19 ene. 2016

Apartado 15º.- De Madrazo a la Clínica Mompia

 Del Sanatorio Madrazo a la Clínica Mompia un camino cargado de dificultades. Este podría ser el resumen de la acción sindical sostenida por la USO durante mas de siete años, y que tuvo en su haber un despido por embarazo, múltiples movilizaciones, practicas antisindicales, despido de un representante sindical, denuncias y mas denuncias ante tribunales y administración, toda una confrontación que marco el primer gran paso del sindicato en la reivindicación a favor de la mujer trabajadora.
Sanatorio Madrazo
El 1 noviembre de 1993 el doctor Francisco Carral, empresario, sindicalista de la Confederación Estatal de los Sindicatos Médicos y representante del Igualatorio Médico Quirúrgico ante los medios de comunicación hacia publico la construcción de una clínica que a la postre seria Mompia, a través de una inversión inicial de 1.500 millones de las antiguas pesetas, noticia que lejos de ser agradable por lo que tenia de continuidad del Sanatorio Madrazo, condenado a desaparecer en su ubicación de la calle santa lucia, se iba a convertir en una lista de actuaciones empresariales que a los  trabajadores y al sindicato nos trajeron durante años por la calle de la amargura.
Sindicalistas de USO

Dos fueron, entre otras las prioridades que como sindicato pusimos en marcha nada mas conocer esta noticia, la primera, cerrar la homologación salarial con el Insalud, y determinar las condiciones del traslado de los trabajadores a la nueva clínica de Bezana, prioridades difíciles de resolver por la escasa voluntad del Igualatorio, que no dudo en facilitar la entrada de CCOO en la empresa y con ello enfrentar la acción sindical con la USO.
Esther Garcia de IU
Un Acuerdo de Eficacia Limitada y la adhesión al mismo de forma individualizada, fue el formato que uso CCOO y el Igualatorio Médico, para romper con la pretensión de homologar los salarios a los del Insalud, adhesión conseguida bajo la amenaza de ser excluido de la nueva Clínica Mompia y con ello el despido. Chantaje puro y duro que nos llevo al enfrentamiento sindical, mientras que el IMQ y en su nombre el doctor Carral se frotaba las manos y se escondía en una campaña de imagen que anunciaba la donación para Bosnia – Herzegovina, del material sanitario obsoleto, del Sanatorio Madrazo.

Lope Carral
Pero esto no había hecho más que empezar, luego llegarían despidos como los de las compañeras Liria, Mª José, María Jesús Ribes, Raquel Gómez y largo etc. de expedientes y cartas entrecruzadas, que pretendieron exclusivamente amedrentar la acción sindical de USO y con ello un realizar un traspaso del personal con salarios y condiciones laborales más ventajosas para la empresa, y forzar algunas bajas de trabajadoras que por edad principalmente ya no interesaban en la nueva Clínica Mompia.

Y fueron precisamente los despidos de las compañeras Chusa y Raquel las que provocaron la movilización del conjunto del sindicato, convencidos de que estábamos frente a una agresión en toda regla, de ninguna manera podíamos consentir, primero porque teníamos la razón moral  y segundo porque teníamos la razón jurídica como así se pudo demostrar con las diversas sentencias judiciales.

María Jesús Ribes, había presidido el comité de empresa durante bastantes años, en el Sanatorio Madrazo, y posterior Clínica Mompia, sindicalista comprometida y por ello con problemas serios en la empresa, que nunca la amedrentaron su animo hasta que el 20 de Enero del 2000, amparándose en no se que titulación profesional después de 26 años de trabajo intachable como auxiliar de clínica, la entregaron la carta de despido, totalmente injusta como se demostró por sentencia judicial unos meses después.

Clinica Mompia
De nada sirvieron las mediaciones, cruzadas entre el sindicato y la empresa, incluso la participación de algunos consejeros del IMQ, el objetivo estaba claro despedir a Chusa y con ello frenar la alta tensión que existía en el Clínica Mompia, que cogió mayor impulso se cabe con el despido de la compañera Raquel Gómez, por el mero hecho de haberse quedado embarazada.

