20 oct. 2015

Tanto remar para morir en la orilla

Seccion Sindical USO Ayuntamiento de Santander
Nuevos recortes a los empleados públicos del Ayuntamiento de Santander UGT, CSIF Y CCOO junto con la abstención de APL lo hicieron posible, adiós a tres días de Formación online
 
Me vais a perdonar si comienzo haciendo un poco de historia. Todos recordamos los dos infaustos decretos, el 08/2010 del gobierno de Zapatero y el 20/2012 del gobierno de Rajoy, mediante los cuales el gobierno de la nación cercenó los derechos de los empleados públicos. Resumiendo, estos dos decretos se llevaron por delante el 5% de nuestro sueldo de 2010 y lo congelaron del 2011 en adelante, la paga extra de 2012, dos días de vacaciones (que podían ser hasta cuatro dependiendo de la antigüedad de los funcionarios), tres días de asuntos propios (más los adicionales por antigüedad, de nuevo), la jornada reducida de verano, la festividad de Santa Rita y los días de Navidad. A modo de compensación, obtuvimos 51 horas de formación online.
En los últimos días, el Ayuntamiento de Santander, basándose en la recuperación de derechos por parte de los empleados públicos (hasta ahora, la mitad de la paga extra y dos días de asuntos propios), presentó una propuesta de aplicación del RDL 10/2015 (que nos devuelve el último día de asuntos e incluye días adicionales de asuntos y de vacaciones en función de la antigüedad) que incluía la eliminación de las horas de formación.
Recapitulemos:
¿Cómo se obtuvieron esas horas de formación? No por el trabajo individual de un sindicato concreto, sino por la unión y movilización de muchos compañeros en los VIERNES NEGROS. Fue para acabar con las movilizaciones por lo que el ayuntamiento concedió esa compensación, no se trató de una medida de gracia.
Ahora, el ayuntamiento nos quita la mitad de las horas de formación amparándose en los derechos recuperados.
¿Qué nos concede ahora el ayuntamiento? Nada a lo que no estuviera obligado por el R.D. Ley 10/2015. Este decreto establece un total de 6 días de asuntos particulares (más días adicionales en función de la antigüedad), y hasta cuatro días adicionales de vacaciones en función de la antigüedad. El ayuntamiento se limita a cumplir el decreto, y no sólo no nos regala nada, sino que nos lo quita: tres días en horas de formación.
¿Qué teníamos que negociar con el ayuntamiento? El tiempo necesario de servicios prestados para acceder a los días adicionales, exclusivamente. Y en este punto el ayuntamiento no dejó margen a la negociación, amparándose en un informe del servicio de Inspección, Evaluación y Calidad que contaba, según dijo el jefe de este servicio, con el visto bueno del secretario municipal. La eliminación de horas de formación la introdujo el ayuntamiento, y algunos sindicatos siguieron el juego.
¿Quién ha salido perjudicado? Todos los empleados municipales, y especialmente los que tienen menos de dieciocho años de antigüedad, que a pesar de lo que se recupera con este decreto, el próximo año van a tener menos días de permisos y vacaciones que éste. Y no se trata de un puñado de trabajadores, sino del 44 % de la plantilla.
¿Qué opinaban los sindicatos acerca de este tema? Menos de dos semanas antes de la reunión en la que se ha aprobado la propuesta del ayuntamiento, se abordó el tema en una reunión de Mesa general de negociación. En esta reunión, las posturas fueron:
· UGT no estaba de acuerdo con eliminar las 51 horas de formación, alegaba que el RDL 10/2015 no podía suponer un paso atrás en la recuperación de derechos.
· CSIF no aceptaba la pérdida de días de formación, y solicitaba por escrito iniciar negociaciones para recuperar derechos pendientes.
· CCOO consideraba que las 51 horas de formación eran un derecho consolidado.
· APL tenía dudas en torno a la propuesta.
· USO se posicionó en contra de la propuesta, manifestando que la administración sigue teniendo una deuda con los empleados públicos.
¿Qué sucedió en la reunión? Sorprendentemente, UGT, CSIF y CCOO votaron con el ayuntamiento a favor de la propuesta, APL se abstuvo y solamente USO votó en contra. En consecuencia, la propuesta fue aprobada y los empleados del ayuntamiento hemos perdido la mitad de las horas de formación online. Además, la propuesta de USO de que dos de los días adicionales de vacaciones fueran reconocidos desde el primer día de antigüedad fue desestimada a pesar de la documentación que se presentó, que podréis consultar hoy mismo en otro mensaje.
No vamos a entrar en disquisiciones acerca de los motivos de los demás sindicatos para votar a favor de un acuerdo del que reconocían que lesiona los intereses de los trabajadores, lo que no estamos dispuestos a permitir es que además se trate de presentar el acuerdo como una victoria. Las horas de formación se consiguieron gracias al esfuerzo de los compañeros en las movilizaciones, si el ayuntamiento pretendía eliminarlas, lo lógico hubiera sido convocar una asamblea y actuar en función de las decisiones que allí se tomaran. Firmar el acuerdo tal y como lo ha presentado el ayuntamiento sin consultar a los trabajadores es un acto como mínimo de complicidad, y desde luego no es algo de lo que deba sentirse orgulloso ningún sindicalista
 

19 oct. 2015

La veteranía es un grado

Es lo que parece está haciendo los populares de Cantabria en el Parlamento  con propuestas de "regeneración" que están desbancando el protagonismo a los nuevos partidos, que a estas alturas ya deberían haber presentado en el Parlamento iniciativas como los que ahora el PP está presentando. 
Acabar con este puesto de segundones es más que necesario, si quieren - especialmente Podemos -  alcanzar el objetivo de obtener al menos un diputado en las próximas elecciones del 20 diciembre. 

Está claro que los partidos políticos mayoritarios, han aprendido la lección de las urnas y se han puesto más a la obra, haciendo políticas, digamos sociales y novedosas, usurpando en muchas de ellas propuestas e iniciativas que les corresponden a los nuevos partidos emergentes, diríamos que se han puesto a trabajar con bastante demagogia, proponiendo y prometiendo a la luz de la necesidad social. 

El Gobierno de Cantabria desde el primer día, ha desplegado una batería de propuestas sociales, que después de los cien primeros días de legislatura, sólo se han quedado en soflamas más o menos grandilocuentes, según haya sido quien las haya echo públicas. 

Concertación Regional con los agentes sociales, que a la fecha, sólo es una página en la web del gobierno, promesas de inversiones industriales para la cuenca del besaya entre otros, que veremos su dotación económica final y eficacia, recuperación de Valdecilla para la titularidad pública, que hace temblar las piernas al gobierno por haber quedado atado y bien atado por la administración anterior, propuestas para acabar con los desahucios que no convencen a la plataforma anti desahucios que presenta las suyas en el registro parlamentario,  frenar la caída de empresas sin demasiado éxito al menos por ahora, recuperar el estado del bienestar y las ayudas sociales a niveles de hace ocho años, discutidas inicialmente por el consejero de economía que no hace más que repetir la falta de economía para ello, vamos propuestas que formaron parte del compromiso de salida del nuevo gobierno PRC/PSOE, y que después de los cien primeros días de rigor, solo cabe preguntarse ?donde están?, en las páginas de los periódicos esperando según parece, el mejor momento económico para llevarlas a cabo, vamos como antes nos decían los del partido popular. 

Y claro los otros que no son tontos, esos los del partido popular, veteranos en contar para no cumplir y conociendo mejor que nadie las precariedades del nuevo gobierno, se han puesto a la faena queriendo dejar al gobierno con el culo al aire aprovechando las propuestas de los otros partidos, y de la bisoñez de sus diputados. 

Primero con la devolución de la paga extra de navidad del 2012 a los funcionarios, ahora denunciando el incremento de altos cargos en el gobierno regional, - mañana veremos - iniciativas parlamentarias cargadas de lógica, que debieron ser presentadas por Podemos o Ciudadanos y no tener que verse atrapados en el voto exclusivamente. 

Conclusión en política vale todo, incluso que el partido popular se auto enmiende su propia actividad realizada, convirtiéndola en reproche político para el nuevo gobierno, y mientras tanto la oposición un poco despistada esperando el mejor momento, no sé muy bien para qué.

16 oct. 2015

Apartado 10º.- Haciendo memoria “Así empezó todo” Convenio del pequeño Metal y Talleres Cervera

El Convenio Colectivo del pequeño metal – que así se llamaba de antaño - para las Industrias Siderometalúrgicas, era el convenio colectivo de referencia en Cantabria. Si el pequeño metal se movilizaba acababa marcando pauta para el resto de los convenios principalmente para el de la construcción, y con ello definir si la negociación colectiva de aquel año había sido conflictiva o no.
Ahora la cosa ha cambiado mucho, el convenio del pequeño metal ha perdido su referencia de convenio bandera, y con ello pauta para la reivindicación en materia laboral y salarial de los otros convenios.

Pero me quiero referir a este convenio del año 1977,  de una parte por ser último de los convenios colectivos que se negocio en el marco del “sindicato vertical” y de otra porque que estuvo en conflicto durante mucho tiempo, siendo reflejo de la reivindicación de los “nuevos”sindicatos libres y democráticos en la región.

Evidentemente la USO no podía estar al margen de dicha actividad y aunque éramos muy pocos por aquel entonces, nuestra obligación era hacernos notar y sobremanera asumir una labor de confrontación y de lucha para que los compañeros del metal pudieran comprobar que detrás de aquellas siglas que apenas habían hecho mas que aparecer, había compañeros comprometidos con la causa de los trabajadores y de la democracia.

Las asambleas de aquel convenio fueron verdaderos parlamentos, los trabajadores, acudían en masa a las sedes del sindicato vertical en Santander, Camargo, Reinosa, Torrelavega, no hacía falta llamarlos, sabían que la negociación del convenio era algo mas, que la reivindicación salarial, eran asambleas donde quedaba demostrada la confianza entre los negociadores sindicales y los trabajadores. Y entre ellos, los compañeros y simpatizantes de USO, Ángel Méndez, Rafael Santiago, Vicente Arce, Jeromin, Paco el ruidos, José Antonio Navarro, Paquito Aedo, Juanjo, Ángel Mazón y tantos otros, que no escatimaron esfuerzos para a la vez representar al sindicato.

La mesa negociadora estaba formada por compañeros de CCOO y de USO entre otros, algunos de ellos de contrastada lucha sindical y con cargos ejecutivos dentro del sindicato vertical, buen referente de ello el compañero Pepe Duque “Sandalio”, a el quiero referirme como compañero y amigo, y que dio la cara por mi cuando fui despedido de la empresa Electricidad Agustín, Duque no tuvo ningún reparo en acompañarme al tajo – en el edificio de la calle Vargas - y confrontar directamente con el patrón, delante de un buen numero de compañeros, haciendo posible que en ese mismo momento pudiera volver a poner el buzo, aunque unos meses después, ya sin el conflicto del convenio en marcha, me volvería a despedir el día de noche vieja, con una sola explicación “no quiero volver a pasar por la huelga en mi empresa, y para ello tengo que despedirte”.

Después de este convenio colectivo vendría otros, aunque por desgracia, también problemas entre los sindicatos - vamos como ahora – falsos protagonismos e interés en algunos casos inconfesables, provocarían más de una vez la ruptura de la unidad sindical. Las asambleas ya no eran parlamentos plurales, cada vez se hacían menos y cuando se hacían lo eran en las sedes de los sindicatos en privado y solo para sus afiliados. Por eso quiero recordar aquel último convenio del pequeño metal, que para mi fue el primero, y una buena escuela sindical.

Talleres Metalúrgicos Cervera

Si tuviéramos que poner orden a los conflictos sindicales en los que participo USO, sin duda, Talleres Cervera seria uno de los primeros. Esta empresa, fundada en el año 1912, fue uno de las primeras donde se dio de forma tendenciosa, especulación e ingeniería financiera, para liquidarla por quiebra y subasta de activos, despidiendo a sus 56 trabajadores, eso si, después de haber dejado a buen recaudo más de dos mil metros cuadrados de terreno magníficamente ubicado en la calle Castilla de Santander para construir un enorme bloque de vivienda.

La gestión de este conflicto, enseguida nos obligo a tomar decisiones de futuro, inmediatamente nos dimos cuenta de que si no poníamos remedio y fuerza sindical, cundiría el ejemplo en otras empresas y con ello mas despidos y cierres empresariales, como por desgracia así fue, dejar de pagar a la Seguridad Social y a la Hacienda Pública fue el argumento que muchas empresas de Cantabria y de fuera de la región usaron como justificación de una supuesta crisis. La administración laboral y las sucesivas sentencias judiciales en las que se imputo a los dueños de las empresas por fraude y deleito contra los trabajadores, pusieron algún límite a esta forma de proceder.

Pero Talleres Cervera para la USO, fue algo mas que el cierre de una empresa, cuando llame al compañero Rafael Santiago, para volver a recordar aquel episodio pude constatar que a pesar de los años, todavía generaba cierta tristeza personal y colectiva, basto preguntarle por sus compañeros, para que de inmediato surgiera el recuerdo de aquellos que lo pasaron muy mal cuando perdieron el trabajo, compañeros que con familia, no pudieron encontrar otro, o les coste mucho hacerlo, estamos hablando del año 1981, año de fuerte recesión económica y pérdida de empleo.

Estos trabajadores artesanos  de la cerrajería, calderería, ajuste, y la forja, tenían mal encaje en las empresas de nueva creación, por eso, a un buen numero de ellos, solo les quedo el desempleo y un vía crucis taller por taller, cuando no las obras de construcción para como peones de cualquier otro oficio, encontrar trabajo para llevar a casa un sueldo de miseria.

 Rafael Santiago, recuerda la trampa se “hizo legal lo ilegal, el omnipotente director llego a los 60 años y se quería jubilar, pero  liquidando el taller, para ello armo una estrategia desconocida para los representantes sindicales que consistió en pasar  de Talleres Gerardo Cervera Zubieta, a Talleres Cervera Hermanos CB, y de esta a Cervera SA, dotada de capital social insignificante unos diez millones de las antiguas pesetas”.

La formula funciono y después de dejar a buen recaudo el solar, se auto-arrendaron entre la propia familia  la maquinaria y el alquiler de la nave, dejando a los trabajadores en la empresa Cervera SA, que al final fue la insolvente y sobre la que no fue posible cobrar ninguna indemnización por despido, y mucho menos de la subasta de los bienes instada por la Seguridad Social de la que se obtuvo escasamente dos millones de pesetas.

Como en todo conflicto siempre hay un momento donde te das cuenta que las cosas no funcionan, que hay trampa y con ello riesgo para los trabajadores, y ese momento fue el 12 de Diciembre de 1981, “la empresa había presentado un expediente de regulación de empleo que afectaba a un número limitado de compañeros pero que escondía el inicio de una larga confrontación sindical que llevaría el cierre de la empresa.
Dice Rafael Santiago que a partir de ese día “unos nubarrones negros se nos echaban encima”, y no le falta razón “se hicieron asambleas, huelgas, cortes de circulación – estos siempre por la tarde coincidiendo con la hora del autobús sus conductores afiliados a la USO ayudaban cruzando el autobús en plena carretera – se empapelo los exteriores de la empresa hasta que un buen día los bomberos los quitaron, el alcalde de aquel entonces Hormaechea mandando llamar al comité para “ponerlos firmes”, en fin, toda una acción sindical que de poco sirvió.

Se hicieron planes de viabilidad, intervino la inspección de trabajo el Delegado Provincial de Trabajo Gonzalo Burgués, apostó por la continuidad a nada que el dueño de la empresa se comprometiera a pagar la deuda, pero de nada sirvió lo tenía muy claro el bueno de Jesús Cervera y fue imposible la marcha atrás.

Pero no fue bastante perder el puesto de trabajo, sin indemnización alguna, todavía los compañeros tuvieron que pasar por el trago de un juicio que se celebro 31 de mayo de 1985, que les condenaría “como autores responsables de una falta de perturbación del orden, sin concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal, a la pena a cada uno de ellos a diez días de arresto menor y multa de 10.000 pesetas, con arresto sustitutorio de un día por cada mil pesetas en caso de impago y el pago a cada uno de ellos de una cuarta parte de las costas propias de un juicio de faltas”.

Esta fue la sentencia de un juicio a instancias del ministerio fiscal que se llevo a cabo, por defender el puesto de trabajo el día que se subastaba la maquinaria de Cervera, los compañeros Rafael Santiago, Jerónimo Carretón, Francisco García y Vicente Arce que actuaba de asesor sindical de USO, fueron condenados por “la gravedad de la perturbación del orden o la paz pública por pronunciar frases alusivas a su situación laboral en el interior de los locales de la Magistratura del Trabajo, perturbando con ello acto de celebración de la subasta y a los postores”.

Hoy situaciones como la que acabo de comentar no serian posibles, el desarrollo de la legislación laboral y las sentencias judiciales hubieran puesto orden a tanto despropósito, y no tanto por la pérdida del puesto de trabajo, sino por la indemnización que nunca cobraron a pesar del negocio que siempre fue talleres cervera y al final su pelotazo inmobiliario.

11 oct. 2015

A los trabajadores de Sniace la solidaridad ciudadana nos les falta

Y más ahora cuando vuelve a estar en riesgo el acuerdo laboral que debía presentarse ante los tribunales para reabrir la empresa.
Cuando todo hacía pensar, que se presentaría ante el Supremo un acuerdo suscrito y pactado por el comité, dirección de la empresa, y apoyado por la intervención judicial y gobierno regional, se produce un nuevo recorte social del acuerdo que lo pone mucho más difícil y que retrasa sustancialmente la solución.
Y una vez más, con la presión social, a negociar expedientes de regulación de empleo y salarios sociales a la baja con la empresa que golpea duro sobre la necesidad de los trabajadores.
Por eso este mensaje de solidaridad para con ellos, los compañeros saben de lucha obrera y sacrificios, saben lo que es levantarse una y otra vez de las reivindicaciones y en demasiadas ocasiones, en soledad e incomprensión de políticos encerrados en sus despachos que solo se movieron cuando el agua de la protesta les llegaba al cuello.
Animo compañeros, mis mejores deseos para el Comité de Empresa en su nuevo empeño por pactar contra - reloj el mejor de los acuerdos posibles. Por lo visto la empresa una vez más se empeña en que sean los trabajadores los únicos que se sacrifiquen, mientras el consejo de administración se limita hacer encaje de bolillos con sus acciones y propiedades, sin arriesgar cantidad alguna, animo y adelante, los ciudadanos de Cantabria estamos con vosotros.

9 oct. 2015

Los impuestos municipales que vienen en Santander.

Que lio el anuncio que hace Iñigo de la Serna para el año que viene. Según parece va a poner a disposición de los santanderinos una disposición informática que facilitará el "ritmo" a la hora  de pagar los impuestos municipales, como si con estos dispositivos nos fueran a bajar los impuestos, a todos especialmente a los que tienen mayores dificultades.

Vamos con vaselina es que nos quieren meter la supuesta reducción y congelación de impuestos, como si la tasa impositiva actual fuera barata. Pero, no dice su partido popular que la economía marcha bien, y mejor para el inmediato futuro, pues entonces porque no se bajan los impuestos, porque no se reducen las tasas para los que menos ganan lo tengan mas fácil, incluso excluirlos del pago, y no someterlos al imperativo legal que los pone contra las cuerdas más allá de las limosnas del aplazamiento

Así que digamos las cosas claras en el Ayuntamiento de Santander las tasas municipales son caras para mucho ciudadanos por más que las disfracen con soportes informáticos.

8 oct. 2015

Para lo que queda en el convento ........

Pues eso, qué más da, que Rajoy reciba al Presidente de Cantabria o que no lo haga. Ya puestos ni tan siquiera justificaría tanto empeño por la inminente aprobación de los prepuestos generales del estado para el año que viene, presupuestos que sin ninguna duda serán revisados el día después del 20D.
Que Cantabria tiene pendiente de negociar con el estado, inversiones públicas como el AVE y la financiación de Valdecilla, lo sabemos todos, pero esto no es óbice para que Revilla este colgado del teléfono esperando la llamada de Rajoy, que no se va, y si al final por protocolo se pone a tiro, no va a servir para nada, a no ser para llenar páginas de prensa como hasta ahora.
No estaría de más que el Presidente de Cantabria pensara más en hacer la lista pensando más en un nuevo gobierno nacional. A los futuros líderes ahora les tiene mas a mano, y por supuesto mas abiertos al diálogo y alcanzar acuerdos de futuro, así que manos a la obra.

7 oct. 2015

En el PP,no se lo creen ni ellos

Que no cunda el ejemplo, no vaya a ser que el PP se confunda y piense que Podemos, va a cerrar filas con ellos a la hora de votar en el Parlamento de Cantabria.

Que a los empleados públicos de la región se les debe dinero y días libres - con que fueron supuestamente pagados atrasos y actualizaciones salariales – nadie lo pone en duda, que fue precisamente el PP quien metió la mano en el bolsillo de los funcionarios tampoco, entonces a que viene que de rebote se vaya apuntar un “tanto” con una moción parlamentaria claramente presentada por intereses electorales.
Esta más que claro, que si no hubiera sido por las deudas a los funcionarios, iniciativas presentadas por interés electoral, no hubiera llevado más que el desprecio, entiendo, por parte al menos de Podemos, en el caso de Ciudadanos no lo tengo tan claro, por eso está muy bien que quienes han votado la moción, le hayan dejado clarito a los populares, que sus votos son estrictamente a favor de los empleados públicos, y que las propuestas del PP, siempre estarán a revisión a la vista de lo actuado en los últimos cuatro años de su mayoría absoluta popular.  

5 oct. 2015

Apartado 9º.- Haciendo memoria “Así empezó todo” El primer Plan de Empleo Regional

 En el mes de abril de 1990 se firmo el primer Plan de Empleo Regional entre el Gobierno de Cantabria presidido por el siempre polémico y discutido Juan Hormaechea Cazón, los sindicatos UGT, CCOO y la patronal CEOE, un plan de empleo que nació enfrentado a una enorme polémica con los partidos políticos y con la USO, que se vio obligada a recurrir a los tribunales, entre otros, la aplicación de proporcionalidad en el reparto de las subvenciones con que estaba dotado.
Juan Hormaecha Cazon Presidente de Cantabria
y vaya que Presidente
Las relaciones políticas de aquel entonces eran de bronca diaria, por una parte, el personalismo que ejercía Hormaechea a la hora de hacer política, que traía a los partidos principalmente PSOE y PRC por la calle de la amargura, incapaces de ganarle en la batalla del voto, y por otra los sindicatos mayoritarios que hábilmente se aprovechaban de la situación apoyando con su firma, un plan de empleo que para la imagen de Hormaechea resultaba vital, evidentemente a cambio de una muy buena inyección económica.
Cuando la USO afronto esta demanda judicial, era consciente de la utilización que iban hacer los partidos políticos, y mucho más si al final se nos estimaba aunque fuera parcialmente - como así fue - pero nosotros no podíamos más que correr ese riesgo de manipulación, si no queríamos que los dineros públicos, todos los dineros, fueran a caer en manos de los sindicatos UGT, y CCOO, no hacerlo, hubiera supuesto abrirles la puerta por la que recibirían, año tras año un buen chorro de dinero.

Paralelamente a la demanda judicial pusimos en marcha un proceso de negociación con los partidos políticos del parlamento, para que fuera en ese marco donde se negociara el plan de empleo y revisara la concesión de las ayudas económicas a los sindicatos, iniciativa que enseguida fue asumida por todos, incluso por la CEOE que hasta la fecha había estado con un silencio mas que prudente.

Con la solicitud de paralización cautelar, el juzgado en apenas treinta días, lo dejo sin efecto, y con ello a la toda poderosa comisión de seguimiento que se había atribuido capacidad infinita para distribuir los recursos económicos a la carta, la oferta pública de empleo - que sin duda hubiera provocado un coladero para los afiliados a los sindicatos firmantes - y la partida económica destinada a la formación profesional y el reparto de los hogares del productor.

Jaime Blanco en nombre del PSOE, no tardo mucho en ofrecer a los sindicatos firmantes la colaboración de su partido para llevar al debate del plan de empleo a los  presupuestos regionales, bien por vía de enmiendas, o por consenso a través de un nuevo plan, ofrecimiento que fue rechazado por los sindicatos, y por el Consejero de Industria Gonzalo Piñeiro, medio escondido en la contradicción de impulsar el plan o quedarse al margen hasta que la resolución judicial saliera, al final el consejero tiro para adelante, atropellando con ello a la USO que se vio obligada a pedir oficialmente su dimisión,  ante el grupo parlamentario popular que amparaba a Hormaechea en aquel momento, dimisión que fue contestada por Piñeiro  reclamando ante los tribunales una indemnización de 100.000 pesetas diarias por cada uno de los días que el plan estuviera parado, dos millones a la fecha que el juzgado resolvió.

Gonzalo Piñeiro Consejero de Industria
La sentencia definitiva no tardo en salir y en apenas cuatro meses, el ponente del tribunal Francisco José Navarro Sanchis estimo parcialmente nuestra demanda y reconoció nuestro derecho a participar en la formación profesional, a percibir patrimonio sindical y subvenciones proporcionalmente a la representación sindical, lo que no estimo fue la participación del sindicato en la comisión de seguimiento, que como estaba previsto tomo decisiones graves que tuvimos que recurrir judicialmente con sentencias diversas.

Esta sentencia judicial, fue decisiva para la defensa de nuestros derechos, también en otras  comunidades autónomas, se trataba de la primera sentencia dictada por un Tribunal Superior de Justicia, a nuestro letrado Francisco Rosales Cuadra se le debe este magnífico triunfo sindical, que produjo un antes y un después para los temas de subvenciones económicas a los sindicatos.

Y después de tantos años de diálogo social - demasiadas veces ineficaz - por fin en Cantabria los pactos de concertación van a estar regulados por una Ley, enhorabuena por ello, y a esperar que el parlamento regional apruebe la ley que obligue al Gobierno Regional de turno a negociar la concertación con CEOE, CCOO y UGT, ley que le costo el cargo de Secretario General a mi amigo Nacho Pérez de la UGT empeñado en sacar adelante un pacto regional que pusiera fin a los condicionantes que año tras año (a la fecha más de 25 años) se daban en estas negociaciones y acuerdos.

 Ahora le toca sacar pecho a la Consejera de Investigación, Universidades, Medio Ambiente y Política Social, Eva Díaz Tezanos, que tras la II Mesa de Diálogo Social, lo ha anunciado a bombo y platillo bajo la presencia del consejero de Presidencia y Justicia, Rafael de la Sierra; el de Innovación, Industria, Turismo y Comercio, Francisco Martín; el de Educación, Cultura y Deporte, Ramón Ruiz; la de Sanidad, María Luisa Real y el de Economía, Hacienda y Empleo, Juan José Sota; los secretarios generales de CCOO y UGT, Carlos Sánchez y María Jesús Cedrún, respectivamente, y el presidente de CEOE-Cepyme, Lorenzo Vidal de la Peña, todos de acuerdo y esperando pase cuanto antes la mala experiencia del último pacto acordado por el popular con Nacho Diego presidente del gobierno, hasta ahora. 

Esperemos que el acuerdo pactado para el periodo 2015 – 2019 sea de verdad fructífero para la región, y la ley que se anuncia sea lo suficientemente amplia que no deje a las otras organizaciones al margen, por lo que respecta a la USO, esta noticia la coge con los deberes hechos incluso con una propuesta de Ley elaborada y entregada si no recuerdo mal al Consejero de Presidencia Sr Mediavilla del gobierno de coalición anterior.

La conflictividad social en Cantabria, la crisis económica y la reindustrialización

Que los sindicatos teníamos problemas a la hora de ponernos de acuerdo entre nosotros no es ninguna novedad, lo es ahora y lo era antes, incluso cuando los problemas nos llegaban al cuello. Esa era la situación que vivíamos los sindicatos de Cantabria ante la convocatoria de la Huelga General del 12 Marzo de 1992, huelga general en la que todos coincidíamos, pero en la que fuimos incapaces de ponernos de acuerdo.

La USO situó perfectamente las causas que la motivaban. La necesidad de un plan industrial de ámbito regional, que resolviera la grave crisis que estábamos padeciendo principalmente en el sector de la industria, pero también en la ganadería y en el sector de los servicios, crisis que cerraba empresas sin que pareciese tuviera fin, y lo que es peor, sin alternativas y propuestas por parte del gobierno regional y los partidos políticos.

La USO intento el acercamiento a  UGT y CCOO convencido de que la huelga abría  una larga pelea sindical en el tiempo - como así fue - pero de nada sirvió, la cola de la manifestación fue lo único que nos ofrecieron - una vez más – acompañada de la consabida ración de prepotencia y soberbia de la que hacían gala los sindicatos mayoritarios, arrogancia imposible de asumir, y que a la postre provocaría la celebración de cuatro manifestaciones – dos en Santander y dos en Torrelavega – para una jornada de huelga general con propuesta similares, solo separados por el afán de protagonismo de los “mayoritarios”.

Al final USO, CSI-CSIF, SU, CGT, STEC y FSIE, convocamos unitariamente, mientras que UGT y CCOO lo hicieron por separado, aunque el esperpento donde se pudo comprobar con mas crudeza fue en las manifestaciones, por la mañana en Torrelavega, desfilando en paralelo, con evidente descontento, y por la tarde en Santander también en dos manifestaciones por el mismo itinerario con media hora de distancia, para al final unos finalizar en Plaza de Pombo y otros frente a la Delegación del Gobierno. Esta sin razón, no empaño el efecto de la huelga y  el  Gobierno Regional de Juan Hormaechea y los partidos políticos, tomaran buena nota, llevando al parlamento regional a través del PRC una interpelación que instaba la elaboración de un “plan de reindustrialización, lo mas consensuado posible”, a instancia del Consejero de Industria de aquel entonces, Francisco Pernia.

Y asi, con mucho ruido, acusaciones de oportunismo, de confrontación política, se mantuvo durante todo el año 1992, por nuestra parte apostamos muy fuerte a favor del Parlamento de Cantabria como marco de negociación, incluso llegamos a firmar un Acuerdo para la elaboración del Plan Industrial, entre los diputados José Antonio Arce Bezanilla del Partido Popular, Miguel Ángel Palacio por el PSOE, Rafael de la Sierra del PRC, Antonio Saiz Pi por USO y José Jiménez Blázquez de CSI – CSIF.

UGT y CCOO desplegaron toda su batería, escasamente diplomática, para confrontar con esta iniciativa, en primer lugar contra el PSOE a quien acusaron de tener manía persecutoria a Hormaechea, a los sindicatos especialmente a la USO y al resto de los partidos, aunque en ello les fuera perder de vista la realidad de crisis industrial y económica en que vivía la región.

Pronto las contradicciones en el Partido Popular se harían muy patentes, de una parte el Consejero de Industria Pernia, elaborando el plan de reindustrialización - que no contaba con el concurso del presidente Hormaechea -  y de otra  el Diputado José Luis Vallines, poniendo cataplasmas a una relación que ya estaba muy deteriorada, al final, el consejero de industria anuncio la inclusión de una importante partida económica en los presupuestos de aquel año 1992, condicionada al acuerdo entre el gobierno y sindicatos mayoritarios, solución final que no contento a nadie y dio carpetazo a la propuesta que USO y CSIF habíamos hecho en el parlamento con los partidos políticos.

Pero no hay dos sin tres y en el verano de 1992, visto que  Hormaechea no se ponía a la faena en la elaboración del Plan de Reindustrialización los sindicatos mayoritarios y partidos políticos de la oposición, iniciaron nuevas movilizaciones que fueron atajadas por el presidente haciendo  responsable directo de la situación al gobierno socialista central, quien a su vez recordó las atribuciones de las autonomías en materia de industrialización y la dotación del Fondo de Compensación Ínter territorial con unos 1.290 millones de las antiguas pesetas.

Y por fin se sentaron a la mesa regional, casi un año después de la huelga general todos excepto el PP y CEOE, que quedaron a la espera de un informe de la Universidad de Cantabria, decisión que no ayudo nada y que el PSOE aprovecho para hacer también mutis por el foro y vuelta a empezar,, nuestro sindicato dio por cerrado este triste episodio publicando un articulo “Una Concertación Social a la carta” en el que denunciábamos los despropósitos e incoherencias en un momento  grave de nuestra economía regional, reivindicando la puesta en marcha del Consejo Económico y Social constituido legalmente pero no dotado de medios para su funcionamiento.

Los Planes de Desarrollo Regional y la Unión Europea

Durante algún tiempo estuvo reuniéndose la “mesa de crisis” en el parlamento regional sin que alcanzara acuerdos de importancia, reuniones y pactos políticos que quedarían relegados a los Planes de Desarrollo Regional, como era de esperar, el Presidente Hormaechea se volvió a quedar solo en la elaboración de estos planes, frente al gobierno central – único legitimado para presentarlos ante la Unión Europea - y lo que debió ser propuestas unitarias de toda la sociedad Cantabria ante el gobierno central,  se convirtió una vez más en confrontación, por lo que se perdió el reconocimiento de Objetivo 1 para Cantabria y con ello pérdidas cuantiosas en nuevas inversiones.

Y vuelta a la manifestación, el 25 de noviembre 1993, con movilizaciones a nivel nacional y especialmente en Cantabria, donde la crisis económica y su repercusión en la industria se estaba llevando por delante muchas empresas, los sindicatos volvimos a marchar separados, esta vez UGT y CCOO centraron su convocatoria en Santander, mientras que USO, CSI-CSIF, FSIE y SITAS, lo hicimos en Torrelavega, saliendo a la calle para recriminar con fuerza también el comportamiento de los sindicatos mayoritarios que se permitían el lujo de manifestarse contra la política económica del gobierno regional, a la vez que le legitimaban, manteniendo operativa la mesa de la concertación social.

Especialmente activos en la convocatoria de la huelga estuvieron los compañeros de Torrelavega, especialmente Juan Carlos, escribiendo un artículo de prensa “El declive del Besaya”, que anunciaba el fuerte impacto sobre el empleo que iba a tener las reformas laborales especialmente sobre la industria. La huelga general en todo España fue un éxito, y ello a pesar de las contradicciones que el gobierno socialista metió en la convocatoria, calificándola de política incidiendo con ello sobre su sindicato “hermano” la UGT.

Cantabria se convirtió en la segunda comunidad autónoma en mayor seguimiento de la huelga con una participación del 98 por ciento, reconocido por la CEOE, aunque como era de esperar lo imputo a la “acción coactiva de los piquetes”. 25.000 ciudadanos nos dimos cita en la Plaza de Pombo donde los tres secretarios generales le pedimos al gobierno de Felipe González que rectificara su reforma laboral por inútil ante crisis económica.