sus derechos por vía judicial sin que los culpables de tanta injusticia  hayan asumido su responsabilidad, al compañero Agustín García Benito, hoy, dirigente cualificado del Sindicato Unitario, quien oso competir en un congreso con la oficialidad y le cayeron todos los problemas del mundo, Antonio Helguera hoy en CCOO dirigiendo el sector de seguridad privada, Yolanda Gómez, quien ante el mal trato tuvo que demandar judicialmente al sindicato, a Virginia Ordax también en el Sindicato Unitario, a Emilio Ibáñez Peláez siempre comprometido con el sindicato y hoy desencantado después de muchos años de militancia, Félix San Emeterio, a quien me une una gran amistad, ganada durante los muchos años de militancia sindical, Ángel Blanco perseguido hasta en su propia casa la sede del sindicato en Torrelavega, y a otros muchos que estuvieron cerca de mi cuando se tornó en dificultades mi presencia en la militancia activa en la USO, a todos agradecerles sus atenciones y mensajes de solidaridad que recibí, para todos ellos muchas gracias.

1 comentario:

  1. Gracias Antonio.
    Por todos estos años y seguir contando contigo y tus sabios consejos.

    ResponderEliminar