Recuerdo entre otras  las denuncias presentadas por José Vía, Mercedes Pereda y Chusa  ante la Directora General de la Mujer María Luisa Peón y Gema Alonso del Ayuntamiento de Santander ambas del Partidor Popular, que se movieron entre la comprensión y la prudencia, estábamos ante una denuncia de discriminación laboral hacia la mujer en una entidad – el Igualatorio Médico Quirúrgico – cargado de médicos y con cierta incidencia también en la política regional.

Maria Luisa Peon
Después vendrían otras reuniones con asociaciones, Consejo de la Mujer, partidos políticos, lideres de primer nivel a quienes se les pidió comentaran el despido de Raquel, pero la verdad es que no encontramos respuesta positiva en la mayoría de los casos, pocos  fueron los que salieron a la prensa a denunciar con detalle lo que estaba pasando en la Clínica Mompia, les fue mas fácil esperar a las sentencias judiciales, para con ellas en la mano dar la opinión, y no precisamente en todos los casos, todavía hubo quienes con la razón más que demostrada judicialmente y con la Ley de Conciliación de la Vida Familiar y Laboral recién estrenada, no se atrevió actuar como la Dirección General de la Mujer en Cantabria, a quien enmendó la plana el Instituto Nacional de la Mujer que si pidió a la Inspección de Trabajo en Cantabria que actuara en la Clínica Mompia depurando las responsabilidades.

Entre los políticos de primer orden Miguel Ángel Revilla del PRC, y Rafael de la Sierra Presidente del Parlamento de Cantabria ambos del PRC fueron los primeros en expresar “su indignación solicitando la readmisión e instando a las instituciones públicas a investigar el despido” el resto de los partidos políticos nada o muy poco, salvo la líder de IU en el Ayuntamiento de Torrelavega Esther García que apoyo sin reservas desde el primer día todas las acciones que se convocaron y Begoña Echezarreta concejala socialista del Ayuntamiento de Santander.

Jose Joaquin Martinez Sieso
El acto sindical más importante que la USO convoco con motivo del despido de Raquel lo celebramos a las puertas de la Clínica Mompia el 8 de Marzo del 2000 - día Internacional de la Mujer Trabajadora - acto al que acudieron muchos compañeros del sindicato y como autoridad política  destacada la compañera Esther García de IU, que por cierto tuvo un protagonismo especial, al dirigirse a sus propios compañeros de CCOO diciendo que “se avergonzaba de las decisiones que habían tomado en este caso porque parece ciertamente están perdiendo el rumbo sin saber de verdad a quien defienden”. Previo a la concentración se celebro un encuentro en el Paraninfo de la Magdalena con el Presidente de Cantabria José Joaquín Martínez Sieso, Gonzalo Piñeiro y Juan José Fernández, a quienes les entregamos copia de un manifiesto que metieron en el bolsillo y con un “ya lo estudiaremos” se nos despidió.
Rafael de la Sierra
Y mientras tanto CCOO haciendo el caldo gordo a la empresa, declarando a los cuatro vientos que en la Cínica Mompia no había discriminación por embarazo, e insultando a USO como único argumento para tapar la realidad del despido perfectamente desestimado también por los diversos juzgados de lo social.

El tiempo como siempre pone a todos en su sitio, la USO tuvo que bregar mucho y lo hizo bien, con propuestas razonadas y al final ganadas judicialmente sin el apoyo de CCOO, que hizo lo posible para que no lo lográramos, utilizando medios y presión sindical de extrema dureza, obligando a trabajadores y trabajadoras a firmar manifiestos y adhesiones a cambio de consolidar el puesto trabajo, incluso entre nuestros propios afiliados que en muy pocos casos se vieron en la contradicción de aguantar las propuestas de la USO o doblegarse ante la empresa y comisiones obreras, una confrontación sindical a recordar en esta pequeña memoria de la USO en Cantabria.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario